está leyendo ...
.

Fotografiar el presente

Hemos incorporado un curioso hábito a la vida actual. Nuestra inmersión constante en las redes sociales y el acceso a la cámara desde el teléfono nos han hecho dar un nuevo enfoque a las maravillas que nos esperan detrás de una lente.

Un estudio de las universidades de Pensilvania, California del Sur y Yale ha analizado a 2.000 personas en nueve experiencias diferentes; desde un paseo por un museo hasta una clase de manualidades. La mitad del grupo debía realizar fotografías a lo largo de la actividad, mientras que el resto no tenía cámara. Curiosamente, el resultado –al contrario de lo que podría parecer– es que los participantes que captaron imágenes disfrutaron más y estuvieron más atentos.

Como decía el fotógrafo Alfred Eisenstaedt, “lo más importante no es la cámara, sino el ojo”. Nosotros escogemos el instante de nuestra vida que queremos fotografiar para la posteridad. Una manera particular de disfrutar el presente.

En mi libro “La vida es una piñata” explico cómo la verdadera fiesta de celebración es vivir el presente y descubrir qué nos deparará esa caja de sorpresas.

Los sentimientos positivos nos rodean de optimismo, mientras que los negativos nos impiden concretar la satisfacción personal. Las emociones ejercen una gran influencia en nuestra percepción del mundo.

El poeta Pablo Neruda afirmaba que “algún día en cualquier parte, en cualquier lugar indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y esa, solo esa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas”.

Para disfrutar los caramelos de la piñata y las oportunidades que nos brinda la vida, debemos estar abiertos y eliminar los bloqueos emocionales. Los sentimientos positivos nos rodean de optimismo, mientras que los negativos nos impiden concretar la satisfacción personal. Las emociones ejercen una gran influencia en nuestra percepción del mundo.

Controlar sus consecuencias, las buenas y las malas, se convierte así en un hábito estimulante que puede cambiar nuestras vidas. El pintor Vincent Van Gogh, capaz de reflejar su presente a través de las pinceladas, decía: “No olvidemos que las pequeñas emociones son los grandes capitanes de nuestras vidas y las obedecemos sin darnos cuenta”.

Gracias a la inteligencia emocional podemos vivir el presente, superar el pasado y fotografiar los pasos decisivos que damos hacia el futuro.

POR ISMAEL CALA

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

admin

Un arquitecto jubilado.Aprendiz de todo, oficial de nada.Un humano más.Acá, allá y acullá.Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.Desde Asunción/Paraguay.(Correo:laovejacien@gmail.com) (Twitter:@jotaefeb) (Instagram:JAVIER_FDZ_BOGADO)

Trabajo, seriedad y respeto.

Mis padres me enseñaron tres cosas fundamentales: que para poder estar orgulloso de ti mismo y ser alguien hace falta trabajar; que es preciso actuar con seriedad; y que debes respetar a los demás para recibir respeto a cambio. Trabajo, seriedad y respeto. “Si haces estas tres cosas, podrás ser alguien en la vida”, me dijeron. (Zinedine Zidane)

archivos

estadísticas

  • 2,588,916 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Sígueme en Twitter

el clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

Peichante-Py en FB

A %d blogueros les gusta esto: