Nos quieren volver locos

La coherencia es tal vez uno de los valores menos destacados de la persona y en la sociedad en su conjunto. Quizá porque es aburrida, o porque se asume inherente al ser humano, que debiera comportarse de una manera equivalente por un período relativamente estable. Sin embargo, así como no es apreciada, la coherencia es difícil –por no decir imposible– de conseguirla.

Una de las complicaciones para establecer parámetros válidos para dimensionarla en su justa medida, tiene que ver con el discurso y el modelo. En el sentido más pragmático, lo que decimos y lo que hacemos, si tomamos en cuenta el área en la que nos desempeñamos cotidianamente.

La poca apreciada coherencia se inserta en este mundo que estamos viviendo, en donde los paradigmas de conocimiento no terminan de consolidarse, para entrar en una etapa mucho más compleja de su establecimiento. Así como cuesta ser coherente, es aún más difícil intentar comprender, asimilar y asumir la cantidad impresionante de estímulos que recibimos periódicamente, a través de las diferentes vías que existen de comunicación.

Para enredar aún más el escenario, debemos recordar que en la sociedad del conocimiento, en lugar de dar un enfoque diferente a la cantidad de información que se recibe, como un problema a ser resuelto; se asume que el mismo en su esencia constituye una ventaja. La verdad es que los hechos en sí pueden ser configurados de distintas maneras, como buenos o malos, y no ser etiquetados en una u otra categoría, sin que se analice el contexto de las afirmaciones.

En este panorama, con una mínima apreciación de la coherencia, con una sobrecarga de responsabilidades que se asumen como incorporadas a la personalidad de cada ser humano, el futuro se muestra muy complejo en este sentido: carecemos de una orientación que nos guíe hacia lo que pudiéramos considerar como valores ideales que son dignos de una pelea para alcanzarlos.

Por estos elementos descritos anteriormente es que a veces podemos considerar que intentan volvernos locos. La locura en el sentido más simple del término, aquel que no deja librarte de un razonamiento sano, que desorienta la conducta, hace que dudemos en los pasos que vamos a dar, y por consiguiente que no tengamos elementos válidos para mostrarnos con un carácter sólido, lo que mina nuestras chances de aparentar maduros y con ideas claras sobre temas puntuales. Sin olvidar el malestar que genera vivir al borde de la locura.

El discurso, en este sentido, se vuelve fundamental para intentar construir sostenes que den un respaldo serio a las personas que intenten encontrar un poco de salud mental, en medio de tanta locura. La construcción del discurso debe intentar mantener una coherencia constante entre lo que se dice, y lo que se hace. Ese es el mecanismo, de descripción simple, pero de elaboración harto compleja, que nos puede marcar el rumbo a tomar.

Mientras en la retórica se plantee un factor como el elemento clave que debe marcar las pautas de conducta, y en la práctica no exista una coherencia contundente que respalde estos dichos, todo será en vano. Con el agravante que la incoherencia es un condicionante potente que nos deriva hacia un grado de insania mental que es poco factible de soportar.

La sociedad se construye con pequeños grandes acuerdos, en los que no se puede dejar de valorar y resaltar aún más la necesidad de la coherencia en las acciones de las personas. En la medida que comprendamos que este es un factor que nos ayude a mejorar nuestra calidad de vida, seguiremos viviendo como locos. Si no hacemos nada al respecto, empeoraremos todo, ya que comenzaremos a asumir que está bien que nos quieren volver locos. Estamos a tiempo de evitarlo.

 

Por Pablo Noé

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s