Devastación: El exterminio de las especies

Ya no nos asombramos con nada, sin embargo en estos últimos días con la quema en la Amazonia y los incendios en el Chaco es como que percibimos por anticipado el Apocalipsis bíblico.

En las noticias vemos cómo los animales quemados y carbonizados quedan tendidos en el suelo humeante y los árboles como maniquíes sin brazos, parecen espectros que salen a llorar sus penas. Todo es silencio y muerte. Seguir leyendo Devastación: El exterminio de las especies

¡No quiero sopa, mamá…!

Las horas de las comidas en mi casa son, ni más ni menos, un campo de batalla. Mis mellizos de casi 5 años, Nano y Joaco, emprenden una literal lucha contra los alimentos “cuerpo a cuerpo”, donde, después de ver el resultado, es digno de reconocer que algún bocado haya podido entrar al tubo digestivo. El resto es un enchastre digno de un lienzo de Picasso: mentones, cachetes, ropa e incluso pelo, revelan a distancia lo que han comido. Y si se trata de comer algo que no les gusta, la lucha ya es más que de manchas, de persistencia, es una lucha real. Con este cuadro doméstico que inaugura mi columna de la semana, creo que muchos padres y madres lectores se identificarán plenamente: los hijos no quieren comer “sano” ni “bien”. Las súplicas y los enojos nunca ganan la batalla. Y esto, como todo, tiene su explicación en el cerebro. Seguir leyendo ¡No quiero sopa, mamá…!

El inaudito día del fuego

Las decenas de miles de incendios que brillan como puntitos rojos en el mapa de la Amazonia no tienen a la sequía como factor predominante. Hubo años con mayor sequía que este 2019. Los ambientalistas coinciden en apuntar al culpable: el ser humano. El fuego siempre se propaga allí donde la mano del hombre provoca la deforestación para abrir caminos, para preparar la tierra del cultivo o para ganar espacio al bosque en explotaciones ganaderas, mineras o petroleras. Seguir leyendo El inaudito día del fuego

Desesperación

Cuando las políticas y los políticos no responden a la gente como ella espera, surgen respuestas desesperadas que encierran en su elección más de la desilusión que de la certeza. Eso comenzó a pasar en Argentina hacia finales de los años noventa del siglo pasado cuando conocidos cantantes como Palito Ortega o corredores de Fórmula 1 como Reutemann fueron electos gobernadores. El resultado fue peor de lo esperado para ambos y en especial para un país que no lograba entender cómo salirse de un sistema que había erosionado todas sus esperanzas. Los cómicos o payasos no se quedaron atrás. Tiririka, en Brasil, alcanzó el Congreso con una cantidad importante de votos como lo hicieron un par de dúos cómicos en el actual Congreso del Paraguay. En Guatemala, otro alcanzó incluso la presidencia y hoy vive exiliado en Nicaragua luego de haberse nacionalizado ciudadano de este país para huir de la justicia de su país. Lo más importante es saber qué hay detrás de todo esto que sabemos es una reacción de fastidio hacia la “política tradicional”, aunque se sabe que las opciones ofertadas y elegidas pueden empeorar aún más la realidad que se vive. Seguir leyendo Desesperación