Liderazgo versus aduladores

Cuando alcanzamos un cierto nivel profesional, es común que, en muchos casos de la vida cotidiana, las personas vengan a nosotros para proponer proyectos, acciones e incluso, en algunos casos, solicitar una intercesión por algo que es necesario en su vida profesional.
De hecho, esta búsqueda está más estrechamente relacionada con el puesto que ocupa el líder en ese momento y no necesariamente del profesional que ocupa. A fin de cuentas, las personas pasan, los puestos en las organizaciones permanecen.

Es en este punto que el profesional que asume una nueva posición de liderazgo necesita ser más maduro para poder separar quiénes son sus pares, tanto interna como externamente, de las personas que son ‘aduladoras’ que solo quieren aprovecharse de las situaciones.
En el mundo político podemos ver eso claramente. El propio Barack Obama, ex presidente de Estados Unidos, dijo una vez: “¡Deshágase de los aduladores! Mantenga cerca a las personas que avisan cuando comete errores”.
La frase también nos hace pensar. No es porque haya asumido un nuevo cargo ahora que está blindado y no cometerá errores. Luego, no dejará de ser un humano susceptible a los resbalones.

Confiar desconfiando en un primer momento es un cuidado que se debe tener en este momento. A menudo los aduladores son convincentes, elogian trabajos, su vida, una actitud tomada. De hecho, no les importa lo que ha hecho. Lo que realmente quieren es tratar de obtener alguna ventaja. Deshágase de esas personas.

Sin embargo, en esta posición tendrá personas muy bien intencionadas también. Por lo tanto, evalúe bien una crítica que eventualmente reciba. Si es consistente, asegúrese de mantener al profesional que habla con sinceridad por cerca y que, incluso sabiendo que puede que no le guste, avisa cuando comete un error, queriendo solo su bien y lo mejor para la empresa.

El tiempo moldeará su relación con las personas después de convertirse en un líder. Pero si bien esto no sucede, es bueno estar atento y tratar naturalmente todas las formas de relación. Lo que es bueno para usted, para su carrera y para la corporación para la que trabaja, es exactamente él, el tiempo que lo dirá y usted es quien decidirá si aceptará esa forma de relacionarse o no.

Por Bernt Entschev

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s