está leyendo ...
.

Sociedad a oscuras

Hoy vivimos saturados de las peores noticias, muertes, violaciones, asaltos, propaganda recargada de justicia por mano propia, un Estado ausente para impedir no solo la violencia directa sino la que se sigue gestando. Y los responsables por la seguridad, ¿tendrán miedo? Tener miedo no es malo, porque es una alarma para proteger la vida, pero de manera exagerada puede convertirse en una enfermedad. El miedo actual no es fortuito, ni nace por el que delinque solamente, el miedo es un arma política, de manipulación, de control de la población. Si ya cargábamos con los miedos individuales ahora los colectivos, sin saber exactamente a qué o a quiénes tememos, crecen a un ritmo vertiginoso. Hay gente cada vez más sobresaltada. El miedo puede convertirse en pánico, en duda, en confusión, y frenar la energía y claridad que todo pueblo debe tener para reclamar una sociedad mejor administrada.
Tal como un producto material, el miedo se puede fabricar y vender con éxito. Por eso también el marketing espiritual, los gurús, los motivadores profesionales tienen tantos seguidores, la gente busca sentirse segura; pero solamente rezar, tomarse de las manos, abrazarse sin involucrarse con la realidad no sirve.

No es correcto promover las armas ni matar a los ladrones, confundiendo la defensa propia con el sentido de la justicia que podamos tener (aún aquel más egoísta). La vida no es de ningún superhéroe. Cada caso será analizado legalmente. Vean lo que sucede ahora con el médico paraguayo que mató al ladrón, las pruebas están revelando una historia diferente a la que él detalló.

La eterna búsqueda del ser humano es vivir la libertad, el amor y la paz. Pero hay que ponernos de acuerdo, nadie llega solo ni excluyendo, mucho menos negando la realidad por más cruda que sea.

El rating de muchos informativos (públicos y privados) se sirve del miedo para manejar la emoción inmediata, la psiquis del ciudadano. Cuando esto sucede terminamos en una especie de estado de sitio por propia voluntad, nos encerramos en casa como si fuera un búnker. Aquí todavía circulamos, pero hay ciudades del mundo donde cada vez las personas se aíslan más.

Sin embargo, no olvidemos nuestra historia, el miedo que heredamos de la dictadura. ¿Dónde está el apoyo del vecino, del compañero de trabajo, del desconocido por mera humanidad y solidaridad? No siempre está y por temor.

En la comunicación masiva, la psicología, la sociología y otras ciencias sociales y humanas, se conoce muy bien el cómo y para qué instalar el pavor, el susto. Por eso hay reportes noticiosos que no salen de la tragedia y la morbosidad, sin concluir en algún análisis esperanzador.

No podemos vivir con miedo permanente. No es fácil pero hay que seguir, salir, relacionarnos, informarnos; nuestros hijos, la juventud, heredarán la valentía y herramientas que demostremos o lo contrario. Les dejo un párrafo de La historia sin fin, sin dudas, un libro para releer:

–“Bastian susurró: “¿Es esto el final?”.

–“No” –respondió Hija de la Luna–.

–¿“Y por qué está todo tan oscuro?”.

“Los comienzos son siempre oscuros, Bastian”.

Por Lourdes Peralta

 

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

admin

Un arquitecto jubilado.Aprendiz de todo, oficial de nada.Un humano más.Acá, allá y acullá.Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.Desde Asunción/Paraguay.(Correo:laovejacien@gmail.com) (Twitter:@jotaefeb) (Instagram:JAVIER_FDZ_BOGADO)

Trabajo, seriedad y respeto.

Mis padres me enseñaron tres cosas fundamentales: que para poder estar orgulloso de ti mismo y ser alguien hace falta trabajar; que es preciso actuar con seriedad; y que debes respetar a los demás para recibir respeto a cambio. Trabajo, seriedad y respeto. “Si haces estas tres cosas, podrás ser alguien en la vida”, me dijeron. (Zinedine Zidane)

archivos

estadísticas

  • 2,588,916 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Sígueme en Twitter

el clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

Peichante-Py en FB

A %d blogueros les gusta esto: