Quiénes son los millennials?

Un término que está de moda en estos tiempos es millennials. Lo que probablemente pocos saben es en qué consiste esta clasificación de la nueva generación y qué características tienen. Estábamos sí, ya más acostumbrados a escuchar las diferencias entre los de la generación baby boomers y la generación X.

Hace poco leí un artículo muy interesante donde denotaba las mayores diferencias de las generaciones y cómo ciertos temas marcan determinadamente una y otra y definitivamente que hay un abismo entre ellas.

Para refrescar la memoria, los baby boomers consisten en la generación que nació entre 1933-1960, donde tienen una serie de características propias como la de que el matrimonio heterosexual es el camino para la conformación de una familia, es común encontrarlos leyendo un periódico impreso o viendo noticiero en la televisión.

Les tocó vivir la llegada del hombre a la luna, leen por lo general novelas o libros de superación personal. Son más hogareños y prefieren pedir comida y pagar. Es una generación más cuidadosa para gastar, por lo que tratan de no caer en compras de impulso. Una de sus motivaciones principales es la familia.

Por otro lado, la generación X la conforman los nacidos entre 1960-1984. Estos son hijos de baby boomers y padres de millennials. Se los consideran más emprendedores, ya que tienen mayor nivel de educación o preparación que sus padres pero con un toque de rebeldía hacia los modelos anteriores.

Son los grandes impulsores de la tecnología, ellos vieron nacer el internet y el .com. Todavía la familia es un valor importante, pero ya con más apertura a la diversidad de raza, religión y orientación sexual. Siguen profesando una religión, pero no tan devotos, por ejemplo.

Buscan superarse y los MBAs son muy populares entre ellos. Se distinguen de los demás con gadgets y compras de propiedades, así como por los gastos en restaurantes, viajes y otros.

Ahora sí llegamos a los millennials o generación Y. Estos son los nacidos a partir de 1984. Se calcula que hoy en día representan el 30% y para el 2025 serán el 75% de la población, según una proyección de Deloitte.

Esta generación se considera liberal en todos los sentidos, desde el punto de vista familiar encuentran al matrimonio como una opción, lo de tener hijos es algo para más adelante, y las relaciones de parejas del mismo sexo es una opción válida y aceptada. Prefieren el método de ser autodidactas para aprender, el internet es su mayor fuente para esto.

Su vida, ya sea de relacionamiento, aprender o entretenimiento pasa por internet, por lo que se dice que la tecnología es una extensión de su cuerpo, son digitales natos. Prefieren bajarse una película que ver la televisión. Para ellos, la realidad y el mundo virtual son dos caras de la misma moneda.

A diferencia de la generación X, que utilizan más la computadora, los millennials usan más los smartphone. ¡Son multipantalla, multidispositivo y multitasking! Tienen un promedio de 7 horas por día de conexión a internet, pero con pantallas superpuestas, lo que supone un 5% más que el promedio mundial.

Es la generación que menos lee, y si bien tiene una curiosidad permanente por todo, no le interesa profundizar. Buscan cuidarse con comer sano y cuidar el medio ambiente, pero no son los más preocupados por su apariencia personal.

Son exigentes y expresan su disconformidad con alguna empresa o marca que no los satisfaga, así como también toman en cuenta las experiencias de los demás antes de tomar una decisión de compra. Aquellas empresas que sepan hacer participar a los millennials, permitiéndoles aportar sus ideas en la creación y el desarrollo de sus productos y sentirse parte de la marca, los conquistarán.

Por Laura Ramos

 

Anuncios

2 comentarios en “Quiénes son los millennials?”

  1. Milenials
    27 de julio, 2016
    Así se los denomina en inglés a la generación que nació bañada en bytes y que dentro de poco tiempo será mayoría en América Latina y el mundo. Han ingresado a un cambio de era dominado por lo digital, conducidos por una generación de analógicos que muy poco lleva ayudando a construir con ellos un mundo más previsible y menos incierto. Una generación que será la primera que en términos mayoritarios no superará a sus padres y que se enfrenta a una era del conocimiento brutal que genera la más difícil de las brechas por llenar y la que supera cualquier ideología: la de los que saben y los que no.

    Mientras vivimos en este mundo real, en cambio, la empresa de un joven –que salió de Harvard porque la universidad no le respondía a sus reclamos vitales y fundó Facebook–, hoy, su valor de mercado supera en mucho el PIB de Ecuador y de varios países latinoamericanos juntos. Nosotros lamentablemente seguimos debatiendo la propiedad de la tierra, el tamaño del hato ganadero, la dependencia del norte y las miles de maneras de intentar justificar la incapacidad de responder a las grandes interrogantes del mundo. La política sigue mirando el dedo y no la luna que señala.

    Y dicen algunos que solo estamos en el comienzo. La energía cambiará de origen y quienes dominaron el mundo desde el petróleo se quedarán sin precio ni mercado. La eólica y solar entre otros va a significar un cambio gigantesco no solo en el origen de la energía sino en la forma de administrar ese mundo. Alemania, un país industrial, prepara para dentro de una década una dependencia del petróleo menor del 40%. La robótica amenaza dejar sin empleos a casi mil millones de servicio doméstico, guardias de seguridad e inclusive perros. El sector más amplio y vulnerable de la economía lo será aún más en muy poco tiempo. De todo esto no hablan nuestros políticos cuya agenda está dominada por el pasado sistema de generación económica, organización del Estado y conformación de partidos políticos. El discurso de confrontación no alcanza y los enemigos reales o inventados están pensados de manera acelerada cómo adaptarse al tiempo que se viene sin buscar chivos expiatorios que expliquen la realidad. Las cuestiones del futuro son marginales en la preocupación del poder político que solo vive pensando en cómo sobrevivir desde el poder a un sistema resquebrajado y roto que amenaza con hacer fracasar por lo menos un par de generaciones si no buscamos respuestas eficaces a corto plazo.

    Cuando el modelo de generación de energía cambia, todo lo conocido se altera. Ella no solo es la que mueve los vehículos sino la que marca y orienta las líneas de un sistema que cayó hace un buen tiempo, pero que algunos políticos pretenden vanamente mantenerlo inhiesto sobre el agravio, el conflicto y la polarización. Eso no sirve ni para distraer.

    La generación X espera más cosas originales de la nuestra. Si no lo hacemos pronto, seremos padres de nuestros nietos y quizás deberemos hacer juicios de desalojo o desahucio a nuestros descendientes que no han podido encontrar respuestas a sus grandes interrogantes de sobrevivencia. Lo tendremos bien merecido.

    Por Benjamin Fernandez Bogado

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s