El trabajo ha evolucionado y las organizaciones necesitan innovar

El año 2020 llama a la puerta y como consultor en gestión de personas, necesito dejar un mensaje para los profesionales y empresarios: miren el futuro de sus carreras y sus empresas centrándose en la estrategia de innovación como una prioridad. Digo esto porque, nos guste o no, el mundo impulsará nuestras actividades a las necesidades contemporáneas de la sociedad. Aquellos que no se adapten, se quedarán por el camino, o al menos tendrán muchas dificultades para mantenerse en el mercado.
Estudios recientes muestran que para el 2019, aproximadamente el 64% de la población mundial ya está compuesta por personas nacidas después de 1980. Cada generación trae consigo nuevos comportamientos, valores y expectativas. Y es esta generación la que será cada vez más la mayor parte de la fuerza laboral en el mundo.

Es importante destacar y no olvidar que con personas con expectativas diferentes, que buscan algo muy diferente de sus padres, tienen facilidad para lidiar con la tecnología además de otras ambiciones.

Por lo tanto, es esencial mantener la encuesta del clima organizacional en las empresas para comprender exactamente lo que engancha y satisface a estos nuevos empleados.

¿Pero cómo innovar en las organizaciones?

Obviamente, esto no quiere decir que debemos dejar todo lo que se ha construido para atrás, sino resignificar los valores, aprender y volver a aprender, cuestionar el estatus actual. Adaptarse al nuevo contexto.

Creo que para mirar lo nuevo y buscar las innovaciones necesarias, necesitamos urgentemente relacionarnos con este “nuevo mundo empresarial”, con esta “nueva sociedad”, a menudo tan diferente de lo que pensamos.

Solo vamos a poder avanzar como profesionales, ejecutivos o emprendedores cuando veamos este nuevo mundo que avanza más rápido y transforma los mercados mucho más rápido de lo que imaginábamos.

Hay tantas oportunidades para observar que a menudo nos sentimos perdidos ante esta avalancha de novedades que llegan. Son nuevas tecnologías, nuevos competidores, nuevos conceptos.
Podemos comenzar a relacionarnos con lo nuevo buscando informaciones confiables en internet, nuevas lecturas, a través de programas de desarrollo o simples conversaciones.

Hay que ser más curioso. Lo importante es estar abierto a este nuevo contexto de innovación que vivimos. Cuando superemos este obstáculo sin duda nos será más fácil que pensemos en innovación organizacional. Este es el consejo, reserve en su planificación para el 2020, un espacio generoso para pensar en la tarea de ‘innovación’.

por Bernt Entschev

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s