está leyendo ...
laoveja100

“La cultura no es una actividad del tiempo libre; es lo que nos hace libres todo el tiempo”

La escritora donostiarra Luisa Etxenike señala que “la relación con el lenguaje es la relación estelar de nuestras vidas y el perder ese matiz, esa ambición, se convierte en una catástrofe personal y social”.

Ante la pérdida de riqueza en el lenguaje, advierte: “No es lo mismo poseer 1.000 palabras que 40.000, en ningún orden de la vida, por eso creo que hay democracias de 1.000 palabras y democracias de 40.000”.
Para Etxenike, “la identidad no es algo que recibimos de serie, como el equipamiento de los coches. La identidad es algo singular”.
Ante la situación de la creación literaria en Euskadi, dice: “El Instituto Etxepare, una ventana al exterior de la cultura vasca, necesita revisar y, sobre todo, reforzar su trabajo en la literatura en castellano”.

http://www.eldiario.es/norte/cultura/cultura-actividad-tiempo-libre-libres_0_380062062.html

 

 

 

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

2 comentarios en ““La cultura no es una actividad del tiempo libre; es lo que nos hace libres todo el tiempo”

  1. Pequeños gestos libres

    Repudios, traiciones, falsedades, construccionismos blandos, vaciedad, violencia, con esta constante, ¿cómo sorprendernos de tantas disociaciones, neurosis y angustias entre las personas que nos rodean? En sicología, el término disociación describe el distanciamiento de la realidad. Es una pérdida del sentido de unidad del yo y va en aumento. No importa el nivel social. La falta de referentes claros, el relativismo moral y la pesada carga de la autonomía sin guía, sin memoria y sin pretensiones de grandeza llevan a la imaginación a ocupar cada vez más el lugar que deja el asesinado sentido común. Por todos lados, la razón cede a las concupiscencias de la locura y eso que todavía no hemos llegado a los niveles que nos exigen los “civilizados” de nuestro tiempo: el trashumanismo, el hombre después de la muerte de la naturaleza, un manual maléfico de deshumanización total que guía muchas de las políticas globalistas de hoy.

    Pero el ciudadano de a pie no tiene idea de estas elucubraciones filosóficas que mueven los hilos de su conducta, de su malestar y de sus nuevos paradigmas. Eso tiene su lado pintoresco porque lo que parece una desventaja en un mundo de pretensión de control total y absoluto, resulta ser un respiro del alma. Se traduce en pequeños y significativos gestos concretos.

    La libertad tiene sus tretas ante las imposiciones. Aunque a veces cuesta caro aprovechar el aire y ser capaces de pensar por nosotros mismos y recuperar la capacidad de asombro, de ternura y de servicio.

    Un pariente recoge flores en el funeral y forma un ramo exótico que no sabemos a quién alegrará el día; un niño de tres años razona y suspira antes de dar su respuesta sobre el sabor del helado que elegirá; un médico y un maestro se declaran en rebeldía ante las imposiciones sistemáticas y legales de la cultura de la muerte (aborto, eutanasia, ideologización y hedonización de niños), una madre de muchos acoge a más pequeños; Vicente de Paul baja del trono de su burgués anfitrión y toma el lugar de un esclavo para remar sin descanso y mover el barco; Rod Steward abraza a su hijo y le canta Forever Young…

    Václav Havel, político, escritor y primer presidente de la República Checa, luego de la caída de la dictadura comunista, analizó alguna vez la fuerza inconmensurable de los pequeños gestos libres, es “el poder de los sin poder”.

    ¿Quién no se siente atraído por la belleza de la libertad? Saber distinguir y saborear, apreciar y salvaguardar en esos gestos todo lo humano, la inteligencia, el sentido común, la estética del bien. Este es el deber educativo más urgente.

    Por Carolina Cuenca

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 13 octubre, 2016, 07:35
  2. Con el foco en la cultura

    La permanencia en el tiempo de las empresas es siempre una preocupación para empresarios, accionistas y ejecutivos. La mayoría comienza haciendo un buen trabajo y generando buenas ganancias, pero no logran sostenerse y terminan cerrando. Uno de los ejes que atenta contra la permanencia es la cultura organizacional. La cultura es la manera cómo la organización decide hacer las cosas, los lineamientos de base, los parámetros que la rigen y los valores que la sustentan.

    Empresas que logran ser exitosas y crecer a lo largo del tiempo han generado una cultura fuerte que guía los comportamientos y propone caminos sólidos hacia el futuro.

    No importa si definimos o trabajamos la cultura en forma intencional, igualmente todas las empresas tienen una cultura propia. Sin embargo, una empresa orientada a la cultura trabaja en la construcción de una cultura adecuada y se asegura de amoldarla a los requerimientos del negocio, desde la estrategia y la acción.

    Lo primero es constituirse en una empresa orientada a la cultura. Valorar la cultura y darle la importancia que tiene en el crecimiento. Pero enfocarse en la cultura no es solo cuestión de proponérselo o declararlo, sino un ejercicio permanente de cuestionarse si esta cultura está siendo vivida por todos, todos los días.

    Porque una cultura poderosa es más que solo palabras. Todos deben poder sentirla a través de los comportamientos que se dan en la empresa, inclusive clientes, proveedores y otros públicos. No tiene que ver necesariamente con grandes iniciativas, sino con pequeñas señales. Algunas organizaciones promueven importantes programas y prácticas, y éstas hacen parte del esfuerzo, pero tiene más que ver con la implementación de una cantidad de cosas diferentes que se necesitan. Pero todas estas iniciativas deben girar alrededor de ser claros y auténticos sobre cuáles son los valores de la organización, siendo consistentes y escuchando genuinamente cuando las cosas se están haciendo mal.

    Algunas ideas concretas para trabajar la cultura:

    Comience definiéndose como una empresa orientada a la cultura. Tener la cultura correcta puede guiar con éxito la estrategia de la organización, y conseguir empleados comprometidos, que serán más productivos y elegirán quedarse.
    Pero no lo deje en una declaración, lleve esta definición a la estrategia y trabaje en ella como un objetivo más, definiendo metas, planes de acción, tiempos y responsables. Un comité de cultura puede ser una idea concreta, integrado por personas de distintas áreas, niveles jerárquicos y perfiles.

    Asegúrese que los valores están activamente insertos en los procesos y las prácticas que diseñe. Debe quedar claro que los valores no son solo un conjunto de palabras, sino actitudes desde las cuales vivir, que deben convertirse en comportamientos.
    Defina acciones concretas relacionadas con cada uno de los valores de la organización y comunique permanentemente estas definiciones, premiando a los colaboradores que muestran estar más alineados con estas acciones. Por ejemplo, si un valor es el “compromiso”, podrá definir comportamientos como: trabajar más por resultados que por horarios, cumplir con lo que se promete al cliente y al cliente interno, culminar las tareas en tiempo y forma, elegir das más de sí mismo en la función que le corresponde, entre otros.

    Construya una cultura sólida y profunda. La mayor parte del trabajo de la cultura debe hacerse bajo la superficie. Más que discusiones constantes sobre lo cultural, acompañadas con poca acción, busque internalizar la cultura en todos.
    Comience por los líderes, haciendo que se conviertan en ejemplo de la cultura vivida en acciones. Conozca los propios valores de estos líderes y asegúrese que son iguales o similares a los de la empresa, que ya son parte de ellos individualmente.

    Mantenga siempre una mirada al futuro. Los mercados internos y externos cambian, y esto afecta la manera como operan los equipos de trabajo. La cultura y los valores también pueden cambiar para adaptarse al negocio.
    Revise cada tanto los lineamientos culturales y busque la mejor manera de modificarlos para aumentar sus oportunidades de éxito.

    Algunos negocios que han debido reinventarse incorporando, por ejemplo, opciones que permitan gestiones online, necesitan agregar a su cultura y valores factores que promuevan la innovación y la creatividad.

    Reglas simples pueden crear una cultura efectiva. De nuevo, no hace falta grandes iniciativas, sino pequeñas actitudes.
    Otorgue a sus colaboradores más poder sobre sus roles y cargos, haga a los líderes visibles y accesibles, ponga foco en el lado social del negocio, ofrezca a los colaboradores una participación en la definición del rumbo futuro de la empresa, no se canse de comunicar los valores culturales, busque continuamente la retroalimentación.

    Empresas que ponen foco en la cultura, logran sostener una cultura de apertura, respeto, sentido emprendedor y flexibilidad, con prioridad en el cuidado y desarrollo de las personas. Como recompensa obtienen dinamismo y pasión en los empleados infundiendo un fuerte sentido de pertenencia y responsabilidad en el éxito del negocio.

    Por CARINA GÓMEZ HERNÁNDEZ

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 9 octubre, 2016, 14:48

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

la frase

"La soledad es la suerte de todos los espíritus excelentes"24/05/17
Arthur Schopenhauer

archivos

estadísticas

  • 2,725,370 visitas

admin

Un jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: