está leyendo ...
laoveja100

¿Está girando Sudamérica a la derecha?

Desde hace siete meses la izquierda sudamericana, que en los últimos doce años ha gobernado en casi todos los países de la región, ha ido perdiendo su hegemonía en ella. El hecho más impactante y que significó el primer giro hacia la derecha en nuestro continente ocurrió en noviembre del año pasado, con la derrota del kirchnerismo y el triunfo de Mauricio Macri en la Argentina.

Un mes después en Venezuela, el hasta entonces casi imbatible chavismo fue derrotado catastróficamente en las elecciones legislativas y la oposición ganó la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional.

Dos meses después, en febrero de este año, el también imbatible Evo Morales, que había llamado a un referéndum para modificar la Constitución y poder ser reelecto en forma indefinida, perdió de manera aplastante dicha consulta, por lo cual tendrá que irse del poder al final de su actual mandato, en el año 2020.

Tres meses después, en mayo de este año, en el país más grande de la región, Dilma Rousseff y el Partido de los Trabajadores fueron apartados transitoriamente del poder por medio de un juicio político, asumiendo la presidencia Michel Temer, del derechista PMDB.

Si bien esta ola de giro de la izquierda a la derecha parece imparable, la situación económica y política en cada uno de los países mencionados anteriormente es tan complicada, que no sabemos si el giro va a ser hacia la derecha o hacia una creciente ingobernabilidad.

En todos estos países, la izquierda llegó al poder en medio del superciclo de los commodities, que permitió que la soja pasara de 180 a más de 600 dólares la tonelada y que el petróleo pasara de 20 a más de 140 dólares el barril.

Esto hizo que todas las economías crecieran y que los gobiernos de izquierda tuvieran gigantescos recursos para repartir a manos llenas, por la vía de los programas sociales y por la vía de la corrupción.

Este periodo de bonanza hizo que millones de personas salieran de la pobreza, gracias al trabajo al que accedieron o al subsidio que recibieron. También gracias a las políticas sociales de acceso a los servicios de salud, de educación y a la creciente bancarización, muchísima gente ha mejorado sustancialmente su calidad de vida.

El problema es que el superciclo de los commodities ha llegado a su final y los gobiernos de izquierda están dejándonos enormes déficit fiscales, economías en recesión, inflación creciente y, nuevamente, el incremento de la pobreza. Todo esto teniendo como telón de fondo y bajo el amparo de una gigantesca corrupción que se ha infiltrado en toda la sociedad.

No es sorprendente que el malestar social producido por esas realidades haya sido la causa de la caída del kirchnerismo, de la destitución de Dilma y de las derrotas electorales del chavismo y de Evo Morales.

El problema es que a los nuevos gobiernos de derecha que llegan al poder les toca enfrentar esa situación económica, política y social que es realmente explosiva.

En lo económico tienen que reducir gigantescos déficit fiscales, como el de Argentina, que es el 7 por ciento de su PIB, o el de Brasil, que llega al 10 por ciento, o el de Venezuela, que supera el 18 por ciento. Recordemos que en el Paraguay el tope es del 1,5 por ciento y en la Unión Europea del 3 por ciento.

El dilema político es que para reducir el déficit deben disminuirse los gastos o subir los impuestos y ambas medidas son tremendamente impopulares.

La receta económica es relativamente sencilla, pero al gobernante que intente aplicarla no le será fácil sobrevivir políticamente a un casi seguro estallido social.

Por ese motivo, el riesgo de que tengamos en Sudamérica una mayor ingobernabilidad y un mayor populismo, tanto de izquierda como de derecha, es muy alto.

El Paraguay debe mirar con atención lo que ocurre con nuestros vecinos y aprender de los errores cometidos por ellos.

Por Alberto Acosta Garbarino

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La frase

La diferencia entre la muerte y los impuestos es que la muerte no empeora cada vez que el congreso se reúne.29/03/17
Will Rogers (1879-1935)

el clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

admin

Arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

archivos

estadísticas

  • 2,678,158 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

Peichante-Py en FB

A %d blogueros les gusta esto: