¿Hacia una nueva moral cristiana?

Es curioso cómo la historia es terca y nos topamos, en nuestras vidas, con ciertas cosas que creíamos superadas. O que nunca se darían. Y que, cuando notamos que algo actual no coincide con aquello –con la realidad de las cosas–, nos asalta un desasosiego, un malestar íntimo, pues el corazón de nuestra historia no miente. Y más aun, en mi caso, en que he estado atento a la marcha de las ideas desde hace ya varios años. Y esa inquietud es aún más profunda cuando el juicio que uno hace está relacionado a lo que uno ha creído y vivido.

Y la fuente de ese desasosiego no es poca cosa: en estos días en el portal de la Academia Pontificia de la Vida del Vaticano se ha publicado un artículo con una serie de afirmaciones y de pretensiones de un teólogo que, de creer en las mismas, no solo contradiría lo que la Iglesia ha enseñado en materia moral por dos mil años, sino, ademas, sería insuficiente para juzgar una serie de actos morales y políticos en nuestros días.

Las implicancias de esto sería trágico. Y lo más grave es que, dicha tesis, ya se ha usado hace unos días por otro reputado teólogo, para reinterpretar la Encíclica Humanae Vitae de Pablo VII sobre la anticoncepción. Para algunos, esto no es de su incumbencia, habida cuenta que no comparten la misma fe. Pero creo que, si se mira desde la objetividad, la cuestión no es tan así.

La tesis del teólogo alemán Gerhard Höver es que el término de los actos “intrínsecamente malos” exige un análisis, pues la existencia de los mismos no se puede juzgar de manera tan radical. Y de que, por consiguiente, para juzgar ciertos actos, se deben mirar a las circunstancias. Así, ciertas acciones, como el adulterio o la anticoncepción y también se podría incluir el aborto –o cualquier otro acto, desde la clonación hasta la eutanasia– no serían actos malos en sí mismos, de ahí lo de intrínsecos, sino que esto dependerá de cada situación.

Todo dependería de las situaciones. Y que en ese “depende” se debería ser muy cauto y tener en cuenta la situación de cada persona. Juzgar la realidad como ella es, mostraría –termina diciendo el profesor alemán– lo débil que es la afirmación tradicional de que existen acciones que son en sí mismas malas, inmorales, independiente de las circunstancias. Lo importante es, dice, acompañar a la persona. Si esto es así, la inmoralidad de algo se definiría por la situación, y entonces, nada será verdad o mentira, sino que dependerá de cada caso. Negando un criterio objetivo moral a las acciones, solo resta como “medida” lo que cada uno juzgue en cada caso. Y así, habrán adulterios buenos y malos, abortos buenos y otros no tanto, dependiendo de las situaciones; y así siguiendo. Es el “color” del que observa, el que decidiría la moralidad de un acto y no es el acto en sí.

Lo cual, no es nuevo. Lo formuló Protágoras en la antigüedad. Es que si de cada cosa, decía, uno puede decir y contradecir, entonces hay que encontrar cuales son las opiniones que tienen mayoría. Cómo no hay criterio de lo bueno –o de lo malo– contemos las opiniones, pues el hombre es la medida de las cosas. Y no al revés. Esa fue, en brevísimo resumen, la Magna Carta del subjetivismo en Occidente. La tesis del profesor Höver no es sino una versión sofisticada de dicha tradición: somos, los seres humanos, en última instancia la medida de lo que está bien y está mal. Pero, ¿acaso los derechos humanos son tales conforme a las circunstancias o a lo que pensamos?

Si el lector me ha acompañado hasta acá, entonces notará la fuente de mi preocupación: el que en la Academia Pontificia de la Vida se afirme algo que, en sí mismo, contradice una enseñanza milenaria de la propia Iglesia. ¿Estamos en un cambio de paradigma moral como han sugerido algunos prelados? ¿Es esta una “superación” progresista de que existen actos que siempre y por sí mismos, por su objeto, es decir, independientemente de las circunstancias, son malos, enseñada por Juan Pablo II? Espero que no, aunque mi esperanza está cubierta de sombras. Es que la memoria, nuestra memoria, es frágil, y somos humanos, al fin al cabo. Pero de algo, sí, estoy cierto: la negación de la objetividad de ciertos valores es la ruta segura a una concepción de la vida donde lo único que primará es el poder definido por cada uno, y así, en fatídica de premonición de Pablo VI, ello conduciría a un deplorable relativismo moral, que llevaría fácilmente a discutir todo el patrimonio de la doctrina de la Iglesia.

Por Mario Ramos-Reyes

Un comentario en “¿Hacia una nueva moral cristiana?”

  1. EJEMPLO DE LA BARBARIE DE NUESTRO TIEMPO
    26/04/2018 ⋅
    En un régimen totalitario, el Estado posee el poder absoluto, hasta el punto de llegar a eludir derechos básicos fundamentales como el de la misma vida humana; definiendo a la postre quién puede vivir y quién no, o estableciendo cuándo una persona “merece” una “muerte digna” o si puede seguir su lucha en favor de la existencia vital.

    Y es esto lo que estamos presenciando –con gran impotencia y dolor– con el caso mediatizado del pequeño Alfie Evans, de apenas 23 meses de edad, quien padece de una enfermedad neurológica. Primeramente sus padres lucharon por semanas contra la decisión del Hospital Alder Hey Children’s de Liverpool (Inglaterra), –en donde permanece internado desde 2016– de retirarle los cuidados que le permitían seguir con vida hasta ese momento. Pero ello no fue posible, y los médicos finalmente le sacaron el soporte vital el pasado 23 de abril. Sin embargo, en lugar de perder la vida, el pequeño comenzó a respirar por sí mismo, y fue progresando.
    Ahora enfrentan la prohibición impuesta por el Tribunal Superior de Manchester de trasladar al niño a un hospital en Roma, donde podría continuar con su tratamiento, hoy negado por las autoridades británicas, sordas a los reclamos internacionales que exigen que el niño termine su ciclo de manera natural.

    Para ello, incluso el Gobierno de Italia le otorgó la nacionalidad al bebé en un intento de que el ser ciudadano italiano posibilite su traslado inmediato. Pero no, la instancia expresó que la muerte del bebé era de “interés superior” para evitar sufrimientos. Es decir, la Justicia británica niega a los propios padres de Alfie la posibilidad de llevarlo a otro hospital en donde recibirá atención especializada. Realmente cruel, irracional y peligroso. Una decisión que, además, lleva a los progenitores a sufrir una agonía inimaginable, observando cómo el centro sanitario toma las medidas que se espera conduzcan a la muerte de su pequeño. ¿Cómo hemos llegado a tanto? Por su parte, gremios de profesionales del sector aseguran que determinaciones de este tipo “desprestigian la profesión”, e incluso hablan de “tiranía médica”.

    Nadie sabe el tiempo que podría seguir con vida el pequeño Alfie, pero lo claro es que un Estado que pisotea la patria potestad de los padres (algo tan básico) y el derecho humano de la vida, es uno que ha sobrepasado los límites de lo ético, humano y moral. Y eso tendrá consecuencias nefastas; ya lo vivimos en otras épocas. Y no hablamos solo de Inglaterra; tristemente, muchas naciones hoy tienen sistemas y autoridades similares.

    Pero, ¿quién nos convirtió en dueños de la vida ajena? ¿Cómo el Estado llega a tener tanto poder sobre los hijos? ¿Es justo que un tribunal decida la continuidad o no de la vida de un enfermo que lucha por seguir con vida?

    Son signos de una sociedad en decadencia, rendida al relativismo y las ideologías que en nombre de la libertad desprecian la inviolable dignidad humana. Son señales claras de un ser humano que peligrosamente y de manera soberbia juega a ser Dios, olvidando que él ni siquiera es capaz de extender un segundo más su propia existencia.

    Por Gustavo Olmedo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s