La paz

La paz, como el amor y la justicia, es uno de los valores más complejos, fecundos e invasivos de toda la personalidad. Es sentimiento, actitud y conducta, responsabilidad y tarea.

La paz personal es la raíz de todas las paces. Es mucho más que ausencia de tensiones y conflictos. Es sentimiento activo de armonía, de síntesis interna, de logro sustantivo alcanzado, de gozo manso de vivir, de básica aceptación de sí mismo con suficiente satisfacción de lo que se es y se tiene, junto con esperanza de seguir creciendo. La paz predispone a la apertura, y por su serenidad facilita la entrada de luz para ver y reflexionar con mayor lucidez y eficacia. Con su apertura posibilita escuchar y comprender mejor los aportes y los problemas de los demás; , porque la capacidad de atención está liberada y disponible. Desde la paz es más fácil dar espacio al amor, donde encontrará su esplendor. Sin paz entre las partes ningún acuerdo se puede firmar, ninguna empresa o negocio se crea, nada se puede construir en común.

La paz es polifacética: se encarna en la persona con la paz personal, en la sociedad con la paz social, en las familias con la paz familiar, en las instituciones con la paz institucional, en el Estado con la paz política, en los países con la paz internacional y en el mundo con la paz mundial.

Cada modalidad de la paz tiene sus características, sus protagonistas, sus procesos y sus maravillosos efectos. A todas las modalidades de la paz les gusta sumar y multiplicar, no les gusta restar ni dividir, porque la paz es constructiva, integradora e incluyente, aporta la condición fundamental para el desarrollo de la humanidad en bienestar en vez de amenazarla y destruirla..
Los cimientos de la paz se construyen con el respeto a todo ser humano por su dignidad de persona y, por tanto, sujeto de derechos, y deberes; derechos que describe y proclama la Carta de las Naciones Unidas sobre los Derechos humanos, firmada por las naciones en 1948, tres años después de acabada la Segunda Guerra Mundial. Los cristianos acrecentamos los motivos para el respeto a todos al reconocer además la superior dignidad porque todos los seres humanos somos hijos de Dios, creados a su imagen y semejanza.

La justicia es también condición fundamental para la paz. No hay paz real donde no hay justicia y en la medida en que la justicia está adulterada y corrompida, en esa medida la verdadera paz es imposible.

Además del respeto a toda persona y la justicia, la paz requiere otras condiciones, como lo recordó el admirado y querido santo, el Papa Juan XXIII en su magistral Carta Encíclica “Pacem in terris”. Desde el subtítulo de la Encíclica afirma que “la paz… ha de fundarse en la verdad, la justicia, el amor y la libertad”
Hoy estamos en la víspera de la celebración del nacimiento de Jesús de Nazaret, a quien llamamos Jesucristo En toda la historia de la humanidad, nadie se ha comprometido con la paz como El. Su primer mensaje a la humanidad se escucha en Belén al mismo tiempo que se daba la noticia de su nacimiento y es el anuncio de “paz a los hombres y mujeres de buena voluntad”.

¿Por qué solo a las personas de “buena voluntad”? Porque en las personas de mala voluntad no hay sitio para la paz y la paz no puede germinar. La maldad y la malicia son incompatibles con la paz.

Cuando Jesús inició su misión y propuso su programa en el discurso de la Montaña empezó garantizando la felicidad de los que trabajen por la paz.

Y al iniciar su vida de resucitado. al reanimar a sus inmediato seguidores, desconcertados y asustados por la crucifixión de su Maestro, el primer saludo y propuesta reiterada fue la paz.

¿Qué es, qué tiene, qué produce la paz en nuestra vida, en nuestras relaciones y en nuestra interioridad, para que Jesús la elija como valor distintivo en su nacimiento, en su misión y en su resurrección?

La presencia de la auténtica paz es garantía de que todo está en orden y es signo de vida en ruta de felicidad.

POR JESÚS MONTERO TIRADO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s