está leyendo ...
laoveja100, SOCIEDAD

El secuestro de Edgardo Mortara

La declaración de Steven Spielberg que llevará al cine el caso de Edgardo Mortara, hizo que el libro de David Kertzer (editorial Macmillan, 1998) sobre este caso, reapareciera milagrosamente en los anaqueles de las librerías. Por de pronto está ya en Amazon, pero no en ninguna de las grandes librerías de Madrid. No deja de ser llamativa la ausencia de un libro que expone, de manera muy bien fundamentada, un hecho tan engorroso para el Vaticano y, sobre todo, para la fama de Pío IX.
Edgardo Mortara fue un niño que nació en Bolonia el 27 de agosto de 1851 y murió en Lieja (Bélgica) el 11 de marzo de 1940. Entonces, Bolonia formaba parte de los Estados Pontificios, detalle que es importante para entender parte de la historia. Nacido en el seno de una familia judía de clase media, el pequeño Edgardo no gozó de buena salud en sus primeros meses de vida. La mujer de la limpieza era cristiana y dijo años más tarde que al verlo tan pequeño y hermoso pensó que sería una pena que se muriera y se fuera al limbo, el mismo que fue cerrado en los primeros años de nuestro siglo XXI. Y le dio ella lo que se llama el “agua de socorro”, es decir, lo bautizó.

Pasaron los años, Edgardo se sobrepuso a sus debilidades y fue creciendo. Un día, comentando esta mujer con el carnicero del barrio lo bien y sano que se lo veía al pequeño, le contó que cuando parecía que se iba a morir de un momento a otro, ella decidió bautizarlo en secreto. El carnicero respondió: “Si está bautizado, es cristiano y no puede vivir con una familia judía”. Denunció el hecho ante las autoridades de la iglesia de Bolonia y días después, cuando solo contaba con 9 años, sacerdotes de la Inquisición enviados por el Vaticano y miembros de la policía, literalmente lo arrancaron de su casa y lo llevaron para que pudiera recibir una educación cristiana.

Era papa entonces Pío IX que pasó a la historia por su manifiesto antisemitismo, su intransigencia, por sus ideas conservadoras y su espíritu autoritario. Su papado en nada se diferenció del gobierno de los monarcas absolutistas. Fue quien instituyó el dogma de “la infalibilidad del papa” como una herramienta de primera necesidad para evitar cualquier cuestionamiento a su gobierno. Esa infalibilidad que, según el teólogo alemán Hans Küng, uno de los más brillantes teólogos del siglo XX, terminó ocasionándole un daño enorme a la Iglesia. En marzo pasado, desde su retiro de Turingia (Alemania) le dirigió una carta al papa Francisco pidiéndole que abriera un debate sobre este tema. Por el momento, no ha habido respuesta.

La familia Mortara no se dio por vencida y durante doce años sus padres lucharon para que el Vaticano les devolviera al hijo que había sido secuestrado y todos los intentos fracasaron a causa de los obstáculos puestos por Pío IX. Toda Europa se conmovió ante este hecho y se formaron dos bandos: los conservadores que apoyaban la decisión del Vaticano y los progresistas que pedían la libertad del niño. Se enviaron cartas a favor de los Mortara firmadas por grandes personalidades, pero todas chocaron contra la intransigencia inconmovible del Sumo Pontífice.

El niño terminó convertido al catolicismo y se ordenó sacerdote. En una oportunidad sus padres fueron a una iglesia para verle predicar, ya que casi no lo habían visto nunca desde que fue secuestrado de su casa. Luego, su madre cayó en una profunda depresión y no volvió a salir a la calle.

El 27 de junio del 2000 se reunió la Unión de las Comunidades Judías Italianas (UCEI) para tratar el tema «Pío IX, la Iglesia y los judíos, entre religión y política en tiempos del Resurgimiento italiano». Su presidente, Amos Luzzao, dijo entonces: «No queremos entrar en el proceso de beatificación de Pío IX: es una competencia exclusiva de la Iglesia. Pero dejamos claro que esta decisión traerá consecuencias para nuestras relaciones con el Vaticano» ¿Será que Spielberg tendrá la libertad (o el coraje) de decir cómo fueron en realidad las cosas?

Por Jesús Ruiz Nestosa

 

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La frase

"Escribimos la vida. La escribimos un infinito de veces. A veces, algo nos enmudece. Es la vida escribiéndonos a nosotros."17/01/17
.

el clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

admin

Arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

archivos

estadísticas

  • 2,615,133 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: