Universidad Georgetown se disculpa por la esclavitud

La Universidad Georgetown dará preferencia en admisiones a descendientes de esclavos de los que se sirvió en el pasado.

La Universidad de Georgetown dará preferencia en admisiones a los descendientes de esclavos que fueron propiedad de los Jesuitas de Maryland, como parte de su esfuerzo por disculparse por la venta de esclavos anunció el presidente de la universidad jesuita con sede en Washington, D.C.

 

El presidente de la Universidad, John DeGioia, hizo el anuncio al divulgar las recomendaciones de una comisión de la institución educativa creada el año pasado para estudiar los vínculos de Georgetown con la esclavitud.

La Universidad también planea establecer un instituto para el estudio de la esclavitud y crear un monumento en honor de los esclavos de lo que Georgetown se benefició.

“Debemos reconocer que la Universidad Georgetown participó en la institución de la esclavitud”, dijo DeGioia en una reunión en el campus el jueves. “Hubo esclavos aquí en esta cima hasta la emancipación en 1862”, agregó.

En 1838, dos sacerdotes que se desempeñaron como presidentes de la Universidad orquestaron la venta de 272 hombres, mujeres y niños por 115.000 dólares o el equivalente a 3,3 millones de dólares en el valor actual, para pagar deudas de la institución educativa.

Los esclavos fueron enviados de plantaciones jesuitas en Maryland a Louisiana, “donde trabajaron bajo condiciones terribles” y las familias fueron separadas, de acuerdo con el informe emitido por la comisión universitaria.

La Universidad se pondrá en contacto con esos descendientes y los reclutará y tendrán las mismas ventajas en admisiones que aquellos cuyos padres asistieron a Georgetown, dijo DeGioia.

Anuncios

Un pensamiento en “Universidad Georgetown se disculpa por la esclavitud”

  1. ¿Y SI CLINT EASTWOOD TUVIERA RAZÓN?

    En la genial novela de de Philip Roth, La mancha humana, la vida del decano universitario Coleman Silk se desmorona tras interesarse por dos estudiantes que han faltado a todas sus clases, “¿Conoce alguien a estos alumnos? ¿Tienen existencia sólida o se han desvanecido como negro humo?” pregunta en el aula. Desgraciadamente para Coleman, uno de los aludidos resulta ser afroamericano y, cuando llega a sus oídos la pregunta, la interpreta como un ataque racista. Aunque no había ánimo ofensivo en sus palabras, puesto que jamás había visto al estudiante, Silk es acusado de racista, cesado como decano y despedido. Sin otra universidad dispuesta a contratarlo, su economía familiar se deteriora rápidamente. Padece el rechazo de la comunidad, el repudio de amigos y conocidos y, en el colmo de la desdicha, su esposa sufre una apoplejía a causa del estrés y fallece.

    https://benegasyblanco.com/2016/11/18/y-si-clint-eastwood-tuviera-razon-hacia-una-sociedad-adolescente/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s