está leyendo ...
.

Ñiaaaaccc

Cada noche, al abrir la puerta, el mismo espanto. Y luego, al intentar dormir, el ruido del viento meciendo con mano invisible los goznes y la madera. Aquel sonido estremecedor. Ñiaaaaccc. Ñiaaaaccc. La casa se había poblado de fantasmas, espectros inmundos que no le dejaban conciliar el sueño. Almas torturadas y quejumbrosas crujiendo al unísono con la puerta. Ñiaaaaccc. Ñiaaaaccc. Seres de ultratumba, demonios resabiados, espíritus recluidos. Ya podía abrir o cerrar los ojos, rendirse a la vigilía o refugiarse en el sueño que todo, todo era pesadilla. Por allí pasaron mediums, videntes, parapsiólogos, gurús, zahoríes, sacerdotes, santeros y exorcistas, unos con estrafalarias máquinas de manivela, lámparas y luces ultravioleta, otros con sahumerios y escapularios, péndulos, ingenios radiestéteticos adaptados, patas de gallina, grabadoras, cámaras, detectores de ectoplasma, cruces, estacas… En vano. Ñiaaaaccc. Ñiaaaaccc. Ñiaaaaccc. Ñiaaaaccc. Día tras día. Mes tras mes. Año tras año. Hasta que un frío atardecer de invierno sintió una llamada, algo o alguien lo reclamaba desde la distancia como en un eco lejano, un murmullo gutural e indescifrable. Desesperado, siguió el rumor por calles y plazas, en sórdida penumbra, hasta darse de bruces con una ferretería. Allí, entre cajas de tuercas y testigos acerados, le fue amablemente revelado un antiguo secreto. Untó con aceite, atornilló lo desatornillado, ajustó lo desigualado, siguiendo al pie de la letra las indicaciones del maestro ferretero. Y cuentan que a partir de esa noche el hombre pudo al fin descansar, pues no solo desapareció el maléfico ñiaaaaccc ñiaaaaccc sino, como por arte de sortilegio, toda la caterva de espantajos que otrora lo atomentaban.

Un saludo,
Manuel M. Almeida

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

la frase

"La soledad es la suerte de todos los espíritus excelentes"24/05/17
Arthur Schopenhauer

archivos

estadísticas

  • 2,724,891 visitas

admin

Un jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: