está leyendo ...
laoveja100

La vida y la muerte en el WhatsApp

Hoy les hablaré de los grupos de WhatsApp, ese notable invento que agrupa a un número “X” de personas, quienes pueden chatear, pasarse fotos y grabaciones en tiempo récord. Casi todos nacen con una idea más o menos noble o mejor dicho, con un propósito (por ahí hay un grupo de una banda de delincuentes… ¿se imaginan el grupo de Escobar?): el grupo de madres del quinto del colegio Santa María, el grupo de propietarios de un edificio, la promo 2002 de contadores.


Al principio todo marcha bien: las mamis se pasan las tareas de los chicos y los lugares donde comprar los útiles, los vecinos se pasan datos y problemas del edificio, los contadores informan los últimos cambios tributarios. Lentamente, después de una andanada inicial de datos pertinentes, hay un momento de menos comunicaciones y surge como un terror a esa ausencia  de mensajes: se llena entonces el hueco con otras cosas, no pertinentes y luego impertinentes.

Al principio tímidamente, aparecen las bendiciones, que luego pasan a fotos con frases bíblicas y después a videos religiosos. Por ahí alguno de los contadores es ateo pero no dice nada para no herir a nadie. Después de esa andanada de religiosidad, llegan los memes: al principio livianos, pero luego vienen los políticos y más pesados. Ahí si, ya alguien salta: “por lo menos mi candidato no robó o no se metió con menores y cosas así”. En este punto ya alguien deja el grupo y su ida da tema para un par de días.

Después llegan los videos y fotos “hot”: así, basta que una madre mande una foto de Ricky Martin, para que desencadene una andanada de comentarios de todo tipo (“dámelo que yo lo cambio”, “lo que le haría y cosas así”).

Con el tiempo, los grupos se extinguen, abrumados por las promesas incumplidas de reuniones o las agresiones sin sentido. Todos se van y abren otros grupos, donde el ciclo se reinicia. Así, como un ser vivo, los grupos de WhatsApp nacen, crecen y mueren. Y casi siempre te dejan agridulces recuerdos.

 

Por Sergio Etcheverry

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

La frase

"Duerme hasta el mediodía. Evita las tarjetas de crédito o pagar cualquier cosa en término. Acuérdate de que no hay un pedazo de culo en este mundo que valga más de 50 dólares. Y si tienes capacidad de amar ámate a ti mismo primero"18/06/18
Charles Bukowski

calendario

abril 2016
D L M X J V S
« Mar   May »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
Follow laoveja100 on WordPress.com

archivos

Estadísticas del blog

  • 3,161,093 hits

Admin

Desde Asunción/Paraguay. Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. laovejacien@gmail.com

Sígueme en Twitter

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: