Guaidó explica próximos pasos de la oposición venezolana

Muchos creen que el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, quien es reconocido por más de 50 países como el líder legítimo de Venezuela, ha perdido su impulso político y pronto será depuesto, si no encarcelado, por la dictadura venezolana. Pero mi impresión tras entrevistarlo durante 40 minutos a su llegada a Estados Unidos, es que todavía tiene cuerda para rato, y varias cartas en la manga.
La entrevista tuvo lugar el viernes, tras una gira internacional durante la cual se reunió, entre otros, con el presidente francés Emmanuel Macron, el primer ministro británico Boris Johnson, la canciller alemana Angela Merkel, el primer ministro canadiense Justin Trudeau y el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo.

Guaidó también esperaba reunirse con el presidente Donald Trump en Florida antes o después de una manifestación masiva y convocada por el líder opositor venezolano en Miami para el sábado.

Pero aunque Guaidó recibió un renovado apoyo político de los líderes mundiales con quienes se reunió durante su gira, también cierto es que el dictador venezolano Nicolás Maduro está cercenando cada vez más los poderes legislativos que le quedaban a Guaidó.
Recientemente, Maduro sostuvo que Guaidó había sido reemplazado el 5 de enero como presidente de la Asamblea Nacional. Maduro había utilizado a su Guardia Nacional para impedir que Guaidó y otros legisladores de oposición ingresaran al parlamento para una votación clave que debía renovar el liderazgo del Congreso. Maduro aseveró que un congresista llamado Luis Parra había reemplazado a Guaidó.

Pero Parra se había proclamado presidente de la Asamblea Nacional sin el quorum requerido en el Congreso. Guaidó, después de que se le negó la entrada al Congreso, trasladó la sesión al edificio cercano del diario El Nacional, y fue reelegido con quorum y con más de 100 votos, más de lo que necesitaba.

Aún así, Maduro ha dejado en claro que no permitirá que la oposición de Guaidó gane las próximas elecciones legislativas de diciembre. Muchos en los medios han especulado que los días de Guaidó como líder legislativo están contados. Un artículo del New York Times del 23 de enero decía que durante su visita al Foro de Davos, Suiza, Guaidó “parecía un hombre cuyo momento ya pasó”.
No tan rápido, queridos colegas. Guaidó está lejos de terminado. Y no dejará de ser más popular que Maduro en Venezuela incluso si Maduro se apodera de la Asamblea Nacional en una elección fraudulenta que prepara para diciembre.

Cuando le pregunté a Guaidó qué pasará si Maduro se apodera de la Asamblea Nacional tras unas elecciones fraudulentas, el líder opositor respondió que “tenemos varias alternativas”.

Entre otras cosas, la Asamblea Nacional presidida por Guaidó podría elegir durante su sesión actual un nuevo Consejo Nacional Electoral, convocar elecciones libres para una nueva Asamblea Nacional e incluso convocar elecciones presidenciales, me señaló.

Agregó que cualquiera de estas medidas tendría más legitimidad y un mayor respaldo internacional que otra elección fraudulenta de Maduro.

Y el éxodo masivo de venezolanos continuará, probablemente llegando a 6 millones de personas para fines de este año, lo que pondrá una mayor presión sobre Estados Unidos y los países latinoamericanos para que encuentren una solución a la tragedia de Venezuela, dijo. Venezuela se está convirtiendo en una crisis migratoria comparable a la de Siria, agregó.

Además, un número creciente de líderes mundiales están indignados por los abusos contra los derechos humanos de Maduro, dijo. Según un informe reciente de la ONU, el régimen de Maduro fue responsable de casi 6.800 asesinatos “extrajudiciales” entre enero de 2018 y mediados de 2019.

Cuando le pregunté a Guaidó si apoyaría una intervención militar y extranjera en Venezuela, dijo que las prioridades de la oposición seguirán siendo “la movilización interna, la presión internacional y el cerco diplomático” a la dictadura de Maduro, pero que “hay que evaluar todas las opciones responsablemente”.

Guaidó, que salió de Venezuela desafiando una prohibición de viajar, es un hombre valiente que seguirá siendo la mejor opción de Venezuela para acabar con la dictadura más sangrienta de América Latina desde los regímenes militares de la década de 1970.

Merece seguir teniendo el apoyo de todos los amantes de la libertad y la democracia en todo el mundo.

