está leyendo ...
TRASCENDENTE

El evangelio del domingo: Dios hará justicia

Esta Buena Noticia toca elementos punzantes de nuestra realidad. Empieza afirmando que hay que rezar sin desanimar, pues la insistencia y la perseverancia son cualidades de quien no está satisfecho con la situación actual y no se atemoriza al buscar una transformación, que edifique una sociedad más equitativa.
Después, Jesús cuenta una parábola, afirmando que en la misma ciudad vivía una viuda que sufría por un litigio con explotadores y un juez que no se importaba con los valores del Evangelio, ni tampoco se importaba en ser fraterno, pues solo le interesaba enriquecerse y tener una existencia llena de prebendas y regalías.

La viuda pobre no tenía “padrinos” importantes, no tenía afiliación a ningún partido político, ni tampoco podía sobornar al juez con miles de dólares. Por ello, usó las armas de que disponía: la insistencia y la convicción de que sufría una injusticia en manos de embaucadores prepotentes.

El juez, durante mucho tiempo no le hizo caso, pues en el Poder Judicial la justicia no es pronta ni barata ni ciega. La representación de la diosa Astrea con la balanza en la mano derecha, la espada en la izquierda y los ojos vendados es simplemente un anhelo.

Sin embargo, la viuda sabía que era necesario hacer justicia, que ella no podía seguir engañada de esta manera y su tenacidad valiente llevó al juez a dar un veredicto.

En seguida, Jesús hace una comparación con Dios, a través de una pregunta y una sentencia: “¿Y Dios no hará justicia a sus elegidos que claman a Él día y noche, aunque los haga esperar? Les aseguro que en un abrir y cerrar de ojos les hará justicia”.

Dios es un juez, pero completamente diferente de este de la parábola, pues escucha a sus elegidos, principalmente a los más vulnerables e indefensos. A la par, toma actitudes concretas para implementar una auténtica justicia. Notemos, sin embargo, que los elegidos claman a Él día y noche, es decir, no son inconstantes o superficiales. Al revés, muestran confianza y saben que algo bueno vendrá del Señor.

Asimismo, Jesús deja claro que, a veces, Dios les hace esperar. Este punto, normalmente, nos molesta bastante, pues queremos que el Señor intervenga con rapidez en favor nuestro. Seguramente, la aparente demora de Dios es para que purifiquemos nuestro modo de actuar, seamos más humildes y aprendamos a ser solidarios con los otros que también sufren injusticias.

Para terminar, hoy celebramos el Domingo Mundial de las Misiones: recemos por los misioneros y les ayudemos materialmente con alegre generosidad.

Paz y bien.

Por Hno. Joemar Hohmann Franciscano Capuchino

 

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

2 comentarios en “El evangelio del domingo: Dios hará justicia

  1. domingo 16 Octubre 2016

    Vigésimo noveno domingo del tiempo ordinario

    Libro del Exodo 17,8-13.
    Después vinieron los amalecitas y atacaron a Israel en Refidim.
    Moisés dijo a Josué: “Elige a algunos de nuestros hombres y ve mañana a combatir contra Amalec. Yo estaré de pie sobre la cima del monte, teniendo en mi mano el bastón de Dios”.
    Josué hizo lo que le había dicho Moisés, y fue a combatir contra los amalecitas. Entretanto, Moisés, Aarón y Jur habían subido a la cima del monte.
    Y mientras Moisés tenía los brazos levantados, vencía Israel; pero cuando los dejaba caer, prevalecía Amalec.
    Como Moisés tenía los brazos muy cansados, ellos tomaron una piedra y la pusieron donde él estaba. Moisés se sentó sobre la piedra, mientras Aarón y Jur le sostenían los brazos, uno a cada lado. Así sus brazos se mantuvieron firmes hasta la puesta del sol.
    De esa manera, Josué derrotó a Amalec y a sus tropas al filo de la espada.

    Segunda Carta de San Pablo a Timoteo 3,14-17.4,1-2.
    Pero tú permanece fiel a la doctrina que aprendiste y de la que estás plenamente convencido: tú sabes de quiénes la has recibido.
    Recuerda que desde la niñez conoces las Sagradas Escrituras: ellas pueden darte la sabiduría que conduce a la salvación, mediante la fe en Cristo Jesús.
    Toda la Escritura está inspirada por Dios, y es útil para enseñar y para argüir, para corregir y para educar en la justicia,
    a fin de que el hombre de Dios sea perfecto y esté preparado para hacer siempre el bien.
    Yo te conjuro delante de Dios y de Cristo Jesús, que ha de juzgar a los vivos y a los muertos, y en nombre de su Manifestación y de su Reino:
    proclama la Palabra de Dios, insiste con ocasión o sin ella, arguye, reprende, exhorta, con paciencia incansable y con afán de enseñar.

    Evangelio según San Lucas 18,1-8.
    Jesús enseñó con una parábola que era necesario orar siempre sin desanimarse:
    “En una ciudad había un juez que no temía a Dios ni le importaban los hombres;
    y en la misma ciudad vivía una viuda que recurría a él, diciéndole: ‘Te ruego que me hagas justicia contra mi adversario’.
    Durante mucho tiempo el juez se negó, pero después dijo: ‘Yo no temo a Dios ni me importan los hombres,
    pero como esta viuda me molesta, le haré justicia para que no venga continuamente a fastidiarme'”.
    Y el Señor dijo: “Oigan lo que dijo este juez injusto.
    Y Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos, que claman a él día y noche, aunque los haga esperar?
    Les aseguro que en un abrir y cerrar de ojos les hará justicia. Pero cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará fe sobre la tierra?”.

    Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.

    Leer el comentario del Evangelio por :

    Santa Teresa de Calcuta (1910-1997), fundadora de las Hermanas Misioneras de la Caridad
    Nadie tiene amor más grande

    «Orar siempre sin desanimarse»

    Ama orar. Siente a menudo la necesidad de orar a lo largo del día. La oración dilata el corazón hasta que éste sea capaz de recibir el don de Dios que es él mismo. Pide, busca, y tu corazón se ensanchará hasta el punto de recibirle, de tenerle en ti como tu bien.

    Deseamos mucho orar, pero después, fracasamos. Es entonces cuando nos desanimamos y renunciamos. Si quieres orar mejor, debes orar más. Dios acepta el fracaso, pero no quiere el desánimo. En la oración cada día más quiere que seamos como niños, cada vez más humildes, cada vez más llenos de agradecimiento. Quiere que tengamos presente que todos pertenecemos al cuerpo místico de Cristo, en el que la oración es perpetua.

    En nuestras oraciones debemos ayudarnos unos a otros. Liberemos nuestros espíritus. No hagamos largas oraciones, que no se acaban nunca, sino más bien breves, llenas de amor. Oremos por los que no oran. Acordémonos que el que quiere poder amar, debe poder orar.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 17 octubre, 2016, 04:29
  2. “Para inculcarles la necesidad de orar siempre sin desanimarse, Jesús les contó esta parábola:” Lc 18, 1.

    De las primeras palabras del evangelio de este domingo, ya podemos entender la dirección de la reflexión que la Iglesia nos propone: nuestra oración debe ser constante.

    Cuando queremos descubrir qué aspecto del evangelio dominical la Iglesia quiere reforzar, debemos leer la primera lectura, que siempre nos muestra en el Antiguo Testamento una prefiguración de lo que nos dice el evangelio. En el libro del Éxodo encontramos un relato en el cual se presenta una batalla entre el Pueblo de Dios y otro pueblo que les había atacado. Nos dice que mientras ellos luchaban, Moisés se subió a una montaña para orar: cuando Moisés tenía los brazos levantados los Israelitas vencían, cuando Moisés bajaba los brazos los israelitas perdían. Como Moisés en un cierto momento ya no aguantaba más tener los brazos levantados por el cansancio, entonces otras dos personas sostuvieron sus brazos levantados hasta la victoria. Los brazos levantados de Moisés son símbolo de la oración, que debe ser siempre constante.

    Los desafíos de la vida son muchos. Nuestra lucha contra el mal y contra sus tentaciones no debe tener pausa. Si “cruzamos los brazos” el mal empieza a vencer, y nosotros comenzamos a hundirnos. Para que el mal crezca no necesitamos hacer nada, basta ser pasivos y él ya nos arrastrará. Pero para permanecer en el bien necesitamos buscarlo con perseverancia y esfuerzo, es necesario estar activos.

    La oración es el instrumento que nos ha dejado Dios, para que podamos vencer al mundo. ¡Y el mundo sabe de esto! Por eso el enemigo siempre está intentando romper con nuestra vida de oración, pues es el mejor modo de debilitarnos.

    En nuestros días él encontró un modo muy sutil de hacerlo. Si él nos dijera que la oración no es importante, que no sirve para nada, sería muy directo, y creo que muchos de nosotros no le daríamos crédito. Entonces nos preparó una trampa disfrazada, pero mucho más peligrosa. Cuántas veces nosotros ya escuchamos o hasta dijimos: “la oración es muy importante, pero cada uno debe hacerla solamente cuando tiene ganas.” “A la misa yo voy sólo cuanto me siento bien…” “A veces me da ganas de leer la Biblia, de rezar un rosario, o de entrar en una iglesia y entonces lo hago, los otros días cuando estoy muy ocupado no lo hago, y muchos días me olvido”. Y tantas otras expresiones.

    Esta es la victoria del mundo, que tiene miedo de las personas que perseveran en la oración. Hacer de la oración un evento ocasional significa destruir la fuerza de nuestra fe. Es colocar nuestra vida interior entre las cosas que hasta son importantes, pero que no son necesarias. Pues las cosas que creemos ser necesarias para la vida las hacemos, aunque no tengamos tanto gusto.

    Una medicina en un tratamiento, no la utilizamos sólo cuando nos da la gana. A la escuela no se puede ir sólo cuando se está inspirado. Quien sólo hace lo que le gusta, está condenado a la muerte. Quien reza solamente de vez en cuando, no sirve de nada. Esta oración se pierde, no cambia nada. Se queda siempre en el mismo lugar, no madura la fe, será condenado a un infantilismo espiritual.

    Quien quiere ser un cristiano de verdad, tiene que tener un proyecto serio de oración, de contacto con la Palabra, de vida sacramental. Tiene que ser fiel, perseverante, constante. Aunque en algún día no sienta nada, aunque alguna vez tenga que hacer un esfuerzo de vencerse a sí mismo, aunque tenga que renunciar a alguna otra cosa mucho más placentera para ser fiel al encuentro con el Señor.

    Pero también es muy importante saber que este proceso de conversión no debe ser hecho solitariamente. Ciertamente tendremos momentos difíciles, muchas veces “nuestros brazos estarán cansados y sin fuerzas para mantenerse levantados” y entonces serán necesarios los hermanos para sostener nuestros brazos, para que nos ayuden a perseverar.

    La oración no es importante, es necesaria. Formar comunidad no es importante, es necesario.

    El Señor te bendiga y te guarde,
    El Señor te haga brillar su rostro y tenga misericordia de ti.
    El Señor vuelva su mirada cariñosa y te de la PAZ.
    Hno. Mariosvaldo Florentino, capuchino

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 17 octubre, 2016, 04:29

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

admin

Un arquitecto jubilado.Aprendiz de todo, oficial de nada.Un humano más.Acá, allá y acullá.Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.Desde Asunción/Paraguay.(Correo:laovejacien@gmail.com) (Twitter:@jotaefeb) (Instagram:JAVIER_FDZ_BOGADO)

Trabajo, seriedad y respeto.

Mis padres me enseñaron tres cosas fundamentales: que para poder estar orgulloso de ti mismo y ser alguien hace falta trabajar; que es preciso actuar con seriedad; y que debes respetar a los demás para recibir respeto a cambio. Trabajo, seriedad y respeto. “Si haces estas tres cosas, podrás ser alguien en la vida”, me dijeron. (Zinedine Zidane)

archivos

estadísticas

  • 2,588,916 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Sígueme en Twitter

el clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

Peichante-Py en FB

A %d blogueros les gusta esto: