El pan del exilio

La embajada de Bolivia en Buenos Aires está sobre la emblemática calle Corrientes, “la que amanece cuando se pone la tarde” como decía un escritor del porteñismo. Allí se juntan cada atardecer, desde que estalló la crisis política en su patria, centenares de bolivianos a ma­nifestarse sin agresiones, sin disturbios, en ciudadana exposición de posturas. La policía sabe que es gente pacífica y le prepara un cordón de protección para que expresen su estado de ánimo sin interrumpir el tránsito. Allí per­manecen un par de horas para luego despejar un espacio público pródigo en espectáculos teatrales, de revista, cine y restaurantes. Seguir leyendo El pan del exilio