está leyendo ...
laoveja100

Mercaderes de la duda

Las empresas tabacaleras invirtieron muchos millones de dólares en una campaña engañosa para hacer creer que fumar no hacía mal a la salud. Al final se las descubrió, debieron pagar millones por decisión judicial en los Estados Unidos, hoy todo el mundo sabe que fumar hace daño a la salud. Por eso se han emprendido campañas gubernamentales para combatir el tabaquismo, como la del Gobierno uruguayo, demandado por la Philip Morris y que recientemente se salvó de pagarle una indemnización.

Además de las tabacaleras, mintieron las empresas del petróleo, gas y carbón (las de los combustibles fósiles). Cuando los primeros estudios científicos demostraron que la utilización de los combustibles fósiles incidía en el calentamiento global, sobornaron a científicos para hacernos creer que el calentamiento global era un embuste. Lo curioso del caso es que utilizaron técnicas similares a las utilizadas por las tabacaleras: financiar a científicos e instituciones para hacer creer que no existía ninguna prueba científica del calentamiento global. Crearon dudas, y por eso se llama Mercaderes de la duda el libro de los yanquis Naomi Oreskes y Erik Conway, que fue llevado a la pantalla y he podido ver en internet.Se ha comprobado que el calentamiento global es un hecho y, por eso, en la cumbre mundial de París del año pasado, más de 190 países prometieron encarar con seriedad el problema del calentamiento global. Es un gran paso adelante saber qué se debe hacer; el problema es cómo hacerlo. El compromiso asumido es que cada país haga un inventario de lo que contamina y de acuerdo con eso, tome las medidas necesarias para reducir la contaminación. En términos generales se está de acuerdo, pero no se toman las medidas necesarias para evitar o al menos reducir el daño. Existe un interesante comentario del analista Michael Klare en la página web TomDispatch, que puede y debe consultarse en internet.

Klare recuerda que los médicos fueron los primeros en combatir el tabaquismo al prohibir que se fumara en los hospitales, que la prohibición se extendió a los lugares públicos, y que las medidas sanitarias se extendieron. ¿Por qué no hacer lo mismo con las energías contaminantes? De hecho, ya se ha comenzado a hacer eso. El nuevo intendente de Londres, Sadiq Khan, decidió hacer peatonales ciertas áreas verdes de Londres, para evitar la contaminación del aire, que provoca 10.000 muertes al año en esa ciudad.

No sé cuántas provocará en Asunción, pero algo debe hacerse aquí para mejorar la calidad del aire. No algo, sino mucho, en esta y en las demás localidades del Paraguay, que se comprometió a tomar en serio el Acuerdo de París y debe ser consecuente.

Por Guido Rodríguez Alcalá

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Un comentario en “Mercaderes de la duda

  1. Tabaquismo: Triunfo uruguayo

    El día 7 de julio, el Ciadi falló a favor del Uruguay. ¿Fue el triunfo de David contra Goliat, de un país chico frente a una poderosa multinacional? El fallo del tribunal arbitral se puede interpretar de distintas maneras. Con sede en Washington, el Ciadi es el organismo del Banco Mundial en que las empresas multinacionales demandan a los Estados, pero los Estados no pueden demandar a las empresas multinacionales.

    Para los Estados, ganar un caso en el Ciadi significa no pagar la indemnización exigida por una multinacional y reembolsarse los gastos judiciales (o parte de ellos). En el Ciadi, como en otros tribunales arbitrales, los procedimientos son secretos y los fallos inapelables; el costo es elevadísimo.

    ¿Por qué demanda una multinacional a un Estado? Porque considera que una ley, reglamentación o medida administrativa la perjudica; esto puede aplicarse a cualquier acción estatal que pretenda beneficiar la ecología, la salud, los derechos laborales.

    En el caso del Uruguay, la demanda se debió a que las autoridades del país iniciaron una campaña que disminuyó el tabaquismo en un 30 por ciento. La campaña comprendía la obligación de poner en las cajas de cigarrillos fotografías de las consecuencias nefastas del tabaco. Obviamente, la empresa Philip Morris perdió dinero, y por eso demandó a Uruguay en el Ciadi, que aceptó la demanda en vez de rechazarla de plano; la salud y la vida deben ser innegociables.

    Al cabo de seis años de pleito, el tribunal decidió que Uruguay no debía pagarle nada a la tabacalera, y que la tabacalera debía pagarle siete millones de dólares para cubrir los gastos judiciales. Los gastos totales pasarán de diez millones, según estima el artículo del Guardian que comenta el caso (https://www.theguardian.com/global-development/2016/jul/28/who-really-won-legal-battle-philip-morris-uruguay-cigarette-adverts ). El mismo artículo dice que Uruguay no alcanzó triunfo definitivo, porque se expone a otras demandas de multinacionales, y la de Philip Morris hizo que Paraguay, Costa Rica y Nueva Zelanda desistieran de adoptar medidas para combatir el tabaquismo. Me permito recordar que, según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, 100 millones de personas murieron en el siglo XX a causa del tabaquismo, que podría provocar mil millones de muertes en el siglo XXI (http://www.who.int/tobacco/mpower/mpower_report_full_2008.pdf )

    Es inaceptable que las multinacionales ignoren las leyes de Estados soberanos demandándolos, o amenazándolos con demandas en instancias internacionales por motivos absurdos. Sin embargo, a esto se prestan las privatizaciones de los servicios públicos, que suelen ir de la mano con los contratos de alianza público-privada (APP). Un tribunal internacional condenó a Paraguay a pagarle varios millones de dólares a Société Générale, por un servicio que no había prestado. Ahora, el Paraguay está demandado por el affaire de Gustavo Gramont Berres, que defraudó al país en comandita con banqueros inescrupulosos. No sé cómo terminará el proceso tramitado en los Estados Unidos, pero lamento que Italia se haya subrogado a los defraudadores para extorsionarnos.

    Por Guido Rodríguez Alcalá

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 3 agosto, 2016, 08:47

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La frase

“La calidad nunca es un accidente, siempre es el resultado de un esfuerzo de la inteligencia”23/03/17
John Ruskin

el clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

admin

Arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

archivos

estadísticas

  • 2,673,604 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

Peichante-Py en FB

A %d blogueros les gusta esto: