Atención: Contenido neuroeróticamente sensible

Antes de comenzar, permítame avisarle amiga-amigo-amigue lectora-lector-lectore (???) que el artículo de hoy no es apto para mentes sensibles, pacatas ni obtusas. Así que si espera que le hable del camino neurocientífico de la felicidad como el sábado pasado, siga al otro artículo, que está por demás interesante. O si espera que le hable del camino neurocientífico de la felicidad siga leyendo. Porque, sin lugar a dudas, lo que le voy a hablar hoy forma parte de una porción muy importante de la felicidad en el cerebro. Hoy hablamos de neursexualidad… por primera (y no por última) vez en esta columna. Seguir leyendo Atención: Contenido neuroeróticamente sensible