La agenda inmoral

Sé que es más políticamente correcto hablar hoy de ética en vez de moral, porque este último concepto ha sido vilipendiado en nombre de la libertad desde hace demasiado tiempo. Tratar de hablar de moral en muchos ambientes como el político es visto por algunos como un intento de imponer una religión, más o menos.
Sin embargo, el ser humano es un ser intrínsecamente moral, le inspira el bien y rechaza el mal, aunque a veces no nos ponemos de acuerdo con los límites y hoy hasta se confunden los tantos. La moral, aunque no la mencionemos, es la que mueve a la indignación ante la corrupción, es la que fortalece las instituciones sociales, es la que debería enseñarse en la casa, como decían las abuelas sabias. Seguir leyendo La agenda inmoral