SUPERCARPA, SUPERFOTO

Impresionante la instantánea obtenida por el fotógrafo y biólogo Laurent Ballesta de esta carpa de 15 kilos en plena batalla vital con el pescador que tira de ella desde la orilla.

Puede parecer un ‘fake‘, pero el Guardian la da como buena y documenta la imagen señalando que el pescador es hermano del fotógrafo, que la escena se produjo en un pequeño lago cerca de Montpellier (sur de Francia) y que la confrontación hombre-pez duró una hora larga.

Como dicen en Kottke, “bien por el fótografo, por haber estado en el lugar adecuado con la cámara adecuada y el objetivo preciso”, y en el momento oportuno, añadiría yo.

HISTORIA DE ABDULA, EL MENDIGO CIEGO

Anónimo

TOMADO DE “LAS MIL Y UNA NOCHES”

El mendigo ciego que había jurado no recibir ninguna limosna que no estuviera acompañada de una bofetada, refirió al Califa su historia:

-Comendador de los Creyentes, he nacido en Bagdad. Con la herencia de mis padres y con mi trabajo, compré ochenta camellos que alquilaba a los mercaderes de las caravanas que se dirigían a las ciudades y a los confines de tu dilatado imperio.

Seguir leyendo HISTORIA DE ABDULA, EL MENDIGO CIEGO

EN LA RED…

El 29 de octubre de 1969 se compartió por primera vez un documento entre dos ordenadores, un hito en la historia de la humanidad comparable al invento de la imprenta de Gutenberg.
Pero en estos cuarenta años, la red ha cambiado tanto que lo que en su día fue una revolución ahora nos parecen objetos de museo. De hecho, la World Wide Web es veinte años posterior al primer envío de información.
Leonard Kleinrock (nació 13 de junio de 1934) es un científico de la computación y profesor de Ciencias de la Computación en la UCLA, autor de diversas contribuciones extremadamente importantes en el campo teórico de las redes de ordenadores y nunca pudo imaginar que fenómenos sociales de escala global como Facebook, Twitter o Youtube serían fruto de la invención que acababa de dar a luz a su equipo: Internet. Él consiguió conectar un ordenador de la Universidad de California con otro de la Universidad de Stanford; eso ocurrió en 1969, y lo demás es historia ya conocida por todos. No deja de ser curioso de todas formas, el hecho de que el propio Kleinrock imaginó en su momento que la comunicación sería entre máquinas, no entre personas, tal y como ocurre cada vez más gracias a las redes sociales.

SEDA, DE ALESSANDRO BARICCO

(Anagrama, 47 edi. 2007. 120 págs. In octavo)

“A cada uno de ellos le había revelado los secretos de su oficio. Esto lo divertía mucho más que ganar dinero a espuertas. Enseñar. Y tener secretos que contar. Así era aquel hombre”.

Esta no es una novela, dijo Baricco. Ni siquiera un cuento. Es una historia. Empieza con un hombre que atraviesa el mundo, y acaba con un lago que permanece inmóvil, en una jornada de viento. El hombre se llama Hervé Joncour. El lago, no se sabe. Es una historia de amor. En ella están entrelazados, deseos y dolores sin nombre. En todo caso ese nombre es amor. (Cuando no se tiene un nombre para decir las cosas, entonces se utilizan historias. Así funciona desde hace siglos).

Seguir leyendo SEDA, DE ALESSANDRO BARICCO

ACUMULAR INFORMACIÓN ES SÓLO EL PRIMER PASO HACIA LA SABIDURÍA. PERO COMPARTIR INFORMACIÓN ES EL PRIMER PASO HACIA LA COMUNIDAD. HENRY LEWIS GATES