está leyendo ...
.

Que Venezuela presida el muerto

El Mercado Común del Sur ha entrado en una etapa de hibernación acelerada por la crisis institucional provocada por Venezuela, país que ha logrado transmitir a la comunidad el fenomenal descalabro político interno que padece.

Las dos condiciones que validarían la presencia del país caribeño en el Mercosur están más que anuladas por acontecimientos que son del dominio público internacional. Por un lado, una democracia en remojo, con presos políticos, prensa amordazada, sistema electoral manipulado y represión de manifestaciones públicas. Por el otro, un sistema económico militarizado e intervención de las cadenas de producción e intermediación con resultados a la vista: escasez de productos básicos, especulación y una inflación descontrolada. Este es el país que en 2012 fue metido a la fuerza en el Mercosur tras la suspensión arbitraria del Paraguay.

Pero no es Venezuela la única, ni siquiera la principal, responsable del lamentable estado del organismo regional. La praxis diaria de los dos gigantes regionales, Argentina y Brasil, pone en evidencia su inviabilidad. Los dos países han estado mintiéndose mutuamente respecto a sus variables económicas internas. Las permanentes oscilaciones del peso y del real han estado generando caídas o repentinas recuperaciones de sectores que en ambos países son determinantes, como las automotrices y el sector alimentario.

Brasil provee autopartes y Argentina coches terminados, y viceversa. Pero basta que cualquiera de los dos gobiernos tome medidas internas de ajuste para que cualquiera de los dos quede fuera de competencia. “El país vecino compra cada vez menos productos nacionales” relataba en mayo pasado un sitio web profesional bonaerense y agregaba: “En cambio, tras el relajamiento de las trabas, el ingreso de bienes brasileños viene en aumento. En el primer cuatrimestre, el déficit comercial se triplicó. Alertan por desplazamiento de la industria local y hasta por competencia desleal”.

Dónde quedaron los declamados principios que dieron lugar al Mercosur, por ejemplo: “…coordinación de las políticas macroeconómicas y la complementación de los diferentes sectores de la economía” o aquello de “libre circulación de bienes, servicios y factores productivos entre los países”. Tras 24 años de su firma, nunca ha sido tan cierta la expresión “letra muerta” para un documento que es sistemáticamente ignorado. “Eliminación de los derechos aduaneros y restricciones no arancelarias a la circulación de mercaderías y de cualquier otra medida equivalente”. Parecería cómico si antes no fuera un hecho diario ofensivamente evidente el olímpico desprecio que se tiene en las fronteras con Argentina y Brasil hacia enunciados como los señalados.

Ante estos hechos, lo de Venezuela es casi una anécdota. El Mercosur está muerto. A quién le importa que Venezuela presida un muerto.

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Un comentario en “Que Venezuela presida el muerto

  1. ¡Chau, Nicolás!
    12 agosto, 2016
    Hizo todo lo imaginable e inimaginable para terminar de la forma en que lo está haciendo, tanto en su país, como en el Mercosur, donde entró por la ventana y terminará saliendo por la cocina. Viola espantosamente los Derechos Humanos de los venezolanos y los somete a una situación de cuasi hambruna; en tanto que en bloque regional, en lugar de dar un paso atrás al constatar que la mayoría de los miembros se negaron a que asuma la presidencia, se encargó de dinamitar todos los puentes que posibilitaran una solución y se proclamó presidente del organismo. Ahora la historia parece haber llegado a su fin. A todos los antecedentes que ameritan desde hace tiempo la expulsión del país caribeño, se suma el hecho de que hoy venció el plazo para que cumpla con todos los requisitos exigidos por el Tratado de Asunción, pero el gobierno de Nicolás Madurono hizo sus deberes, por lo cual no tiene por qué ejercer el derecho a voz y voto.

    En el ámbito internacional, el “Nerón de Tercer Mundo” solo supo unificar a todos en su contra, exceptuando a sus pocos “compinches” de la “Alianza Bolivariana”, de nula relevancia en la palestra diplomática, a tal extremo que su único aliado en el Mercosur, el gobierno uruguayo, comenzó a señalar que Venezuela estaba dificultando la solución a la crisis. Y no solo eso. Junto con otros 14 países, suscribió una declaración de la Organización de Estados Americanos (OEA), llamando a las autoridades de Venezuela a que “garanticen el ejercicio de los derechos constitucionales del pueblo y que los pasos que restan para la realización del referendo revocatorio continúen de manera clara, concreta y sin demora”.

    Los firmantes de la declaración, además de Uruguay, son Argentina, Belice, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Estados Unidos, motivada por el anuncio hecho por la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE) venezolano, Tibisay Lucena, respecto a que la recolección del 20 % de las adhesiones necesarias para convocar al referendo se realizará a finales de octubre, lo que para cualquier observador no es más que una maniobra dilatoria destinada a bloquear la iniciativa.

    La razón es simple. Si el referendo no se realiza con antelación al 10 de enero del 2017, cuando Maduro cumplirá 3 años en el ejercicio de la presidencia, aunque la mayoría de los electores voten por su destitución eso no implicaría el llamado a nuevas elecciones generales, sino que asumiría el vicepresidente y, así, el “chavismo” seguiría gobernando por otros tres años, hasta completar el mandato de 6 años.

    Este es un tema muy delicado y de altísimo riesgo, pues si los “socialistas” del Siglo XXI llevan adelante su burda maniobra, la crisis pavorosa en la que sumieron al país caribeño se convertiría en un estallido de imprevisibles consecuencias. Pero si Nerón no tuvo problemas en incendiar Roma para culpar a los cristianos, ¿por qué no lo haría su versión tercermundista para intentar retener el poder a cualquier costo?

    Por lo pronto, hoy podremos recordar como el día en que desde el Mercosur le decimos “Chau, Nicolás”. Algo que también hay que decirle en la OEA y que, antes del próximo 10 de enero, también debe tener el derecho de decirle en las urnas la inmensa mayoría del pueblo venezolano, merecedor de una amplia campaña de solidaridad internacional hasta reconquistar su perdida democracia.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 12 agosto, 2016, 14:26

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

archivos

Estadísticas del blog

  • 2,767,748 visitas

Clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

A %d blogueros les gusta esto: