La sociedad de las ideas

Haruki Murakami (Kioto, 1949), escritor japonés, en el relato autobiográfico “De qué hablo cuando hablo de correr”, dice: “Si me preguntan cuál es, después del talento, la siguiente cualidad que necesita un novelista, contestaría sin dudarlo que la capacidad de concentración. La capacidad para concentrar esa cantidad limitada de talento que uno posee en el punto preciso y verterla en él. Sin esa concentración no se alcanzan grandes logros”.
Es la concentración el estado de la persona que fija el pensamiento en algo, sin distraerse. Y es el pensamiento la capacidad que tienen las personas de formar ideas y representaciones de la realidad en su mente, relacionando unas con otras. Haruki expresa esta combinación ejemplar en el marco de su labor cotidiana, aunque su utilización es elemental para quienes ejercen tareas diarias.
Las ideas también requieren concentración. Es vital fijar el pensamiento en ideas que estimulen la realización de las acciones que se requieren para seguir creciendo. Darle precisión a los detalles genera una multiplicidad de efectos, entre ellos nacen la eficacia, la transparencia y el profesionalismo.
Murakami escribe: “Después de la capacidad de concentración, es imprescindible la constancia. Aunque uno pueda escribir con concentración durante tres o cuatro horas al día, si no es capaz de mantener ese ritmo durante una semana porque acaba extenuado, nunca podrá escribir una obra larga. El novelista (al menos el que aspira a escribir una novela larga) debe ser capaz de mantener la concentración diaria durante un lapso de tiempo, sea medio año, uno o dos”.

Es la constancia la voluntad inquebrantable y continuada en la determinación de hacer una cosa o en el modo de realizarla. Para llegar al punto preciso hay que transitar el tiempo necesario. Y a veces el recorrido tiene desafiantes situaciones, las que pueden poner a prueba las intenciones de transitarlo. Allí fluirá la vocación asumida, el sueño anhelado, las historias de lecciones y la fortaleza mental para avanzar.

La sociedad de las ideas requiere de una comunidad concentrada y con una voluntad colectiva impregnada de perseverancia. Hay abundante talento humano y su presencia irradia más allá de las adversidades, de modo que podrá encontrar las formas adecuadas y decantar todo su potencial en pos de la vivencia permanente de los valores que pregonan el bienestar general.

por Marcelo Pedroza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s