está leyendo ...
.

Los procesos del aprendizaje social

Aprendemos constantemente, eso es maravilloso. La identificación de esa posibilidad produce un cauce extenso de crecimiento. Para que así suceda hay que considerarla de esa forma. Para ello es determinante sentirnos eternos aprendices. Por lo cual, cuanto más creemos saber más necesaria se torna la detención por un instante, para descubrir que probablemente apenas hemos dado unos pasos en el caudaloso bosque del conocimiento. La parada es obligatoria para evitar cualquier tipo de grandilocuencias.

Y nos dispone para hallar el copioso trayecto que voluntariamente queremos recorrer. Entonces el continuar asombrándonos no tiene vencimiento temporal y depende de la intencionalidad de quien está dispuesto a superarse día a día. Y esto requiere darle su lugar a lo que nos deja una experiencia o a lo que nos está mostrando o a lo que nos quiere decir; dado que ayuda a liberar las emociones, a expresarlas, a compartirlas y permite ahondar en la creación de las opiniones que puedan sucederse al respecto.

Es intensa la unión que existe entre todo movimiento y su necesario descanso. El complemento entre ambos se mantiene inalterable cuando encuentran las razones para sostenerse en el camino. Es lo que facilita la chance de reforzar lo que nos estimula y dejar de lado lo que no nos hace bien. Podemos recrear aquello de avanzar y parar, y recargar energías, para corregir algo, para mirar hacia atrás y sorprenderse hasta dónde se ha llegado, para dialogar con quienes pueden fortalecernos con sus palabras, para agradecer, para invitar a otros a que se unan y de esa forma disfruten el acto de compartir.

Hay que creer en el refuerzo sostenido de los valores que nos dignifican y nos hacen parte de un sistema amplio y con enormes senderos.

Albert Bandura, psicólogo canadiense, nacido en Alberta en el año 1925, es uno de los más prestigiosos investigadores sobre el aprendizaje y su teoría aborda el tema con una profunda mirada hacia lo social. El maestro sostiene que “muchas conductas estereotipadas son producto de procesos como el refuerzo, el aprendizaje por observación y la autorregulación”. Tiene un sitial especial la capacidad de retroalimentar lo que nos engrandece. Vale el doble esfuerzo, el ímpetu permanente para dejar una huella donde estamos.

Hay que creer en el refuerzo sostenido de los valores que nos dignifican y nos hacen parte de un sistema amplio y con enormes senderos. Debemos reforzarnos interiormente, y para ello debemos creer en los demás y por supuesto en nosotros mismos, en la belleza natural que se presenta como inteligencia y que es propia del ser humano.

Y así como una niña o un niño necesitan contar una y otra vez del uno al diez para sembrar en su memoria la base de un mundo matemático por venir, de esa misma forma podemos reforzar las buenas acciones que están a nuestro alcance y así hermosear el espíritu social al cual pertenecemos.

No nos podemos cansar, ahí renace la idea del equilibrio entre el desplazarse y la quietud reparadora. En ambos momentos los ejemplos están expuestos a la observación, ¡y vaya cómo aprenden los niños con el solo hecho de mirar!, es que el poder de la observación enseña. Aprendemos en todo acto y enseñamos con lo que hacemos. Y en ese proceder se expresa el respeto a las pautas que hemos acordado al convivir. Es cuando cada uno comprende el valor que las mismas poseen y lo testimonia con sus acciones.

Por Marcelo A. Pedroza

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Un comentario en “Los procesos del aprendizaje social

  1. Pilares para la sociedad

    Lo importante es participar. Y desde esa acción que se genera al estar en el lugar esperado, realizando la actividad que uno se ha propuesto, es posible entregar lo que surge desde el interior del ser. El foco central debe estar amparado por el sentido que se le da a lo que se está viviendo.

    Recientemente en el Vaticano se hizo el primer encuentro internacional denominado “El deporte al servicio de la humanidad”, al cual asistieron atletas de todo el planeta, hombres y mujeres de diferentes religiones, miembros de las Naciones Unidas, incluido su secretario Ban ki-moon y también estuvo el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach. Todos emitieron sus pareceres, fueron escuchados, pudieron intercambiar experiencias e ideas acerca de la relevancia del mundo deportivo.

    Ese espacio maravilloso generado por el ser humano, esa innumerable gama de ejercicios logrados por el espíritu de millones de ellas y ellos, penetrado en la historia personal de cada uno de sus actores, es una masa pulmonar gigantesca que oxigena el espectro social global.

    Es el aire que circula dispuesto a contagiar la vitalidad de quien se atreve a superarse a sí mismo y eso genera aquel que trata de jugar lo mejor posible y lo hace con nobleza. La capacidad atmosférica es ilimitada e inclusiva hacia todos aquellos que se disponen a ser protagonistas, y la impronta tendrá tantas características como individuos la pongan en práctica.

    Es la visión del compromiso la que más fuerza le otorga al concepto del juego, contemplado este último, como el promotor de la creación de los desafíos a los que se dirige el ser humano.

    Es que construyen un escenario positivo los que se comprometen a dar de sí lo que han cultivado y lo hacen participando noblemente a través del deporte. Esto puede trasladarse a todos los ámbitos donde las personas desarrollan sus vidas.

    Se producen naturales conexiones entre los términos expuestos precedentemente, y son tantas deducciones como criterios cada cual pueda tener. La sociedad es un ente genérico que vive indudablemente a través de la piel de quienes están en ella. Es que cada ciudadano se constituye en una capa de tejido resistente y flexible que cubre y protege el cuerpo social.

    El papa Francisco inauguró el evento y en sus palabras de apertura recalcó la necesidad de ser auténticos y leales tanto en el deporte como en la vida. También destacó la importancia de apoyar todas las iniciativas que permitan el acceso al deporte en condiciones dignas.

    El mensaje del Sumo Pontífice estimula a valorar al juego como una forma de crecer dentro de la comunidad a la que se pertenece. El aprendizaje existe en todas las circunstancias y se puede alimentar con los principios del comportamiento deportivo que fueron tratados durante el acontecimiento mencionado, y por los cuales también es viable el crecimiento en todos los órdenes de la existencia humana. Ellos son la compasión, el respeto, el amor, la educación y la alegría. Pilares centrales para la convivencia entre las personas.

    Por Marcelo A. Pedroza

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 17 octubre, 2016, 15:27

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

admin

Un arquitecto jubilado.Aprendiz de todo, oficial de nada.Un humano más.Acá, allá y acullá.Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.Desde Asunción/Paraguay.(Correo:laovejacien@gmail.com) (Twitter:@jotaefeb) (Instagram:JAVIER_FDZ_BOGADO)

Trabajo, seriedad y respeto.

Mis padres me enseñaron tres cosas fundamentales: que para poder estar orgulloso de ti mismo y ser alguien hace falta trabajar; que es preciso actuar con seriedad; y que debes respetar a los demás para recibir respeto a cambio. Trabajo, seriedad y respeto. “Si haces estas tres cosas, podrás ser alguien en la vida”, me dijeron. (Zinedine Zidane)

archivos

estadísticas

  • 2,588,916 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Sígueme en Twitter

el clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

Peichante-Py en FB

A %d blogueros les gusta esto: