está leyendo ...
.

El mundo se ha vuelto una aldea

Sesenta años atrás, McLuhan afirmó que el mundo se convertiría en una aldea. Habló de cómo los medios de comunicación, especialmente la televisión, iban a cambiar nuestra cultura y costumbres. Entonces, nadie le creyó ni le hizo caso. Hoy, con internet, nos damos cuenta de cómo avanzaron las comunicaciones, haciéndonos compartir experiencias, conocimientos, ideas y pensamientos, a una velocidad impensable en otros tiempos.
Vivimos en épocas en que hay una cantidad impresionante de información, pero escaso conocimiento. Los profesores de literatura ya no pueden conseguir que los jóvenes lean libros completos de los clásicos. ¿Quién puede devorar totalmente, por ejemplo, Don Quijote de la Mancha? ¿o las obras de Shakespeare? Si todo se puede encontrar en internet. Para qué perder tiempo, leyendo o recabando informaciones en las bibliotecas. Ocurre que para disfrutar realmente de una obra literaria hay que poner atención, reflexión y concentración. Hay que ubicarse en el tiempo y en el escenario, usando la fantasía. Eso fue lo que hicimos, en nuestra juventud y en épocas de estudiantes, tratando de leer la mayor cantidad de clásicos. Gracias a eso, enriquecimos el lenguaje y pudimos escribir correctamente. Los errores que se cometen hoy día en los mensajes de texto son insoportables para quienes hemos buscado y procurado bastante para lograr hablar y escribir en un correcto castellano. ¿Cómo será que se enseña hoy el arte del lenguaje en escuelas y colegios?

Ya se cree que los periódicos en papel irán desapareciendo lentamente, ya que todo es digital, en la actualidad. La gente lo resuelve todo a través de su teléfono móvil, que tiene mil chiches y es de última generación. También los chicos consultan sobre cualquier tema en Google: al instante y en la pantallita, está todo. ¿Desaparecerán también los libros? En estos momentos si leemos a los pequeños los cuentos de Caperucita Roja, por ejemplo, quedarían con la boca abierta preguntándonos por qué la niña del cuento no llamó a la abuela, por su celular, a avisarle del peligro del lobo feroz. Y cuántas otras situaciones que quedaron totalmente desfasadas por la aparición de las herramientas tecnológicas. Algunos nostálgicos pensamos que ya no podemos relatar esos cuentos clásicos, porque ya no tienen sentido. Sin embargo, hay que preguntarse si no hemos matado en las criaturas esa capacidad de asombro, de goce y de disfrute, que desarrollamos en nuestra infancia.

Nadie discute los beneficios de Google, Twitter, Facebook o skype en el periodismo, la educación, las empresas, industrias, comercios, políticas y economías. Como sostuvo McLuhan, el mundo es una aldea, porque estamos todos juntos y muy cerquita, uno del otro, sin mediar distancias. Podemos conectarnos con personas que están en Europa, Asia, Lejano Oriente como si fuera que están aquí mismo. El Papa, el presidente de los Estados Unidos o los actores famosos están en las redes y pueden ser nuestros amigos. Unas décadas atrás, ¿cómo podíamos imaginar esto? Parece un verdadero milagro.

Nicolás Carr era un lector voraz de cuantas obras llegaban a su mano. Cuando apareció el ordenador, se puso a navegar por la red, de mañana, tarde y noche. Poco a poco, dejó de interesarse por los libros, porque ya no podía concentrarse. Muy preocupado dejó Boston y fue a instalarse en una cabaña de Colorado, donde escribió su famoso libro: “¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes”? En él plantea los peligros de que se esté atrofiando nuestro cerebro por haberse vuelto esclavo de la tecnología. En fin, queda mucho trabajo para la neurociencia, que tendrá que develar, en el futuro, qué daños produce en la mente, sobre todo sobre si se atrofian o no las neuronas, por la adicción a la tecnología moderna.

Por Blanca Lila Gayoso

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

2 comentarios en “El mundo se ha vuelto una aldea

  1. El nuevo hombre “herbívoro”

    En la escuela nos enseñaban que la palabra herbívoro era aplicable solo a los animales que se alimentaban de vegetales, sin embargo, desde el 2006, gracias a la socióloga japonesa Maki Fukusawa, este término amplió su concepto y también abarcó a los hombres que eran “indiferentes hacia el deseo de la carne”. Su compatriota, el filósofo Masahiro Morioka, le dio un nuevo sentido a la idea y afirmó que los hombres herbívoros eran “los chicos buenos de una nueva generación, que no buscan agresivamente la carne, sino que prefieren comer hierba junto al sexo opuesto”.

    Hace unos días, en una publicación El Confidencial explicaba acerca de la preocupación del gobierno japonés sobre esta situación, ya que la tasa de natalidad en el país bajó de forma alarmante.

    Según los datos, el país del Sol Naciente tiene una de las tasas de longevidad más alta del mundo, que se aproxima incluso a los 90 años, sin embargo, en los últimos 5 años la natalidad cayó a 8,4 niños nacidos por cada 1.000 habitantes.

    Una de las explicaciones para este fenómeno es la crisis económica. Los hombres, cuya cultura les impone que deben ser quienes mantengan a la familia, los proveedores, no ganan lo suficiente para aceptar esa responsabilidad y entonces renuncian a formar una propia. Ellos no ven bien que la mujer pueda aportar dinero, ya que debe ser “la que se queda en la casa”.
    El gobierno, para comprender y tratar de dar una solución al problema efectuó encuestas y los resultados fueron sorprendentes, por no decir alarmantes: encontró que más del 40% de las personas de menos de 34 años, que deberían estar en plena función reproductiva jamás habían tenido una relación sexual. Y más, el 69% de los hombres y el 59% de las mujeres ni siquiera tenían pareja.

    La tecnología también tiene su cuota de responsabilidad en la problemática, ya que los jóvenes de hoy viven sumidos en los smartphones, logrando “intensas” relaciones virtuales que los dejan satisfechos. Escapan de la realidad, en tanto y por el contrario, las jovencitas inventan mil artilugios –incluso salen a la calle disfrazadas– para atraer a una posible pareja, pero sus esfuerzos casi siempre resultan vanos.

    La situación raya lo irracional pues incluso cuentan que en la estación de Akihabara, en Tokio, se popularizaron ciertas cabinas que tienen cortinas rosadas en las que los jóvenes –y también maduros– acuden, pero que para acceder a ellas forman interminables filas. Sorprendentemente, dentro no hay pornografía, ni es un acceso a un prostíbulo; tampoco se exhiben lo más reciente de la tecnología o lo más despampanante de la moda, no, allí los hombres van para engañar a su soledad.

    Con el dinero que tienen pagan una llamada telefónica para comunicarse con sus ídolos femeninos, cantantes o actrices famosas, con las que hablan de amor. Cuando se acaba el saldo de la tarifa, la llamada se corta y el tubo destila la más honda tristeza. A ellos solo les queda una cosa, la ilusión de que “ella” recuerde su nombre en la siguiente llamada.

    Pero Japón no es el único país que ve con preocupación los daños colaterales que causa en la actualidad la tecnología. Y es que esta avanza con una velocidad tan vertiginosa, que no le da tiempo a la sociedad para comprender el impacto que le causa. Y cuando se da cuenta, el problema ya se tornó obsoleto porque otro nuevo ocupa la atención en ese momento.

    España, por ejemplo, tomó conciencia de que sus jóvenes ya no salían de la casa y de que se pasaban todo el día delante del “ordenador”. No hacían actividad física, ni siquiera formaban nuevos amigos fuera de su burbuja. Hasta perdían el hábito de la higiene. Muchos de estos jóvenes comenzaron a ser tratados como si fueran drogadictos.

    El impacto tecnológico también está en Paraguay. Casi pareciera que no podemos respirar sin el celular. Las charlas –incluso los noviazgos– se desarrollan mediante el Whatsapp. No solo los adultos, no solo los jóvenes, sino que también los niños ya cayeron contagiados de esta epidemia.

    El virus de la tecnología enfermó a la sociedad y no estamos conscientes de las consecuencias porque el mal es nuevo y no logramos entender los síntomas. A medida que avanza la enfermedad vemos que la nueva generación está perdiendo la capacidad de hablar. Los jóvenes gruñen, murmuran y los que aún practican el diálogo, lo hacen en un breve lapso.

    La sociedad de hoy cada vez tose con mayor frecuencia, pero aún no tiene fiebre. Los jóvenes viven hipnotizados con el celular, pero todavía no prefieren comer hierba junto al sexo opuesto.

    Debería haber campañas que nos despierten y que nos hagan ver que la tecnología existe para que el hombre la use y no para que esta se sirva del hombre.

    Por Alex Noguera

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 21 enero, 2017, 11:12
  2. ¿Cómo está America Latina digital?

    En América Latina un 63 por ciento de la población está conectada al internet. Sin embargo, solo un 4 por ciento de las páginas de Wikipedia están en español y la mayoría de los portales más visitados no son producidos en la región, indicaron especialistas en una conversación realizada en Washington.

    El evento en la sede del Consejo de las Américas, incluyó también la presentación de un reporte sobre es estado del desarrollo digital. Esta es un área que presenta muchas oportunidades y todavía algunos retos.

    Educación

    Uno de los retos en América Latina es el capital humano indicó Raúl Katz, investigador del Instituto de Tele-Información de la Universidad de Columbia.

    “En la región se gradúan alrededor de 150.000 ingenieros anualmente. China gradúa cerca de 500.000. ¿Cómo podemos alimentar el desarrollo?”, preguntó Katz trayendo a colación la importancia de la educación.

    Jorge Familiar, vice presidente para América Latina del Banco Mundial, expresó el interés por mejorar la capacitación en la región, y agregó que para hacer eso “necesitamos pensar en qué va a requerir la economía en 30 años”.

