Igualdad de oportunidades

La preocupación respecto a la desigualdad se ha profundizado en todo el mundo y también en nuestro país luego de la crisis financiera global del 2008. Es importante discutir de manera racional y responsable para buscar políticas públicas que nos permitan avanzar en el desarrollo y evitar caer en el populismo tan pernicioso. Un primer paso es definir con claridad el concepto de igualdad que sea compatible con otros valores superiores de la sociedad como la libertad, el esfuerzo individual para el desarrollo personal y los derechos de propiedad sobre el fruto de su esfuerzo, fundamentales para el desarrollo de una nación.

En este sentido, economistas especialistas en desarrollo como Amartya Sen han desarrollado el concepto de igualdad de oportunidades. La igualdad de oportunidades es diferente e incluso se contrapone al concepto de igualdad de resultados, que es la estimada por indicadores de distribución del ingreso como el Índice de Gini. Es importante precisar las diferencias.

Supongamos una familia acomodada con dos hijos. Ambos tienen acceso a todas las comodidades, al mejor servicio de salud y van al mismo colegio donde se imparte una educación de buena calidad. En otras palabras, ambos hijos tienen igualdad de oportunidades.

Uno de ellos es muy responsable, disciplinado, estudioso, emprendedor, etc. Termina la educación media y la universidad con honores. Luego, desarrolla una idea, crea una empresa muy exitosa y accede a los más altos estándares de ingreso en la sociedad.

El otro, dormilón, le gusta divertirse con los amigos, no le gusta estudiar, indisciplinado e irresponsable. Termina a duras penas la educación media, deja los estudios y empieza a trabajar. Por su indisciplina, cambia de trabajo continuamente. Gana el salario mínimo y por más que pasa de un empleo a otro, no puede mejorar su ingreso.

Cuando cumplen 45 años, el más exitoso tiene un ingreso 50 veces superior al del hermano. ¿Es justa o injusta esta desigualdad? A mi parecer es justa, porque responde a la diferencia de actitud y de esfuerzos de cada uno.

Supongamos ahora dos personas, ambas responsables y disciplinadas. Una, el hijo responsable y disciplinado del ejemplo anterior que nació en una familia acomodada, accedió a una buena educación y terminó siendo un empresario exitoso. Otra, que nació en una familia pobre, no pudo alimentarse adecuadamente y apenas pudo terminar la educación básica y no pudo seguir estudiando porque tenía que trabajar para ayudar a sus padres. Apenas puede ganar un salario mínimo por más esfuerzo que haga porque su nivel de educación y su productividad son bajos.

Cuando ambos cumplieron 45 años, el que nació en una familia acomodada tenía un ingreso que era al menos 50 veces superior al que nació en una familia pobre.

Esta diferencia de ingreso podría no haber existido si ambos hubieran tenido las mismas oportunidades para desarrollar su potencial, ya que ambos eran responsables, estudiosos y disciplinados.

¿Es justa o injusta esta desigualdad? A mi parecer es muy injusta, porque responde a una diferencia de oportunidades.

Estos ejemplos muestran que incluso en casos de igualdad de oportunidades, se pueden generar grandes diferencias en los resultados, porque los resultados dependen de las decisiones libres de cada persona respecto a sus preferencias sobre más o menos esfuerzo, estudiar o divertirse, etc.

Sería muy injusto buscar igualar los resultados penalizando excesivamente a las personas responsables, estudiosas, frugales, etc. para beneficiar a aquellas que eligieron hacer lo contrario. Además, distorsionaría los valores, los incentivos a estudiar, trabajar, ahorrar y a ser creativos, factores fundamentales del desarrollo de las naciones.

Una sociedad inclusiva que promueva la igualdad debe implementar políticas públicas que garanticen la igualdad de oportunidades buscando que todas las personas se sientan dueñas de su propio destino, independientemente de su origen social, racial, de género, etc., y, garantizar un mínimo de bienestar para todos posibilitando el acceso a bienes y servicios públicos fundamentales para una vida digna. Próximamente aportaré algunas ideas sobre estas políticas públicas.

César Barreto Otazú Economista, directivo de Dende

Anuncios

Un pensamiento en “Igualdad de oportunidades”

  1. Debatiendo los límites
    03 Ago 2016

    Por Pablo Noé

    El mundo que estamos viviendo configuró una serie de cuestiones que se establecieron de manera casi aleatoria, lo que nos obliga a que tengamos que comenzar a determinar algunos puntos en una agenda, para que sean discutidos a profundidad. Quizá la manera vertiginosa en la que coexistimos resta calidad de tiempo para avanzar en este aspecto, aunque no debemos perder de vista el punto porque el mismo nos interpela constantemente.

    Así como los valores ocupan un sitio prioritario en la discusión social, también es importante que nos detengamos a analizar los límites de nuestras acciones, tanto en la comunidad, como en las plataformas virtuales. No en un sentido coercitivo ni legal, sino apuntando a la delimitación de nuestras propias acciones.

    Actualmente estamos viviendo en un limbo tan difuso en donde el vale todo parece marcar la tendencia. La escalada es tan voraz, que gran cantidad de personas se ven casi obligadas a hacer cualquier cosa con tal de generar una reacción, ante un público tan grande que es imposible de poder dimensionar en su real medida.

    En este universo, se perdió de vista una serie de factores, que incluyen la sobreexposición de la intimidad, la falta de prudencia en el manejo de temas y la necesidad de estar generando información, de la que estamos rodeados, pero que en esencia es intrascendente.

    Muchos de los casos se dan por repetición casi inconsciente, tomando como parámetro acciones realizadas por líderes de opinión o referentes en la comunidad. Tan potente es este método que quienes mejor entendieron el esquema son las marcas, que emplean esta vía de comunicación para llegar de manera más efectiva y barata a un público específico.

    Como la gente en general se ve reflejada en estos modelos, la conducta se acomoda a estos comportamientos, entonces, vemos que en redes sociales existe un universo de versiones caseras de acciones particulares, en donde cualquiera tiene derecho a opinar y juzgar, sin ningún tipo de limitaciones.

    Tenemos toda una generación de niños y adolescentes que crece con la imperiosa necesidad de presentar una imagen en redes sociales, en donde buscan impactar de la mejor manera, sin que tengan un acompañamiento para dar un análisis cualitativo a sus acciones.

    Lo preocupante para este escenario es que no existen respuestas educativas que aborden este tema. Más aún cuando los que deben en teoría son quienes deben marcar las pautas, tampoco están preparados para ofrecer respuestas que sean adecuadas a situaciones que nos siguen avasallando. Es imposible pedir peras al olmo señala con certeza, un refrán popular.

    Mucho menos existen planteamientos desde la salud mental que enfoque esta realidad, intentando orientar nuestras acciones. Porque las vivencias que atraviesa cualquier persona en el mundo, ya sea virtual como real, genera un impacto en cada uno de manera específica.

    Como alternativa es interesante empezar a construir acuerdos para que los límites se establezcan en base a convenios, que se construyan desde pequeños grandes consensos. Las comunidades deben abrir el debate para marcar el rumbo de las acciones a ser analizadas. No se puede esperar que una mano superior ofrezca soluciones, cuando los tiempos son diferentes.

    Vivimos en un mundo radicalmente distinto, con realidades totalmente particulares, y la inmediatez de la comunicación globalizada juega en contra. El siguiente paso es trabajar para adecuarnos a estos tiempos, de lo contrario, seguiremos sangrando por la herida.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s