está leyendo ...
laoveja100

Los números no éticos

Mirando las cifras de la corrupción de varios países definidos como de orientación popular no podemos dejar de concluir que han superado con creces a los números de los gobiernos contra los cuales levantaron sus contestatarias “banderas éticas”. El daño que han producido en su electorado y en todo el país es enorme y sus efectos serán percibidos con más fuerza en el corto tiempo.

Por un lado desperdiciaron el mejor momento de América Latina en términos de exportación de materias primas. Es muy difícil esperar otro momento igual en los próximos 100 años cuando se combinen de nuevo un crecimiento de más del 10% de una población superior a los dos mil millones de seres humanos que combinadamente hacen la población de India y de China. La velocidad de este último país en términos positivos hizo graficar a alguien muy bien con la expresión de que “era un elefante desplazándose sobre una autopista a 300 kilómetros por hora”. Eso ha concluido y no veo razones para que retorne en mucho tiempo. Ese gigante consumía cobre y otros minerales en volúmenes nunca antes visto, petróleo, alimentos y otros commodities. Solo el hecho de que un 1% de la población de ese país consumiera carne bovina movía el volumen de toda la producción de Australia, que es número uno en el mundo en ese rubro. El cambio de dieta generaba que países como Paraguay vendiera soja con la que alimentan a sus pollos y cerdos para consumo posterior. Eso se ha reducido y vemos que los recursos se malgastaron en revoluciones populistas cuyo nivel de corrupción muestra la manera como la clase política participó de esta piñata que genera tanto rechazo y malestar.

Los números no éticos del crecimiento brasileño nada más son de un volumen jamás antes conocidos en corrupciones mundiales. El país está desmoronado y desmoralizado. En la fiesta de la corrupción ni los números de quienes dejaron la pobreza para colocarse en el dintel de la caída pueden equiparar el daño que la clase dirigente del partido de los trabajadores ha hecho sobre la población. En un plan de fuga hacia delante, Lula quiere no solo manejar los hilos del poder fáctico, sino que además en un rasgo de sinvergüencería crónica afirma que quiere volver a presentarse para las elecciones presidenciales, como si los números no éticos no fueran suficientes para mostrarnos el nivel de desprecio que ha tenido hacia un país cuyos niveles de desigualdad son peores que los países africanos.

La búsqueda de apoyo de países con signos políticos similares y la dificultad de culpar a la conspiración del imperio junto con los empresarios demuestra la notable confusión que guía hoy el paso hacia el precipicio de muchos de estos gobernantes. Estamos llegando al final de un ciclo que nos pudo colocar en otra dimensión política y económica, pero que la hemos perdido en la recurrente tontería y bellaquería de la corrupción.

Benjamin Fernandez Bogado

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

archivos

Estadísticas del blog

  • 2,772,070 visitas

Clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

A %d blogueros les gusta esto: