Terapias naturales

Mucha aceptación tienen hoy día las terapias naturales en todo el mundo. En el Paraguay también hay seguidores ya sea por la salud o simplemente como una opción. Nadie puede negar que en las últimas décadas aumentó la cantidad de diabéticos, hipertensos, obesos, celiacos y otras enfermedades atribuidas a la mala alimentación, el estrés y el sedentarismo. Entonces, como tratamiento o como medida de prevención, se utiliza esta serie de terapias tan antiguas como la historia de la humanidad.
Ya en Grecia, siglo V a.C., Hipócrates sostenía: “Que tu alimento sea tu medicina”. De ahí la gran importancia y la prioridad que los naturistas dan a la correcta nutrición. En ese sentido aconsejan el consumo de frutas, verduras, hortalizas, raíces y semillas. Lógicamente que estos productos deben ser orgánicos; libres de transgénicos, químicos, pesticidas y herbicidas. Algunos son lacto-ovo-vegetarianos, es decir que incluyen en sus dietas huevos y leche.

En el régimen vegetariano no figura la carne, menos los embutidos, chacinados, frituras, hamburguesas, gaseosas, arroz, harina y pan, solo integral. Consideran al azúcar blanca como gran causante de enfermedades al igual que la sal y el arroz blanco. Más bien usan sal marina, miel de abeja y arroz integral. En realidad, se cuidan al máximo en la ingesta de alimentos que deben ser de la mejor calidad.

Al seguir esta corriente, practican deportes, caminatas, yoga o ejercicios al aire libre. Sus figuras son esbeltas y delgadas, por el bajo consumo de grasas y carbohibratos y por poner en constante movimiento el cuerpo.
La filosofía naturista mira al ser humano en forma holística. ¿Qué significa esto? Que observa a la persona en forma integral, es decir como cuerpo, mente y espíritu. Para estar en perfecto equilibrio necesita estar en armonía en esas tres facetas. Quizás por atender ese triple aspecto que aparentan ser personas más tranquilas, sanas y felices.

Desde luego que nuestra alimentación y estilo de vida libre de estrés beneficia mucho la salud física y mental. Eso es incuestionable. Más todavía en estos momentos en que los hospitales se encuentran colapsados por culpa de las enfermedades infecciosas como el dengue y otras epidemias nuevas que aparecen en el mundo. Tal vez sea el momento propicio de ir adquiriendo más información y conocimientos para modificar nuestros hábitos alimentarios y comportamientos dañinos.

Para cambiar nuestros patrones de conducta necesitamos voluntad y disciplina. La mala costumbre de comer mal es algo que podemos corregir. Practicar caminatas e incluso inclinarnos por las hierbas medicinales. Todo suma y todo ayuda. Incluso, cuidar el ambiente, limpiar la casa, limpiar y nutrir el cuerpo. Los sitios donde se propagan las epidemias son las más descuidadas y sucias. Así mismo ocurre con nuestro organismo. Es vulnerable y campo propicio para que hongos, virus y bacterias hagan estragos. Seamos conscientes de esta situación no permitiendo que las plagas terminen con nuestras vidas. Somos los seres más iluminados de la creación y por eso debemos cuidar la salud como el tesoro más divino que nos regaló Dios.

POR BLANCA LILA GAYOSO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s