El asombroso cerebro “defectuoso” de Kim Peek

Cuando nació en 1951 los pronósticos dados a los padres de Kim eran muchísimo menos que desalentadores: había nacido con macrocefalia, una condición en donde el cráneo es anormalmente grande, y su condición de retraso mental severo era en apariencia tan grave que los médicos les dijeron que jamás caminaría y mucho menos interactuaría con el entorno, por lo que deberían resignarse a lo peor, o bien, a internarlo en un centro especializado para estos casos. Y lo que era peor, neurológicamente hablando: había nacido con una agenesia (falta de formación) completa del cuerpo calloso, esa estructura voluminosa que conecta ambos hemisferios cerebrales, y que es fundamental para la coordinación de las actividades entre ambas mitades del cerebro. Pero los Peek nunca aceptaron este diagnóstico con resignación. Y en Kim, la neurobiología comenzó a obrar un gran milagro… Seguir leyendo El asombroso cerebro “defectuoso” de Kim Peek