está leyendo ...
.

El efecto Kaepernick

“Para un niño de color de cinco, seis o siete años que vive en los Estados Unidos es un shock descubrir que esa bandera a la que debe respeto y lealtad no devuelve los mismos valores a los negros”.

Las palabras del escritor afroamericano James Baldwin no conmovieron lo suficiente en un debate televisivo con su colega conservador William Buckley Jr. quien negaba la existencia de un sistema racista en EEUU en plena década de los 60.

Tres años después de aquel debate un poco más hacia el sur, en los Juegos Olímpicos de México 68, el mundo sería testigo de una imagen que sería ícono en la historia del deporte. El corredor estadounidense Tommy Smith había quebrado el récord mundial para ganar los 200 metros. Su compatriota John Carlos se quedó con el bronce y el australiano Peter Norman con la medalla de plata. Los norteamericanos quienes subieron sin calzados y medias negras para representar la pobreza de los negros en su país, alzaron el puño con guante negro, el saludo del “Black Power”. Nada de esto sorprendió a Norman quien también era un crítico de la política de la Australia Blanca. Fue idea del australiano, cuando en la espera antes de la ceremonia de premiación se percató Carlos que se había olvidado de sus guantes, que compartan el par de Smith para que ambos puedan realizar el saludo.

Mientras sonaba el “The Star-Spangled Banner”, el himno estadounidense, los puños de los norteamericanos y sus cabezas gachas mandaban un mensaje que siempre incomoda a los organizadores: la mezcla de política y deporte. El abucheo de todo el estadio sería la entrada de una durísima sanción: los estadounidenses fueron expulsados de los Juegos y denigrados en su país. “Más rápido, más alto y más fuerte es el lema de los Juegos pero más rabioso, más repugnante y más feo describe lo que pasó en Ciudad de México” sentenciaba la revista Time. Norman también fue castigado. A pesar de haber marcado los tiempos de clasificación, el Comité australiano no lo llevó a Munich 72.

Este 2016, año de muerte de Cassius Clay quien fue vilipendiado antes de ser reconocido como el atleta del siglo pasado, marcó un click para los atletas afroamericanos cuando Colin Kaepernick, mariscal de campo de los San Francisco 49ers, decidió sentarse en un amistoso el mes pasado durante el himno –rito que se cumple en todos los deportes en EEUU desde la primaria hasta la profesional- por los sucesos donde policías blancos mataron a negros con el gatillo fácil. “No mostraré orgullo por una bandera de un país que oprime a los negros. Hay cosas más importantes que el football”. La crítica fue feroz porque había ofendido a la patria un privilegiado que gana 19 millones de dólares al año. Un ejecutivo de la poderosa National Football League (NFL) lo llamó traidor. Una lesión cerebral era lo más suave que le deseaban en las redes sociales. Para el siguiente partido, decidió arrodillarse y justificó su medida mencionando que no era contra los que lucharon por el país sino los abusos que iniciaron el movimiento “Black Lives Matter”.

Una industria acostumbrada a que la estrella negra no se meta en asuntos sensibles. El mejor ejemplo fue durante mucho tiempo Michael Jordan. Consciente que unas declaraciones políticamente incorrectas podrían incidir en la venta de sus Air Jordans jamás utilizó su poder de mejor jugador de la historia para sentar postura a favor de la colectividad afroamericana. Algo que siempre le reclamó su comunidad al astro de los Chicago Bulls. Ese mismo Jordan dejó la indiferencia antes los sucesos policiales y emitió un comunicado con una idea central que englobaba su pasado: Ya no puedo quedarme en silencio.

La NFL inició el fin de semana pasado. En el partido inaugural hubo réplica de la protesta de Kaepernick. Este domingo no era cualquier domingo. Era 11 de septiembre. A 15 años del atentado a las Torres y al Pentágono. Igual hubo jugadores que se unieron a la protesta. Eric Reid, Jeremy Lane y Brandon Marshall. Este último perdió un sponsor por dicha actitud. En el juego entre Seattle Seahawks y Miami Dolphins, cuatro jugadores del visitante no se pararon durante el himno. Todo lo contrario fue lo demostrado por los halcones marinos, donde se entrelazaron para demostrar unidad. Una iniciativa de uno de sus capitanes, Michael Bennett, el apoyador afroamericano. “Lo charlamos mucho, grupal e individual, nada de votación. Hasta vino un psicólogo. La colaboración es lo mejor que puede hacer el humano”. Kaepernick, quien perdió la titularidad la temporada pasada, volvió a arrodillarse en el debut del equipo ante Los Angeles Rams. Su camiseta es la más vendida en el inicio de esta temporada.

por Daniel Chung

https://ejempla.com/actualidad/el-efecto-kaepernick

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

admin

Un arquitecto jubilado.Aprendiz de todo, oficial de nada.Un humano más.Acá, allá y acullá.Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.Desde Asunción/Paraguay.(Correo:laovejacien@gmail.com) (Twitter:@jotaefeb) (Instagram:JAVIER_FDZ_BOGADO)

Trabajo, seriedad y respeto.

Mis padres me enseñaron tres cosas fundamentales: que para poder estar orgulloso de ti mismo y ser alguien hace falta trabajar; que es preciso actuar con seriedad; y que debes respetar a los demás para recibir respeto a cambio. Trabajo, seriedad y respeto. “Si haces estas tres cosas, podrás ser alguien en la vida”, me dijeron. (Zinedine Zidane)

archivos

estadísticas

  • 2,588,916 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Sígueme en Twitter

el clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

Peichante-Py en FB

A %d blogueros les gusta esto: