Los malos momentos pueden ser buenos momentos

Parece un juego de palabras, pero en el campo del liderazgo, los malos momentos son buenos momentos para desplegar las mejores habilidades de liderazgo que una persona puede proveer. Según Jack Welch: “Liderazgo es ver la oportunidad en medio de la dificultad”.

Esta pandemia es un punto bajo en la “montaña rusa de la vida”. En otras épocas, distintas generaciones han enfrentado diferentes tipos de crisis, y esta es la que nos toca a nosotros. No es útil negar su impacto negativo, lo mejor es aceptarlo y, con determinación y creatividad, mirar hacia adelante y tratar de mitigar sus efectos.

Solo desde la aceptación se puede tener la necesaria claridad mental y serenidad para enfrentarla de manera creativa y proactiva. Un cerebro invadido por desesperanzas y negativismo no puede pensar en algo útil. Will Rogers ha expresado bien este punto cuando dijo: “Si estas en un pozo, lo primero que tienes que hacer es dejar de cavar”.

El liderazgo cobra importancia en las crisis porque los seres humanos somos seres sociales y como tal estamos siempre a la expectativa que alguien nos conduzca o nos oriente, más aun en los momentos difíciles, y liderazgo es justamente eso: influenciar, guiar y orientar personas. Sobre el liderazgo en las crisis, Brian Tracy, escritor norteamericano, ha expresado que “La verdadera prueba del liderazgo es qué tan bien funcionas en una crisis”.

En la post pandemia, los líderes van a tener que resolver muchos “problemas” en sus organizaciones y, por otro lado, sus colaboradores probablemente tendrán preguntas e inquietudes. Este el momento de estar cerca de ellos, y no es necesario tener todas las respuestas a sus preguntas, sino lo más importante es escucharlos, algo que les trae alivio y contención.

Si un líder no está seguro sobre cómo empezar a guiar a su equipo en momentos como este, recomiendo tomar un problema de negocio específico y tratar de encontrar soluciones creativas teniendo en cuenta las siguientes pautas:

Mantener la calma
Las emociones se contagian, así que el líder es el primero que tiene que manejar sus propias emociones, de manera que los demás pueda hacer lo mismo. No se trata de negar las frustraciones y desesperanzas que una crisis ocasiona, sino aceptarlas y aun así tomar la decisión de salir adelante. Napoleón decía: “El triunfo no está en vencer siempre, sino en nunca desanimarse”

Mirar a los problemas como “desafíos” a resolver
Al mirarlos como “problemas”, el cerebro se paraliza al no recibir ningún estímulo para buscar soluciones. Al mirarlo como “desafíos”, el cerebro automáticamente se prepara para buscar soluciones. Sobre este punto, Peter Drucker, el gurú de la administración, ha expresado: “La excelencia de un líder, se mide por su capacidad para transformar los problemas en oportunidades”

Sinergia
Este es el momento de la sinergia o “dos cabezas piensan mejor que una”. Los colaboradores pueden ayudar muchísimo a resolver problemas. La clave es involucrarlos.

Dividir los grandes desafíos en pequeñas partes
No es necesario tratar de resolver todos los desafíos de una vez. Abordarlo de a poco, o por partes, hace que el cerebro los conozca desde distintos ángulos, facilitando así la generación de soluciones. Henry Ford sobre este punto dijo: “Nada es particularmente difícil si lo divides en pequeñas tareas”.

Incubar las ideas de solución
Es muy normal que rápidamente no aparezcan soluciones a los desafíos, por lo tanto, es útil hacerse preguntas como: “De que maneras se puede resolver este desafío?” e incubar la generación de respuestas para permitir que el cerebro procure imaginar soluciones, inclusive horas y días después. Según investigaciones, las mejores ideas creativas no aparecen precisamente en el trabajo, sino en momentos menos pensados y distendidos como en la casa, en la ducha o al caminar.

En resumen, estas pautas pueden potenciar la capacidad del líder y su equipo cuando buscan solucionar los desafíos que seguro aparecerá en el horizonte.

Guido R. Britez.

Un comentario en “Los malos momentos pueden ser buenos momentos”

  1. Versatilidad empresarial y supervivencia
    POR ESTRELLA FLORES-CARRETERO

    Siempre decimos que el mundo es cambiante y que los mercados experimentan constantes vaivenes, pero no imaginábamos hasta qué punto. La capacidad de adaptarse con facilidad a las novedades y la rapidez para desempeñar diversas funciones resultan claves para la supervivencia empresarial. Ahora, más que nunca, se impone la versatilidad.

    Ninguna situación nos ha cambiado la vida tan rápidamente como la extensión de un virus por todo el planeta. Por su causa, numerosas empresas punteras han visto su actividad reducida de cien a cero de la noche a la mañana. Todo ha quedado en suspenso y no es fácil saber hasta cuándo será así, ni en qué escenarios tendremos que actuar después. Por eso es imprescindible la versatilidad, una capacidad vinculada a la gestión emocional.

    Hasta hace unos años, la especialización parecía la mejor manera de destacar en un mundo altamente masificado y competitivo. Por suerte, esto empezó a cambiar a raíz de la aparición del libro “The neo-generalist: Where you go is who you are”, de Mikkelsen y Martin. Su argumento es que las personas generalistas resultan necesarias porque son capaces de interesarse por muchas materias, mostrar una curiosidad insaciable, absorber múltiples experiencias y conectar ideas, personas, corrientes, tendencias… para aportar soluciones creativas.

    Los generalistas no son opuestos a los especialistas, sino complementarios, porque son, precisamente, quienes aportan versatilidad a las empresas para poder actuar rápidamente a medida que cambia el mundo, una especie de visionarios que indican la salida en situaciones de crisis.

    Estos son los valores que deben cultivar las empresas versátiles:

    Adaptabilidad ante los cambios. No se trata de aceptar lo que nos venga con resignación, sino de interiorizar que lo que hoy sirve, mañana puede ser inútil. La filosofía empresarial y personal es que el liderazgo puede cambiar de manos, que los roles no se asignan para siempre, que los puestos de trabajo no son eternos y que los equipos se constituyen para cada proyecto.

    Tolerancia a la frustración. No es grave haber dedicado esfuerzos y tiempo a algo que ha fracasado, pues permite aprender de las equivocaciones. El ensayo es un principio científico que, tras muchos errores, conduce al acierto. Las buenas empresas no castigan los tropiezos, sino que incentivan el afán por seguir buscando alternativas.

    Curiosidad sin límites. Las empresas versátiles dedican recursos a la formación, la investigación, la innovación. Premian las actitudes creativas, fomentan la iniciativa y escuchan las nuevas propuestas. Cualquier idea puede ser bienvenida y, por supuesto, llevada a cabo.

    Identificación de las amenazas. La versatilidad implica opiniones diversas y que todo el mundo pueda hacer de abogado del diablo para anticipar riesgos y ofrecer visiones desde ángulos muy diferentes. La vigilancia no se relaja.

    Capacidad de emprendimiento. No solo global, sino individual. El emprendimiento también tiene que ver con la autonomía, la motivación y el autoliderazgo de cada miembro del equipo para explorar sin miedo y responsabilizarse de su área, para estar a la última y aportar ideas.

    Conciliación. Facilitar el bienestar de los trabajadores permite que puedan conciliar su tiempo laboral con una vida personal enriquecedora, bien para especializarse más, bien para vivir experiencias generalistas de todo tipo, culturales, sociales, artísticas…

    El mundo cambia y hay que reinventarse cada día. Vaya por adelantado mi felicitación a esas empresas de moda que ahora fabrican mascarillas, a las de aire acondicionado que hoy se dedican a hacer respiradores, a las de perfumes que actualmente se adaptan para producir alcohol desinfectante… Las empresas versátiles son las que saben ver oportunidades donde otros solo ven problemas.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s