Archivo de la etiqueta: LIBROS

“El jilguero”, de Donna Tartt

“Si un cuadro realmente le habla a tu corazón, si cambia tu forma de ver la vida, de pensar, de sentir, es imposible que te digas ‘Realmente me encanta esa pintura porque es universal, porque le habla a toda la humanidad’”. Mentira. Lo que sentís es: “Ese no es el motivo por el cual uno AMA una obra de arte. Es como oír un susurro secreto, en un callejón, diciéndote: ‘Pstt, vos, sí, chico, a vos te hablo’”.

Seguir leyendo “El jilguero”, de Donna Tartt

“Me llamo Rojo”, de Orhan Pamuk

“La pintura es el silencio del pensamiento, y la música de la vista”.

Leí esta novela porque era la elegida en uno de esos clubes de lectura que no tengo la disciplina de seguir. Leí más de la mitad con todo el prejuicio posible: Premio Nobel, extremado “preciosismo” en cada detalle, me parecía del tipo de novelas que la gente lee solo para contar que la leyó, o para tener un par de opiniones “interesantes” que decir en voz alta. Pero… todo tiene un lado B.

Seguir leyendo “Me llamo Rojo”, de Orhan Pamuk

La transfobia de J. K. Rowling

“Pretender que el arte y el pensamiento se tienen que ajustar a lo políticamente correcto obedece a la pretensión de crear una sociedad uniforme, donde la disidencia sea imposible y en la que todos piensen igual. Eso es lo que intentaron de forma violenta los totalitarismos de Hitler, Mussolini y Stalin”. Con esta frase culmina un reciente comentario el periodista español Pedro García Cuartango, aludiendo a un fenómeno cada vez más frecuente en nuestra sociedad. Seguir leyendo La transfobia de J. K. Rowling

“Del amor y otros demonios”, de Gabriel García Márquez

“La incredulidad resiste más que la fe porque se sustenta de los sentidos”.

Cartagena, 1949. Gabriel García Márquez es un reportero de noticias locales. Le toca cubrir el derribo del antiguo convento de Santa Clara. Al vaciar las criptas funerarias, la sorpresa surge en la hornacina del Altar Mayor: se desparrama una cabellera color cobre de veintidós metros y once centímetros de largo, perteneciente a una niña. Cuenta, entonces, el “Gabo”, el origen de esta novela: “Mi abuela me contaba de niño la leyenda de una marquesita de doce años cuya cabellera le arrastraba como una cola de novia, que había muerto del mal de rabia por el mordisco de un perro, y era venerada en los pueblos del Caribe por sus muchos milagros. La idea de que esa tumba pudiera ser la suya fue mi noticia de aquel día y el origen de este libro”.

Seguir leyendo “Del amor y otros demonios”, de Gabriel García Márquez

“Los chicos de Nickel”, de Colson Whitehead

“Podés cambiar la ley; pero no podés cambiar a la gente ni como se tratan los unos a los otros”.

Esta novela deba ser probable­mente uno de los relatos más conmovedores que haya leído en mi vida. Colson Whitehead ya me había “volado la cabeza” con “El ferrocarril subterráneo”. A mí y a millones de personas, incluido el jurado del Premio Pulitzer en el 2017. Va la recomendación también para ese, o qui­zás un día me anime a escribir una columna entera sobre él. Pero seguir a ese éxito no debe ser fácil, y solo un par de años después, Whitehead nos sorprende con “Los chicos de Nickel”. Seguir leyendo “Los chicos de Nickel”, de Colson Whitehead

“La cara norte del corazón”, de Dolores Redondo

“Hay dos clases de seres que nunca abandonarán Nueva Orleans, los músicos y los fantasmas”.

El 2018 fue el año que me devoré de un mordisco los tres libros de “La trilogía del Baztán”, de Dolores Redondo, antes me había leído “Todo esto te daré”, y fue amor a primera letra. Redondo es una maestra de la literatura policial, y una de mis preferidas. Así que cuando me enteré que se lanzaba la “precuela” de “La trilogía del Baztán”, y que volvía la Inspectora Amaya Salazar, sentí que los dioses del Olimpo me sonreían.

Seguir leyendo “La cara norte del corazón”, de Dolores Redondo

“El mundo iluminado”, de Ángeles Mastretta

Cito el verso de Sor Juana por­que es uno de los artículos que componen esta preciosa com­pilación de algunos de los mejo­res de Ángeles Mastretta. Ese artículo es, en realidad, su dis­curso de aceptación del Premio Rómulo Gallegos por su novela “Mal de amores” (una joyita). Habla de un poema de la primera poetisa del Nuevo Mundo, en donde sueña que va recorriendo todo el universo y se le cumple el sueño de conocer toda la sabiduría, sin limitarse a la literatura o a la filosofía. Esa mujer que se hizo monja “solo para poder leer”, quería saber de física, de astronomía, de todo. Algo difícil, encerrada en un claustro y luego en una celda de clausura por sus “extrañas ideas”; pero como era amiga del Virrey, la dejaron tener su biblioteca y recibir visitas, convirtió su celda en una tertulia. En ese viaje por el universo en “Sueño Primero”, se le muestra toda la sabiduría; solo para darse cuenta que, como dijo Sócrates, “solo sé que no sé nada”. El poema termina con la monja despertando de ese sueño, con la alegría inmensa de todo lo que le quedaba por descubrir. Feliz de no saber y entusiasmada ante la idea de lo vasto de ese universo que anhe­laba conocer : “Quedóse el mundo iluminado; y yo, despierta”.

Seguir leyendo “El mundo iluminado”, de Ángeles Mastretta

“Sidi”, de Arturo Pérez-Reverte

“Eran ellos, modestos infanzones sin fortuna, hombres de espada ávidos de pan y dinero, quienes poco a poco movían hacía el Sur la frontera, como apuntaba una coplilla de juglares, que a veces la tropa canturreaba de noche, junto al fuego de las acampadas:Por necesidad batallo, y una vez puesto en la silla se va ensan­chando Castilla delante de mi caballo”.

Seguir leyendo “Sidi”, de Arturo Pérez-Reverte