está leyendo ...
laoveja100

Qué es el matrimonio

Son varias las ciencias que han incluido en su investigación y desarrollo de conocimientos la naturaleza del matrimonio, por ejemplo, la antropología cultural, la sociología, el derecho, la psicología, sobre todo la psicología familiar, e incluso la filosofía y hasta la ética y la fenomenología.
Analizando etimológicamente la palabra “matrimonio” se descubre fácilmente la evolución que a través de la historia ha tenido el concepto de matrimonio. El origen de la palabra está en el latín. La palabra tiene dos componentes: matri y monio. El componente “matri” se refiere a la madre y el componente “monio” tiene dos posibles raíces, una es “munus”, que significa oficio, función de la madre, y la otra posible raíz es “muniens”, que se refiere a munir, apoyar, ayudar a la madre.

Estas dos acepciones son complementarias y hacen referencia al papel fundamental de la madre en la gestación, crianza y educación de los hijos. En épocas históricamente lejanas la razón de ser del matrimonio era apoyar a la madre en su función y responsabilidad, para lo que necesitaba la ayuda del cónyuge, del hombre que le proveía todo lo necesario, saliendo a cazar, traer alimentos, dar seguridad, etc., para que la mujer se dedicara al cuidado de los hijos y del “hogar” (lugar de la hoguera) preparando la alimentación para toda la familia. Entonces la educación correspondía a la madre.

Pasado el tiempo, el marido y padre de los hijos de su mujer empezó a intervenir activamente en la educación de los hijos; ya no era solamente proveedor y defensor de la familia, era también responsable de la educación y capacitación de los hijos. La unión del hombre y la mujer, además de la procreación de los hijos y la supervivencia de la especie humana, asumía el desarrollo y capacitación en la cultura, el trabajo, las relaciones sociales, etc. Progresivamente el matrimonio empezó a poner el acento en la unión y cooperación del hombre y la mujer en busca de la calidad del amor, la calidad de convivencia familiar y de la vida de todos sus miembros.

Este concepto de la unión estable del hombre y la mujer se ha considerado históricamente tan importante que los Estados se han servido del Derecho y las leyes para garantizar la vida y funciones del matrimonio de hombre y mujer, unidos gozosamente en la misma empresa de su mutua felicidad y la de sus hijos, vinculados todos por el amor. Así está, por ejemplo, en nuestra Constitución Nacional (Arts. 50, 51, 52).

Por distintos factores culturales, psicológicos, ideológicos, morales, sociales, laborales, económicos y hasta religiosos, el matrimonio como institución y como modo de vida del hombre y la mujer comprometidos desde el casamiento ha entrado en crisis, algunas de ellas frecuentes hasta la ruptura de los vínculos afectivos y legales.

Últimamente en varios Estados se ha dado amparo legal al emparejamiento de dos personas del mismo sexo, llamándole también matrimonio. Conceptualmente no es correcto llamarle “matrimonio” a lo que no lo es, porque la unión del hombre con el hombre y la mujer con la mujer no tiene las funciones ni las responsabilidades fundamentales que corresponden a la naturaleza del matrimonio y sus derechos y obligaciones.

El 9 de junio de este año 2016 los 47 jueces, de los 47 países del Consejo de Europa, que integran el pleno del Tribunal de Estrasburgo (el tribunal de derechos humanos más importante del mundo), han dictado por unanimidad una sentencia de enorme relevancia, “que establece textualmente que no existe el derecho al matrimonio homosexual”.

El dictamen fue fundado en un sinfín de considerandos filosóficos y antropológicos basado en el orden natural, el sentido común, informes científicos y, por supuesto, en el derecho positivo. Dentro de esto último fundamentalmente la sentencia se basó en el artículo Nº 12 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Dicho artículo equivale a los artículos de los tratados sobre derechos humanos, tal el caso del 17 del Pacto de San José y al Nº 23 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

También ha dicho el tribunal que la noción de familia contempla “el concepto tradicional del matrimonio, a saber, la unión de un hombre y de una mujer”.

Por Jesús Montero Tirado

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La frase

"No hay nada nuevo bajo el sol, pero ¿cuántas cosas viejas hay que no conocemos?"18/01/17
Ambrose Bierce

el clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

admin

Arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

archivos

estadísticas

  • 2,617,483 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: