La carga más pesada

Cita de, el libro de Friedrich Nietzsche, “La Gaya Ciencia”:

“341. La carga más pesada. ¿Qué dirías si un día o una noche se introdujera furtivamente un demonio en tu más honda soledad y te dijera: “Esta vida, tal como la vives ahora y como la has vivido, deberás vivirla una e innumerables veces más, y no habrá nada nuevo en ella, sino que habrán de volver a ti cada dolor y cada placer, cada pensamiento y cada gemido, todo lo que hay en la vida de inefablemente pequeño y de grande, todo en el mismo orden e idéntica sucesión, aun esa araña y ese claro de luna entre los árboles, y en ese instante y yo mismo. Al eterno reloj de arena de la existencia se lo da vuelta una y otra vez, y a ti con él, ¡grano de polvo del polvo!”? ¿No te tirarías al suelo rechinando los dientes y maldiciendo al demonio que así te hablara? ¿O vivirías un formidable instante en el que serías capaz de responder: “Tú eres un dios, nunca había oído cosa más divina”? Si te dominara este pensamiento, te transformaría, convirtiéndote en otro diferente del que eres, hasta toturándote quizás. ¡La pregunta hecha en relación con todo y con cada cosa: “¿quieres que se repita esto una e innumerables veces más?”, pensaría sobre tu obrar como la carga más pesada! ¿De cuántas benevolencia hacia ti y hacia la ida habrías de dar muestra para desear nada más que confirmar y sancionar esto de una forma definitiva y eterna?

Las redes en tiempos de adicción y cólera

Pretender ignorar las redes sociales sería como negar el presente. Despreciarlas con aires de superioridad intelectual por banalizar y, a veces, alienar la existencia es simplemente evadir el problema, o mirar solamente una cara de este fenómeno cuyos límites son impredecibles. Lo mismo ocurrió con la globalización en sus inicios, cuando la tecnología aún no había alcanzado el estado de desarrollo que tiene hoy. Ya no era una opción, sino una realidad. Y había que aceptarla como tal para enfrentarla, suavizar sus consecuencias agresivas y explorar sus aspectos positivos. Una tarea, lamentablemente, inconclusa. Seguir leyendo Las redes en tiempos de adicción y cólera

Los exquisitos

En 1970 era común ver a la alta sociedad americana y altos exponentes del empresariado, de la cultura y las artes apoyar causas tan distantes de sus realidades como la de las Panteras Negras, organización nacionalista negra, socialista y revolucionaria activa en Estados Unidos entre 1966 y 1982. Los primeros organizaban portentosas fiestas en lujosas residencias y penthouses de la ciudad de Nueva York, principalmente, y otros importantes centros urbanos donde sentaba bases el progresismo cultural de la época. El relato de las fiestas que les describo servía como pretexto para destapar la fascinación de los progresistas ricos por ciertas causas llenas de corrección política. Los radical chic, celebrities de la alta sociedad, adoptaban como suyas estas banderas políticas que les servían para mantener su estatus e imagen social. Hoy, en Paraguay bien podrían ser algunos líderes políticos, gremiales, económicos, periodistas, influencers digitales, pendientes en exceso del qué dirán, lo que les hace opinar de manera políticamente correcta en los medios tradicionales o en redes sociales sobre los temas que son tendencia del momento. Siempre se puede sumar algún ingenuo seguidor. Seguir leyendo Los exquisitos

Peaky Blinders, Black Sabbath y el brexit

La quinta temporada de la serie inglesa Peaky Blinders (estrenada en las islas británicas en agosto del año pasado; en octubre, en el resto del mundo) tributó a sus seguidores novedades que no guardan aparente relación entre sí, pero que de alguna manera son contiguas y esperables en sus apariciones: la música de Black Sabbath, en la banda sonora; el advenimiento del fascismo, en la historia. Esta —luego de mostrar en las anteriores temporadas el nacimiento y auge de un imperio del hampa, de origen étnico minoritario, casi lumpen en este caso: los gitanos— va entrando en los años treinta, mientras pesada suena War pigs (1970): una ominosa canción sobre la industria de la guerra que odia a la humanidad tanto como sus defensores políticos: los cerdos guerreristas. Seguir leyendo Peaky Blinders, Black Sabbath y el brexit

La estupidez y Palestina

Los dirigentes palestinos inmediatamente destrozaron el plan de paz presentado por Donald Trump. Ha sido otra estupidez de los dirigentes palestinos. Culpo a los dirigentes porque sospecho que los palestinos de a pie hubieran preferido que lo aceptaran para encarar la vida con cierto optimismo. Como, melancólicamente, previó Golda Meir: “la paz llegará cuando los palestinos amen a sus hijos más de lo que nos odian a nosotros”. Ese momento ha llegado para las masas, pero no para los dirigentes que viven en olor de batallas. Falta mucho tiempo. Quizás no llegue nunca. Seguir leyendo La estupidez y Palestina