sistema tributario

Comparto un texto muy interesante acerca de cómo funciona y cómo se percibe un sistema tributario que -en teoría- tiende a la “redistribución de la riqueza”. La reflexión tiene algunos años, pero me volvió a llegar esta mañana de la mano de un amigo.
Todos los días, 10 hombres se reúnen en un bar para charlar y beber cerveza. La cuenta total era de $100 por noche. Acuerdan pagarla de la misma en que pagan sus impuestos, es decir, en proporción a los ingresos de cada uno y no – por ejemplo – a cuánto consumen.
El resultado de dicha decisión, fue el siguiente:
• Los primeros 4 hombres (los más pobres) no pagan nada.
• El 5º paga $1
• El 6º paga $3
• El 7º paga $7
• El 8º paga $12
• El 9º paga $18
• El 10º (el que más dinero ganaba) paga $59.
A partir de entonces, todo era diversión. Sin embargo un día, el dueño del bar les plantea lo siguiente: “Ya que ustedes son tan buenos clientes, les voy a reducir el precio de sus cervezas diarias en $20. Los tragos desde ahora costarán, en total, $80.”
El grupo, por su parte, quiso seguir pagando la cuenta de la misma manera, en forma proporcional a los ingresos de cada uno. Era claro que los 4 primeros seguirían bebiendo gratis.
¿Pero qué pasaba con los otros bebedores? ¿Cómo debían repartir la rebaja para que fuera “justa”? Calcularon que los $20 divididos en 6 eran $3,33, pero si restaban eso de la porción que pagaba cada uno, entonces el 5º y 6º hombre estarían cobrando para beber.
Entonces, el barman sugirió una fórmula en función de los ingresos de cada uno, y calculó los nuevos precios.
• El 5º bebedor pasaría a no pagar nada (100% de ahorro).
• El 6º pagaría $2 en lugar de $3 (33% ).
• El 7º pagaría $5 en lugar de $7 (28% ).
• El 8º pagaría $9 en lugar de $12 (25% ).
• El 9º pagaría $14 en lugar de $18 (22%).
• El 10º pagaría $50 en lugar de $59 (16%).
Cada uno de los seis pagadores estaba ahora en una situación mejor que antes.
Pero, una vez fuera del bar, comenzaron a comparar lo que estaban ahorrando.
– “Yo recibí $1 de los $20 ahorrados,” dijo el 6º hombre y señaló al 10º bebedor, diciendo “él recibió $9”.
– “Es verdad” dijo el 5º hombre. “Yo también ahorré sólo $1; es injusto que él reciba nueve veces más que yo.”
– “El sistema beneficia a los ricos!” exclamó el 7º hombre.
– “Un momento!”, gritaron los cuatro primeros al mismo tiempo. “Nosotros no hemos recibido nada de nada. El sistema explota a los pobres!”
Los nueve hombres rodearon al 10º y le dieron una paliza. La noche siguiente, el 10º hombre no fue al bar.
Los otros nueve bebedores se sentaron y bebieron sus cervezas sin él, pero a la hora de pagar la cuenta descubrieron algo inquietante: entre todos ellos no juntaban el dinero para pagar ni siquiera LA MITAD de la cuenta …
Así es, ni más ni menos, la manera en que funciona el sistema tributario en la mayoría de los países; la gente que paga los impuestos más altos son los que se benefician más de una reducción de impuestos.
Póngales impuestos muy altos, atáquenlos por ser ricos, etc., y lo más probable es que no aparezcan nunca más. De hecho, es casi seguro que comenzarán a beber en algún bar en el extranjero (offshore, jeje), donde la atmósfera sea más amigable y sus derechos se respeten más.
Por otro lado, y como señalaba Margaret Thatcher, es claro que el modelo nacional y popular fracasa cuando se les acaba el dinero … de los demás.
Si llegaron hasta acá, muchas gracias. Espero que haya valido la pena.
Martin Litwak

Un comentario en “sistema tributario”

  1. Excelente. Si fueran más inteligentes en ese grupo de amigos, estarían pensando maneras de cuidar al amigo más rico, y de encontrar todos los días incentivos para que no dejara de ir al bar nunca. Y de paso, en las charlas, aprender de él y de cómo hacer más dinero… Los 4 que no pagan al poco tiempo abandonan sus trabajos y se chupan el doble cada noche total es gratis. El escalón siguiente sería fajar o criticar al barman por la solución planteada. Porque la culpa siempre es del otro… (No solo el 10° se va del bar, los primeros 4 se van a chupar de otro “alambique” (cualquier cosa subsidiada) el 5° y 6° posiblemente los sigan, 7° y 8° cambian de hábito (a vivir de los recuerdo) y 9° se va del país a laborar donde pueda volver a tomar.)
    Es clarísimo. Si alguien no lo entiende es porque no quiere.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s