está leyendo ...
laoveja100

Contra viento y marea Trump navega

Lo que antes parecía un sueño, una utopía tirada de los pelos, ilusión sin visos de realización, un exabrupto del destino y una pantomima alucinante para ganar notoriedad, popularidad y dinero se fue convirtiendo en una trágica pesadilla para el establishment republicano que no podía creer lo que estaba ocurriendo. En efecto, Trump hace un año no tenía la más remota posibilidad de acceder a la nominación y mucho menos a aspirar al sillón presidencial del país más poderoso del planeta. Solamente aparecía como un ilusionista que había echado mano de las conocidas técnicas de la seducción demagógica, aplicando las mismas técnicas persuasivas de antaño, similares brebajes y elixires, con los mismos recursos histriónicos adaptados a la usanza del siglo 21, buscando con ello una alternativa renovada y diferente ante la certeza del hastío que provoca el ritualismo convencional de hacer política dentro de la estructura esclerosada de los partidos tradicionales, enquistados en estereotipadas y rígidas consignas que ya no tienen hoy el predicamento de antaño.
Trump quiere volver al pasado glorioso e inmaculado de la señera enseña de las barras y las estrellas, produciendo de la noche a la mañana el gran cambio como el que se dio al principio del siglo veinte, cuando el optimismo era tan desbordante que parecía tocar el cielo. Eran los tiempos de la exaltación de las grandes fortunas y de las infinitas oportunidades haciendo despuntar el siglo veinte con los mejores augurios de felicidad sin presentir quizá que ya asomaba tenuemente en el horizonte sombrío el Leviatán de la depresión económica, de la recesión y la desocupación que se proyectó a todos los rincones del planeta. La catástrofe ecuménica fue de proporciones gigantescas como jamás se había dado en la historia de la humanidad.

Estados Unidos ha pasado por otras crisis no tan severas como la del 2008 que sigue repercutiendo hasta el día de hoy, aunque para muchos que no quieren ver la realidad, esto resulta inadmisible. No hay que ser tan perspicaz para notar sus efectos letales encarnados en la epidermis social. ¿Con qué recursos humanos y económicos Trump espera revertir esta situación que no tiene similitud ni réplica, ni referencia a la bonanza de comienzos de siglo veinte que el nominado republicano piensa reivindicar con un golpe de mano? Y ni que pensar en los dorados años de la década del cincuenta cuando el país del norte dentaba casi la mitad de la riqueza mundial, monopolizando en gran medida el comercio y las finanzas, erigiéndose en una potencia nuclear de primera magnitud sin competidores que pudiesen cuestionar su exclusivo liderazgo. ¿Cómo podría llegar a la época del aislacionismo que detentaba antes de la Primera Guerra Mundial y luego de esa gran contienda cuando los Estados Unidos vivía exclusivamente de sus propios recursos y para su bienestar sin tener que depender mínimamente de la comunidad internacional? ¿Cómo lidiar con el problema racial, con la creciente amoralidad, con la disolución familiar, con el tráfico de drogas, con el alcoholismo, con el hedonismo, con la displicencia, con la ausencia del sentido de sacrificio y austeridad para levantar a la nación? ¿A qué motivación tendría que apelar, a qué cosmovisión tendría que echar mano para hacer rodar nuevamente la maquinaria de la producción para paliar la desocupación y hacer de la nación un emporio de competitividad como tuvo en su pasado glorioso? Trump es partidario del “evangelio de la prosperidad” donde todo es color de rosa de lo que tendremos que ocuparnos en otro comentario por la vastedad de sus consignas ¿Podría lidiar con el ISIS con medidas simplistas bajo el expediente de expulsar del país a los sospechosos feligreses y adoradores de Alá?

¿Cómo podrá retacear la ayuda que los Estados Unidos brinda a la OTAN sin que ello redunde en una pérdida de liderazgo y de presencia mundial? Estas y muchas preguntas quedan flotando en el ambiente esperando el gran acontecimiento de noviembre, donde se jugará en cierta medida el devenir del pueblo norteamericano, y porqué no decirlo con cierta prudencia, el de toda la humanidad.

Por Hugo Saguier Guanes

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

la frase

"La soledad es la suerte de todos los espíritus excelentes"24/05/17
Arthur Schopenhauer

archivos

estadísticas

  • 2,725,528 visitas

admin

Un jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: