está leyendo ...
laoveja100

Tinta en la sangre

“Sé que esto incomoda a algunos de ustedes y que les gustaría que me quedara quieta y en silencio porque tengo nueve años, pero si quieren que deje de cubrir las noticias, entonces, aléjense de sus computadoras… Ahí lo tienen, ¿les parezco suficientemente adorable así?”.

Con su rubia cabellera de niña prolija y sus ojos transparentes, Hilde Kate Lysiak mira fija la cámara de la computadora para contestar a los jihadistas de lo políticamente correcto que inundan internet. No se muestra enojada. Solo enfática. Decidida. Convencida. Apasionada. Su pecado: responder al instinto, haberse dejado llevar por la tinta que corre por sus venas.

Su historia es sencilla y el alboroto típico que suele tejerse en la web le dio trascendencia mayor. Ella vive en Selinsgrove, un pueblo de Pensilvania, Estados Unidos. Tiene un portal sobre noticias de su vecindario llamado Orange Street News. Se enteró de un crimen que sucedió cerca de su casa. Fue hasta allí, filmó y publicó un video donde resumía en 30 segundos que una persona habría matado a su esposa con un martillo y que la policía estaba investigando los hechos. Se adelantó incluso a medios locales de mayor peso.

Este espacio y su página de Facebook están abiertos a comentarios. Y estalló el aquelarre. Entre otras cosas agresivas le respondían que era enfermo que una niña cubriese un asesinato.

En verdad no cubría un asesinato, cubría una noticia. Y no lo hacía por morbo, lo hacía porque literalmente desde la cuna es una periodista. De niña, indican los envíos que se hicieron eco del caso, Hilde ejerció el oficio con crayones cuando coloreaba un diario familiar. Con la ayuda de su padre, un ex periodista, y de su hermana de 12 años la pasión se alimentó, al punto que desde los ocho años cubre las reuniones del concejo municipal de su comunidad.

Hilde vuelve a mostrar que un periodista es todo el tiempo un periodista. Ve el mundo como periodista, siente como periodista y se equivoca como periodista. El periodismo es más que una profesión, es una amante generosa, aunque, sobre todo en los últimos tiempos, algo casquivana.

En tiempo de la hiperoferta de información, el periodismo es más necesario que nunca.

Existe en la actualidad una ingente cantidad de datos, fenómenos, mentiras reveladas y verdades ocultas que se necesita de profesionales con capacidad para decodificarlos y ofrecerlos de forma precisa, clara y honesta.

Los medios ofrecen un servicio indispensable, que cada vez más requiere de una alianza con sus lectores y anunciantes.

Por Arnaldo Alegre

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

La frase

Algo habrá de malo en la riqueza cuando a todo el mundo le da vergüenza confesar que la tiene.23 enero, 2017
Noel Clarasó

el clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

admin

Arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

archivos

estadísticas

  • 2,620,529 visitas
Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: