está leyendo ...
laoveja100

Paraísos Fiscales, infiernos locales

El terremoto sociopolítico que ha generado la publicación en simultáneo por varios medios de diferentes países, de datos hasta ahora desconocidos sobre los titulares de cuentas en paraísos fiscales denominado “Panama Papers” no deja de asombrar, no solo por su magnitud y desazón cuando vemos algunos nombres conocidos involucrados, sino porque el mismo ha sido siempre un secreto a voces. Quien dijera que no conocía lo que era una empresa off shore de veinte años a esta parte, bien podríamos decir o que estaba ausente de la realidad o sencillamente mentía.

Para no perder la objetividad sobre el análisis debemos ser muy claros al decir que el negocio “off shore” no es ilegal per se. Es una operación “allende las fronteras” de los estados para evitar su control en lugares especializados para tales negocios llamadas comúnmente “paraísos fiscales”. Desde la creación del “Estado de Bienestar” europeo o el “New Deal” americano, los Estados han asumido ciertas responsabilidades sobre las cuales asumieron la titularidad y comprometido su observancia: educación pública, servicios sociales y salud – en el caso europeo sobre todo – pasaron a formar parte de la grilla que por default los gobiernos debían dedicar su gestión además de aquellos que ya conocíamos (una burocracia común, el monopolio del poder para mantener el orden interno, unas fuerzas armadas profesionales y permanentes para la defensa, entre otros).

Sin embargo, al parecer Piketty con su obra “El Capital en el Siglo XXI” resumió la ascensión de un problema central multicausal y de gran impacto en todo el mundo cual es la desigualdad, preocupación de varios teóricos, sociólogos, politólogos y gobernantes en los últimos años. En realidad, en Latinoamérica este problema ya lo conocíamos desde hace mucho tiempo. El prestigioso periodista Andrés Oppenheimer, ya señalaba en algunos de sus artículos que había al menos 400 millones de dólares de latinoamericanos fuera de América Latina. Y luego nos preguntábamos porqué no crecíamos como lo hacía Asia durante los ´90 y 2000. La respuesta era sencilla – y por cierto causa de otros males como el de la violencia – : América Latina es el continente más “desconfiado” del mundo. Es decir, los latinoamericanos no confiamos en nosotros mismos, por lo tanto, no hacemos negocios entre nosotros y preferimos hacerlo con gente “más confiable”.

Los flujos migratorios y los hechos públicos realizados para evadir impuestos en Europa principalmente han generado que volvamos los ojos al tema de los sistemas tributarios para encontrar algunas explicaciones sobre aquella desigualdad hoy creciente – paradójicamente – en la misma cuna de la civilización occidental. Quizás el acontecimiento que junto a la política y la farándula en un solo acto fue la “migración fiscal” del famoso actor francés Gerard Depardieu quien, harto de tributar en Francia, mudó su domicilio a Rusia donde fue recibido por el propio Jefe de Gobierno Vladimir Putin como si de un héroe de guerra se tratara.1

¿Porqué existen los paraísos fiscales? La respuesta es sencilla: para eludir – y en algunos casos evadir – el pago de impuestos en los países donde se genera la riqueza. ¿Hay motivos? Les aseguro que si elaboramos un listado de causales para no pagar impuestos, resultaría una obra más voluminosa que la Summa Teológica de Santo Tomás de Aquino. ¿Es justificable que la gente más rica pueda acceder a evitar el pago de los impuestos en desmedro de quienes sobreviven con salarios que no les permite ni siquiera constituir sociedades las costosas burocracias de sus países? Bueno, cada quien dirá.

Lo cierto es que la democracia necesita de buenos gobernantes que tengan suficientes fondos para hacer buenas inversiones en sus países y que a su vez ayuden a la gente a mejorar su nivel de vida. Esto no puede ocurrir si seguimos considerando como “normales” las operaciones en paraísos fiscales, sencillamente porque los estados no tendrán esos fondos, mientras sí lo tendrán – y en suficiente caudal – el crimen organizado, los contrabandistas de Petroleo del ISIS, los traficantes de armas y aquellas personas – lastimosamente muchos de ellos políticos – para quienes las prestaciones básicas del Estado NO son necesarias. Según Bjorn Lomborg, Profesor

1 http://www.huffingtonpost.es/2013/01/06/vladimir-putin-entrega-al_n_2419455.html

Adjunto de la Escuela de Negocios de Copenhague solo en el año 2012 los FFI (Flujos Financieros Ilícitos) sumaban diez veces más que los fondos disponibles para cooperación internacional de las diversas agencias multilaterales 2 lo cual revela que, pudiendo significar una opción “no ilegal” de operaciones para las empresas, lo que han constituido los paraísos fiscales son verdaderas autopistas de dinero malhabido que salen de países pobres con gobernantes corruptos para financiar el negocio de los paraísos fiscales protegidos por países ricos (este articulo lo publicamos en pro.org.py en fecha 30/10/14)3.

En fin. Necesitamos una regulación más estricta que transparente el origen de los fondos de los negocios que van a parar a los paraísos fiscales. Una regulación que evite que éstos sigan siendo paraísos para “ángeles ricos” en detrimento de aquellos países que han contribuido con sus recursos para el negocio funcione, a costa de almas en pena que buscan que el estado y sus – muchas veces corruptos – gobernantes den solución a sus necesidades básicas.

Por eso, es inevitable concluir que los paraísos fiscales están principalmente construidos con materia prima extraída de nuestros infiernos locales.

 

por Sebastián Acha

 

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La frase

"Sin sabiduría, la imaginación es un cruel capataz."15/01/17
W. Paul Young

el clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

admin

Arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

archivos

estadísticas

  • 2,614,228 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: