Bases de la conquista

La conciencia de uno mismo se traduce en una habilidad para reconocerse interiormente, vivenciar sus emociones, atender lo que siente y comprender lo que vive. Hay una conexión entre el ánimo y el comportamiento.

Podemos animarnos a superar lo que como sociedad estamos atravesando. El testimonio de uno fortalece al otro. La conciencia de protección individual estimula al prójimo, se transforma en un ejemplo. Si aprendo a cuidarme puedo ayudar a que otros también logren esa misión elemental en la vida. Por eso, todos somos responsables ante el desafío social que estamos viviendo. Y esa capacidad de asumir respuestas hace que cada persona sea protagonista, a través de las acciones que realiza.

El diálogo con uno mismo es relevante. Esto que vivimos requiere atención, comprensión, dedicación y voluntad para administrar las fortalezas que poseemos. La salud por sobre todo. Primero la salud, segundo la salud y tercero la salud. Siempre la salud. La numeración detallada podría continuar, dado que no tiene fin. Es ejemplificativa, simbólica e intencionada, porque quiere recalcar su poder; lo real es asumir que, si logramos cuidarnos podremos superar esta pandemia.

Todas las habilidades individuales requieren fundamentalmente focalizarse en aprender los detalles que son vitales para el cuidado personal y que permanentemente transmiten quienes integran el universo de la salud y los organismos especializados en el área. Escuchar, observar, preguntar, leer, informar, dialogar, ayudar, comprender, y se puede seguir sumando acciones de los verbos que representan el testimonio personal, aportan a la responsabilidad compartida y colectiva que nos une.

El autocontrol es determinante. Es lo que permite el ejercicio de los instantes con plena conciencia. El aprendizaje de las recomendaciones necesita el consentimiento de uno mismo y la debida autorregulación, para llevar a la práctica lo que implica el cuidado integral individual y del entorno en el que se habita.

La vocación de superación, orientada al cumplimiento de las instrucciones y los protocolos que protegen ante el contagio del Covid-19, parte de la automotivación destinada a restablecer el normal desarrollo de la vida cotidiana en comunidad. Para ello, la conciencia individual y el autocontrol se constituyen en la base de la conquista.

El reconocimiento del otro está en el centro de la prevención. La empatía pide acción, es que en estas circunstancias cree en la humanidad que vibra en cada corazón. Las señales de su alcance están acompañadas de tolerancia y aceptación, instando al respeto entre las relaciones y la valoración de la conciencia social.

POR MARCELO PEDROZA

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s