¿A qué apuntás en este 2020?

Es impresionante lo rápido que pasa el tiempo. Incluso, tengo la sensación de que a mayor cantidad de años de vida, pasa aún más rápido. Ya estamos en el mes de marzo, pronto llegarán Semana Santa, mitad de año y tendremos la sorpresa de estar en el final de año. Y así, con mucha velocidad, habrá terminado el 2020 y vendrán otros años más. En ese momento te preguntarás, ¿qué hice de mi existencia? ¿Estuve construyendo el futuro que quería lograr o solamente estuve “pasando” la vida?

Una de las claves para trabajar inteligentemente es definir a qué apuntás. ¿Cuál es tu propósito? ¿Cuáles son tus objetivos? ¿Qué te gustaría lograr? ¿Cómo desearías que sean las cosas en tu carrera, tus relaciones, tu negocio, tu salud, tu economía…? Muchas personas se enfocan en lo que no quieren, en lugar de diseñar lo que sí quieren.

Cuando tenés ya la idea clara de aquello que querés en tu vida, tenés un 50% de posibilidades de logro. El porcentaje restante vendrá de tu capacidad de accionar hacia aquello que te estás poniendo como objetivos y metas. Solo la acción continua te traerá los resultados esperados. No hay otro secreto.

Tener bien definido un norte posee otros beneficios. En primer lugar, es una de las claves de organización personal. Si tus acciones y tus decisiones diarias están enfocadas a lograr lo que querés, estás utilizando tu tiempo en forma inteligente. Si te estás durmiendo en la rutina y ahogándote en los incendios del día a día, estás en la inercia de la vida.

También te será más fácil decir sí y no. Aquello que aporta a tus objetivos y metas merece un sí. Aquello que no lo hace, ya sabés qué respuesta darle. Es más, la vida es un constante juego de sí y no. Cuando le digo sí a algo, sí o sí le estoy diciendo que no a otras cosas. La claridad de lo que querés te va a dar mayor seguridad al decidirte.

Lo bueno de todo esto es decidir a dónde apuntar, comenzar a accionar hacia allí, tomar decisiones, tus sí y tus no, están totalmente en tus manos. Es algo que depende de tu persona y de nadie más.

Por eso, te invito a que disfrutes del presente y, desde allí, construyas el futuro que será el próximo presente que querés disfrutar. Te aseguro que es más satisfactorio mirar hacia atrás y ver el avance que has tenido (independiente de la velocidad con que lo hiciste) que mirar hacia el mismo lugar y darte cuenta con arrepentimiento de aquello que pudo ser pero no fue.

por Patricia Nieto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s