Felicidad…

–Todo el mundo habla de felicidad pero nadie la define, para mi felicidad es: tener un propósito que te guíe, rodearte de personas que mutuamente; se aprecian, respeten y cuiden, vivir el hoy para que con los años no puedas arrepentirte y tener claro que quien la sigue la consigue
–La felicidad es ese sentimiento de que estas pleno, seguro, potente, inoxidable. Haces lo que amas y te gusta tanto, que también lo haces por los demás. Es un desborde de fuerza, del ímpetu, de esperanza. Nada te para!
–Día por día, mes tras mes, Felicidad para mí es poder despertar y agradecer por cada oportunidad de seguir creciendo como mejor persona, inspirar a mis más cercanos, y que todos obtengamos esas victorias que deseamos, habrá algo mejor?…
–Felicidad es sentir que algo ocurre, en un lugar desconocido, que tiene relación con nosotros, que pronto lo vamos a descubrir y nos hace sentir inmensamente bien, como tenerlo todo sin haberlo esperado; y así en estado permanente.
–La felicidad carece de causa. Un estado, confiar en la vida, silencio, el aquí y el ahora. Vivir con consciencia. No quejas… todo es perfecto!
–Practicar la generosidad, intentar ser coherente y compasivo y quererte de verdad para dar cariño sano a los demás .
–Para mí ser feliz es estar agusto con los míos , vivir el momento y luchar por conseguir lo que quiero.
–Tener claros tus objetivos y si eso te satisface, es tu felicidad, es algo tan real para algunos e irreal para otros…
–Felicidad es cumplir los objetivos , disfrutar de los logros y no arruinar con pensar en lo que falta.
–Encontrar la felicidad donde estés y no correr en busca de ella como si fuera una quimera.
–Felicidad es seguir tu propósito de Vida y ser coherente contigo mismo.
–La felicidad está en el camino no en la meta…

“El Cuento de Navidad de Auggie Wren”, de Paul Auster

Más de un año de mi “colum­nita dominical”, y todavía no les hablé de uno de mis más queridos “novios de papel”. El Señor Paul Auster. No me alcanza una columna para explicar lo que es el talento de Auster, es un monstruo. Ahora tenía ganas de, aprove­chando las fechas, compartir un cuentito de cuatro pági­nas y media que escribió “por encargo” hace muchos años para una revista.

Seguir leyendo “El Cuento de Navidad de Auggie Wren”, de Paul Auster