está leyendo ...
.

Los dueños de la democracia

Dilma Rousseff fue removida de la presidencia del Brasil tras un juicio político que agotó todas las instancias previstas por la Constitución brasileña. En su artículo 85, dicha carta magna establece que “constituyen delitos de responsabilidad los actos del Presidente de la República que atenten contra la Constitución Federal”, en especial, puntualiza entre otras causales, contra “la probidad en la Administración… y

El Senado, en base al libelo formulado por la Cámara de Diputados, acusó formalmente a la hoy ex presidenta de haber dispuesto una serie de gastos públicos sin la previa aprobación del Congreso y de haber maquillado la contabilidad pública para hacer pasar desapercibidos préstamos ilegales de bancos estatales, entre ellos el Bndes, el principal músculo financiero oficial destinado al desarrollo. Hay varias interpretaciones sobre el destino de esos fondos. Se dice que Dilma los usó para forzar la baja de los tipos de interés vigentes en Brasil, que tiene el tercer spread bancario (diferencia entre las tasas pasivas y activas) más alto del mundo después de Madagascar y Malawi, concretamente un 22% en 2014 según el Banco Mundial.

La otra lectura dice que la Rousseff intentó paliar con ese dinero el déficit fiscal, una jugada al límite pero aún dentro de lo legal según interpretó la ex mandataria.

Cualquiera sea la verdad, Brasil se está moviendo, por imperio de Dilma y el PT, dentro de cifras negativas: déficit fiscal de 10,4% sobre el PIB en 2015, contracción de la economía en casi 8% en dos años, inflación de más del 9% y una deuda pública equivalente al 70% del PIB el 65% de la cual está indexada a la tasa de política monetaria del Banco Central del 14,25 anual.

Estos y otros muchos indicadores, trazaron un escenario rojo intenso para Dilma que debió enfrentar un Congreso sulfurado por el “puenteo” en el manejo del déficit y las iras de la banca privada que se sintió agredida por la muñequeada con las tasas. Y como frutilla sobre la torta, un año atrás un sondeo de Ibope revelaba que el 68% de los brasileños desaprobaba la gestión del Dilma y sólo el 9% le daba su conformidad. Cifras catastróficas, políticamente hablando.

El “impeachment” tenía un camino ya trazado. Primero la acusación, luego la suspensión en sus funciones y finalmente el juicio que casó a Dilma Rousseff el mandato presidencial que por segunda vez había recibido en las urnas.

Durante todo el proceso y al dar su mensaje final, Dilma habló de “golpe de Estado”, descalificando el mecanismo constitucional que cortó su carrera y cargando contra todos aquellos que no comulgan con su postura. No tardaron en cerrar filas Nicolás Maduro (hundido en una crisis terminal en su país), Rafael Correa que aspira a la reelección indefinida y Evo Morales que va por lo mismo. Coloridos personajes que se consideran dueños de la democracia y que responden con insultos y agresiones a quienes piensan diferente.Una galería que se achica cada día un poco más

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La frase

“La muerte no existe, la gente solo muere cuando es olvidada; si puedes recordarme, siempre estaré contigo”.1/12/16
.“Eva Luna”, Isabel Allende

archivos

estadísticas

  • 2,584,252 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

calendario

septiembre 2016
D L M X J V S
« Ago   Oct »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Peichante-Py en FB

A %d blogueros les gusta esto: