Los árboles son

Cada día aparecen resultados de nuevas investigaciones científicas que son muy importantes. Los estragos causados por el cambio climático en el planeta llevan a mirar la naturaleza con otros ojos y tomar conciencia de los peligros inminentes que nos acechan. Cuidar el ambiente y los recursos naturales se ha vuelto una prioridad y en esta tarea todos estamos involucrados. Terremotos, sutnamis, sequías, incendios forestales, volcanes, huracanes e inundaciones, se ven por todas partes y realmente nos preocupan y ocupan. El caso de las deforestaciones masivas de miles de hectáreas en el Paraguay nos hace reflexionar sobre las consecuencias de ese hecho. Y cuando hablamos de bosques, hablamos de árboles.
En 2015, Peter Wholleben, un guarda forestal alemán de 55 años, publicó un best seller titulado “la vida secreta de los árboles”. En este libro, el autor se refiere a su experiencia como guardabosque y estudios científicos que respaldan su trabajo. Sostiene en su escrito que los árboles de los bosques antiguos constituyen verdaderas comunidades donde los árboles madres cuidan a los más pequeños nutriéndolos a través de una solución de azúcar que va por las raíces bajo la tierra.

Cuando aparecen insectos que atacan los follajes, los árboles lanzan un aroma de etileno que avisa a los otros para que movilicen sus mecanismos de defensa. También estos seres vivos asisten a los que están enfermos a través del micelio. Hay todo un sistema de comunicación entre ellos convirtiéndolos en verdaderas redes sociales.

Los biólogos descubrieron hace ya tiempo que los árboles más antiguos transmiten su sabiduría a los más jóvenes para que aprendan a sobrevivir y cuidar a la comunidad. En “la vida secreta de los árboles”, Peter asegura que los árboles hablan, conversan y se comunican entre ellos. Incluso una investigación de la Universidad Columbia Británica estudió la corteza de un árbol que había sido cortado hace 400 años. La parte interior estaba muerta, pero el follaje que seguía realizando la fotosíntesis mantenía viva la corteza. ¡Sus vecinos lo nutrían y lo mantenían con vida!
El guarda forestal mencionado cuida el bosque Ruhe en la frontera de Alemania con Bélgica donde hay especies de 5.000 años. Es mucho lo que ha aprendido a lo largo de estos años, viendo y escuchando a las personas que contaban cosas sobre estos temas.

Claro está que Wholleben se refiere solo a comunidades de árboles muy antiguos ya que señala muy bien que actualmente se reforesta con especies que deben crecer rápido y no van a vivir cinco mil años.

Añade que también en su larga labor aprendió a eliminar el uso de insecticidas y las maquinarias pesadas que destruyen la capa de micelio. Finalmente agrega que hay mucho todavía que aprender de los árboles y aspectos que nunca habíamos imaginado.
Darwin nos dijo que en la naturaleza sobrevivirían los más fuertes, pero en el caso de los bosques antiguos, no es así porque ellos se ayudan y nutren mutuamente.

Sus tiempos son diferentes a los nuestros porque transcurren despacio y los nuestros son acelerados. El secreto de la longevidad de los árboles es que el tiempo de ellos corre de otra forma. Todo esto nos enseña que debemos tomar conciencia sobre la importancia de cuidar el ambiente y en especial a los árboles.

Hay organizaciones no gubernamentales que protegen a los bosques, pero todavía queda un largo trabajo en ese sentido.

En escuelas, colegios y universidades se debe difundir las investigaciones científicas para estar al día con los nuevos conocimientos.

POR BLANCA LILA GAYOSO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s