POR ANDRÉS OPPENHEIMER

 

Un comentario en “Guaidó explica próximos pasos de la oposición venezolana”

  1. Trump da espaldarazo político a Guaidó
    POR ANDRÉS OPPENHEIMER

    Donald Trump es el presidente más antihispano de la historia reciente de los Estados Unidos, pero hay que aplaudirlo por la bienvenida de héroe que le dio en su discurso anual ante el Congreso a Juan Guaidó, el valiente presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela.

    Hay que ser sincero: en este caso, Trump estuvo muy bien. Le dio a Guaidó un muy necesario empujón político no solo invitándolo a su discurso del Estado de la Unión, sino refiriéndose al líder opositor venezolano durante el mismo como “el presidente legítimo de Venezuela”. Y un día después, el miércoles, Trump lo recibió a Guaidó con honores en la Casa Blanca.

    La lideresa de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y sus colegas demócratas en el Congreso también merecen crédito. Se pusieron de pie y le dieron un aplauso prolongado a Guaidó cuando Trump lo mencionó en el Congreso. Por un breve momento, republicanos y demócratas dejaron de lado sus diferencias y rindieron homenaje a Guaidó.

    “Aquí esta noche está un hombre muy valiente que lleva consigo las esperanzas, los sueños y las aspiraciones de todos los venezolanos”, dijo Trump en su discurso.

    Fue una gran muestra de apoyo a Guaidó y a la oposición de Venezuela. Y no pudo haber sido más oportuno, porque Guaidó está más asediado que nunca por la dictadura de Nicolás Maduro.

    Guaidó fue reconocido el año pasado por Estados Unidos y más de 50 países como el líder legítimo de Venezuela luego de las elecciones fraudulentas de 2018 en que se proclamó reelecto Maduro.

    Ahora Maduro ha dicho que reemplazará a la actual Asamblea Nacional controlada por la oposición, la última institución elegida democráticamente de Venezuela, en las elecciones legislativas controladas por el régimen y programadas para diciembre.

    Claro que el trato de Trump a Guaidó estaba diseñado en buena parte para ayudarle al presidente estadounidense a ganar votos cubanos y venezolano-americanos en Florida en las elecciones de noviembre.

    Y también es cierto que, durante el fin de semana, parecía que Trump había desairado a Guaidó al no recibirlo mientras los dos estaban en el sur de Florida, y al no incluirlo en la lista inicial de invitados especiales al discurso de Trump emitida por la Casa Blanca. Sin embargo, eso se corrigió a último momento el día del discurso de Trump ante el Congreso.

    El miércoles, Guaidó correspondió la cortesía de Trump al tuitear “Estamos unidos, presidente Trump”, sin hacer referencia a los demócratas. ¿Había sido esa una exigencia de Trump? Tras la publicación de las exigencias de Trump al Presidente de Ucrania para que este último incidiera en las elecciones de los Estados Unidos a favor de Trump, no sería raro que así fuera.

    El resto del discurso de Trump incluyó sus diatribas habituales contra los inmigrantes indocumentados latinoamericanos.

    Habló extensamente sobre “inmigrantes ilegales criminales”, culpándolos de 10.000 robos el año pasado, y mostró el caso de “un criminal extranjero” acusado de violación y asesinato de una mujer de 92 años.

    Como siempre lo hace, Trump dio la impresión de que la mayoría de los inmigrantes indocumentados son criminales.

    En rigor, un estudio del Instituto Cato de 2018 muestra que los inmigrantes indocumentados cometen menos delitos que los nacidos en Estados Unidos.

    “No tiene vergüenza, señor presidente”, tuiteó la congresista Donna Shalala (D-Miami) después del discurso de Trump. “Los inmigrantes han construido este gran país, pero usted elige ignorar ese hecho. En cambio, trafica con el miedo y la división al equiparar a los inmigrantes con asesinos y violadores”.

    Trump ha cortado la ayuda externa a Centroamérica, continúa construyendo un muro inútil en la frontera mexicana, ha separado a los bebés de sus madres inmigrantes y no ha otorgado el estado de protección temporal a los venezolanos que huyen de su país. Con estas y varias otras medidas, Trump ha probado no ser amigo de los latinos.

    Sin embargo, Trump hizo lo correcto con Guaidó, y los demócratas hicieron lo correcto al aplaudir de pie. Con suerte, esta muestra de apoyo bipartidista hará que Washington le preste más atención a la crisis humanitaria de Venezuela.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s