La voluntad política

Suscribían Cicerón, Gracián y algunos pensadores orientales la idea de que la estupidez no tiene límites conocidos. “La cantidad de estultos es infinito” avisaba ya el Eclesiastés. Einstein repetía que solamente había dos cosas infinitas, el universo y la tontería humana, haciendo pasar por suya una idea original de Renan (1823-1892): “La estupidez humana es la única cosa que nos da una idea del infinito”. Y antes, todavía, una de La Fontaine (1621-1625): “Todos los cerebros del mundo son impotentes contra cualquier estupidez que esté de moda”, dicho esto con mucha anticipación al desarrollo de los programas de entretenimiento de la TV y de algunos flamantes proyectos legislativos. Seguir leyendo La voluntad política