    No solo hace falta la conectividad y programas de computación, sino también el “entrenamiento de profesores en estas nuevas formas de enseñanza”.

    La educación además debe informar a los ciudadanos de las posibilidades y protecciones existentes en las plataformas digitales, dijo Eric Farnsworth, del Consejo de las Américas, agregando que “la confianza pública es crítica”.

    El analfabetismo digital, que en muchos países se clasifica como una división generacional, es otra de las causas a las que se atribuye que todavía exista un 38 por ciento de la población no conectada.

    Leyes y regulaciones

    A nivel gubernamental, los especialistas indicaron la necesidad de fomentar el desarrollo digital con legislaciones que promuevan innovación e inversión en infraestructura. Según Katz la “industria de las telecomunicaciones en la región representa 69 billones de dólares, de los cuales 80 millones van exclusivamente para pagos de impuestos de producción”.

    El investigador también mencionó iniciativas en países como China y Australia donde los gobiernos ofrecen subsidios para quienes no tienen dinero para servicios de internet. Esta según Katz, es una de las razones por las cuales todavía un 38 por ciento de la población en América Latina no está conectada a las redes.

    Contenidos

    El otro reto es falta de contenidos originados localmente o en español.

    Según un estudio del Instituto de Tele-Información de la Universidad de Columbia, solo un cuatro por ciento de las páginas de Wikipedia están en español. Katz indicó además que entre los portales más visitados por usuarios en América Latina, un 80 por ciento son producidos fuera de la región.

    Los especialistas coincidieron en que los interesados en el desarrollo digital deben poner más atención a la producción de contenidos y no tanto al consumo.

    Redes Sociales

    Los latinoamericanos son muy activos en las redes sociales y en muchos países estos medios están relacionados a movimientos sociales y políticos. Es el caso de Venezuela, que a pesar de no sobresalir en los listados de desarrollo digital, es una de las naciones del continente más activas en los medios sociales.

    A nivel regional, Facebook continua dominando el mercado. Este portal es el punto de entrada a la red para aproximadamente un 80% de los usuarios de internet.

    Estados Unidos como catalizador

    La Subsecretaria de Desarrollo Económico, Energía y Medioambiente estadounidense, Cathy Novelli, habló sobre la iniciativa Conexión Global que tiene como objetivo conectar a internet 1.5 billones de personas para el año 2020.

    La representante del Departamento de Estado indicó que la conectividad era el primer paso, pero que también es necesario tener proveedores de la señal de internet, así como productos y contenidos de intercambio.

    Argentina fue el primer país que se enlistó para participar de esta iniciativa a pesar de que el país tiene muy buenos niveles de conectividad. La funcionaria citó como ejemplo las reuniones que la Comisión Federal de Comunicaciones ha realizado con funcionarios del país latinoamericano para intercambiar ideas sobre regulaciones.

    Reconociendo las situaciones particulares de libertad de internet en la región, la funcionaria invitó a analizar este derecho también como el acceso a las grandes cantidades de datos que todos estamos generando diariamente.

    “Tenemos la capacidad de analizar toda esa información, para avanzar en medicina, agricultura, y pesca para dar unos ejemplos. Esto es parte de la libertad de internet. Está el aspecto de la privacidad, que es crítico, pero también tenemos que poder beneficiarnos de estas colecciones de datos digitales”

    Novelli indicó que el desarrollo digital requiere más que soporte gubernamental ya que la industria privada es quien por lo general “trae la innovación y la implementación. Nosotros somos los catalizadores”.

    “Adoptar la vida digital” un reporte de Telefónica

    Durante este evento, la empresa española Telefónica presentó su reporte “Adoptar la vida digital”, un estudio global sobre el desarrollo digital.

    Según este documento, considerando el desempeño económico de América Latina, hay un gran progreso en el ámbito digital, en especial en Colombia, Chile y México.

    “La economía digital es una gran oportunidad en todo el continente americano. Tanto los países industrializados, como los que no, dependerán muy pronto en su infraestructura de la economía digital”, indicó el representante de Telefónica Carlos Lopez Blanco.

    El informe que presentó su empresa, se basó en 50 indicadores agrupados en tres categorías: apertura digital, confianza en la tecnología y espíritu empresarial. Este análisis no fue basado en la infraestructura física de cada país sino en las relaciones entre el nivel de desarrollo, el Producto Interno Bruto y los habitantes de cada nación.

    “Es una herramienta para entender el cambio y la digitalización, para ser parte de la revolución digital y tomar ventaja de las oportunidades que se presentan”, agregó Lopez Blanco.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 25 octubre, 2016, 19:11

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La frase

"Ser amado profundamente por alguien te da fuerza, mientras que amar a alguien profundamente te da coraje."23/02/17
Lao-Tsé

el clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

admin

Arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

archivos

estadísticas

  • 2,645,987 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

Peichante-Py en FB

A %d blogueros les gusta esto: