está leyendo ...
.

El poder y el gobierno

Una de las fascinaciones recurrentes de los administradores es construir el poder desde el gobierno. Aprovechar el manejo de los recursos y la administración en su conjunto, para desde ahí mantener el control de la cosa pública. Algunos dirán que es eso finalmente la verdadera esencia del poder en democracia. Lamento afirmar lo contrario. Pudo haber sido la concepción de un tiempo donde poder y gobierno eran una misma cosa, pero no ahora en que el ciudadano posee una fuerza de influencia jamás conocida, y las agrupaciones en su conjunto modeladas bajo un sistema en entredicho no pasan de ser más que una piara devoradora de los mejores propósitos.

Llegar al poder en estas circunstancias resulta por lo tanto una tarea sin trascendencia colectiva y se reduce al mejor ejercicio del poder como razón de Estado sostenido en principios generalmente autoritarios e injustos. Si el argumento es mantenerse en el poder a cualquier costo, no importan los medios para alcanzar ese propósito, que en realidad debería estar al servicio de proyectar un legado de más democracia, más justicia y más dignidad ciudadanas. Sin eso, todo poder es vacuo, intrascendente e inútil. A lo largo de nuestra experiencia latinoamericana hemos visto que la única fidelidad real ha sido con el poder y no con el gobierno administrador de capacidades, talentos y potencialidades. En estas condiciones el concepto del legado es vago y difuso, haciendo que mantenerse en el poder consuma todas las energías políticas de gobiernos que hacen uso de la historia, la manipulación consuetudinaria y la arbitrariedad como construcción del miedo al poder de turno. A lo que único que es fiel es por lo tanto al poder arbitrario en sí mismo.

Este modelo no es sin embargo sostenible en el tiempo. La falta de atención a la realidad acaba con consumir sus mejores energías y las contradicciones entre el discurso y la acción real generan más temprano que tarde decepciones y confrontaciones. Cuando esto acontece, el poder que se difumina ataca a los representantes de los otros poderes, a los que acusa de golpistas y de cipayos al servicio de intereses locales o extranjeros. Jamás una autocrítica, nunca una mirada hacia el interior de una administración cuyo único objetivo era sobrevivir en el poder para disfrutar de sus ventajas y posibilidades.

El fracaso de los gobiernos sostenidos sobre esa lógica y la tendencia a fortalecer la idea patrimonialista del Estado terminan generando más pobreza y peor aún: pérdida de oportunidades para todos.

Ahora que muchos países ingresan en una lógica más realista y deben reparar el Estado como un avión en vuelo, muchos de estos temas y excesos emergen demostrando el daño en general al país que han hecho gobiernos a los que solo les movió la idea de sostenerse en el poder a cualquier precio y no la administración de las capacidades y oportunidades para lograr el desarrollo de sus pueblos.

Queda el aprendizaje cívico de estos momentos históricos de nuestra América, pero jamás será posible saber su impacto, si la educación y el desarrollo de una cultura crítica han padecido de la persecución sostenida por estos gobernantes cuyo único interés ha sido el poder y nunca el gobierno ni las oportunidades que tuvieron.

Estaban tan distraídos en sostenerse en el poder, escuchando sus grandilocuentes discursos, que perdieron sintonía con la gente y terminaron en corrupción, derrochando los recursos de todos.

Es tiempo de entender estos cambios y actuar en consecuencia. Si solo importa el poder y no el gobierno, ya se sabe cómo terminarán los poderosos de ocasión y el país en su conjunto.

Benjamin Fernandez Bogado

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

admin

Un arquitecto jubilado.Aprendiz de todo, oficial de nada.Un humano más.Acá, allá y acullá.Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.Desde Asunción/Paraguay.(Correo:laovejacien@gmail.com) (Twitter:@jotaefeb) (Instagram:JAVIER_FDZ_BOGADO)

Trabajo, seriedad y respeto.

Mis padres me enseñaron tres cosas fundamentales: que para poder estar orgulloso de ti mismo y ser alguien hace falta trabajar; que es preciso actuar con seriedad; y que debes respetar a los demás para recibir respeto a cambio. Trabajo, seriedad y respeto. “Si haces estas tres cosas, podrás ser alguien en la vida”, me dijeron. (Zinedine Zidane)

archivos

estadísticas

  • 2,588,916 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Sígueme en Twitter

el clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

Peichante-Py en FB

A %d blogueros les gusta esto: