Agotados

Los diálogos convocados de mala fe no pueden nunca acabar bien y eso lo comprobó de nuevo la oposición venezolana que se había avenido a buscar con el gobierno de Maduro y los buenos oficios internacionales una salida a un país empantanado y agotado. Todo se acabó para desgracia de los venezolanos a los que les consume no solo la angustia de sobrevivir diariamente bajo una economía sumergida en el peor de los fracasos sino haberse acostumbrado a estos. Los noruegos creían en los buenos propósitos de Maduro y su camarilla y terminaron yéndose de bruces. El gobierno chavista solo buscó desde el inicio descomprimir la presión popular, espantar a los fantasmas de una intervención extranjera pero por sobre todo “comprar tiempo” que les permita fortalecerse en el poder. Guaidó también resulta derrotado en esta desigual lucha por rescatar el poder para un pueblo acostumbrado hasta ahora solo al fracaso. Seguir leyendo Agotados