está leyendo ...
.

El extraño caso del hombre que vive sin estómago

Esta semana les contaré de una persona que conocí, que se sale de cualquier molde y desafía las leyes médicas y sus propias limitaciones. Les diré que este hombre recorre América en bicicleta, desde el Caribe hasta Ushuaia, difundiendo su mensaje de lucha contra el cáncer. Esto ya es bastante decir, pero, acostumbrados a tanta gente que hace proezas similares, ya no nos llama tanto la atención.

Pero si les digo que Juan Dual no tiene estomágo desde hace 12 años, ya me leerán con más atención. Sin estómago, sin recto y sin colon, no solo se impone a una condición que parece imposible, sino que lleva ya recorridos unos 5.700 kilómetros.

Enfrentó a la muerte en tres ocasiones: la primera, a sus 13 años, cuando le informaron la posibilidad del 99% de padecer cáncer de colon. La segunda y la tercera, en la mesa de operaciones, cuando le extirparon recto, colon y estómago. El “gordito feliz” bajó de 106 kilos a 57 en 30 días y cuando otro cualquiera, quizás como yo o quizás como usted, se hubiera dedicado a sobrevivir, él caminó, corrió y encontró la bicicleta.

Se impuso la loca meta de atravesar Latinoamérica en dos ruedas, diciendo que se puede contra el cáncer, que se puede cuando parece que ya no se puede. Que se puede a pesar de comer (las pocas cosas que le permite su condición) cada media hora e ir al baño en un tiempo similar. Que se puede sin estómago, pero no sin ideales, sin fuerza interior, sin mensaje. Va solo, pero en cada lugar que llega encuentra una familia que lo recibe.

Dice que los planes van y vienen, que la carretera decide el día y el día siguiente. No habla de un dios, pero sabe que hay algo y no lo nombra, para no sembrar división.

No sé si volveré a ver a Juan Dual personalmente algún día (“la carretera dirá”), pero el mensaje que me dejó me servirá por mucho tiempo.

Por Sergio Etcheverry

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

admin

Un arquitecto jubilado.Aprendiz de todo, oficial de nada.Un humano más.Acá, allá y acullá.Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.Desde Asunción/Paraguay.(Correo:laovejacien@gmail.com) (Twitter:@jotaefeb) (Instagram:JAVIER_FDZ_BOGADO)

Trabajo, seriedad y respeto.

Mis padres me enseñaron tres cosas fundamentales: que para poder estar orgulloso de ti mismo y ser alguien hace falta trabajar; que es preciso actuar con seriedad; y que debes respetar a los demás para recibir respeto a cambio. Trabajo, seriedad y respeto. “Si haces estas tres cosas, podrás ser alguien en la vida”, me dijeron. (Zinedine Zidane)

archivos

estadísticas

  • 2,588,916 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Sígueme en Twitter

el clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

Peichante-Py en FB

A %d blogueros les gusta esto: