está leyendo ...
laoveja100

Acompañadamente solos

La fascinante pantalla de los teléfonos está acabando con el rito de la conversación, de las miradas y de los gestos.

Las redes sociales han profundizado la angustia de muchos, que se hace más grave en los grupos donde la soledad es aún más intensa.

Uno se suma a esos conglomerados, donde el único denominador común es saberse angustiosamente solo.

Las reuniones sociales están dominadas por sujetos que no quieren estar con nadie más que con el aparato telefónico, a través del cual están unidos a cientos en iguales circunstancias.

Al ritmo que vamos, el mayor negocio del futuro será enseñar a conversar de nuevo. Las clases serán proporcionalmente más cortas o largas con relación a cuánto de nuestra conversación social cotidiana se canaliza por ese medio.

La extraordinaria película de Alejandro González Iñárritu, Babel, de hace diez años, contaba la dramática historia de una joven japonesa sordomuda que solo se comunicaba a través del teléfono y a través del cual no podía descifrar ni la extraña muerte de su madre y menos expresar su amor hacia el policía investigador.

Lo que nos hace parecer más acompañados y amados es, sin embargo, lo que más nos aleja de la fascinante experiencia de estar juntos para encender el fuego de la solidaridad, la humanidad y el conocimiento.

Los hombres reunidos alrededor de la fogata de Platón no eran capaces de entender las sombras en las cavernas solo con mirar la lumbre: hacía falta salir a la claridad para conocer qué o quién las proyectaba.

En la mayor revolución tecnológica que recuerde el género humano, vivimos la más profunda de las soledades porque no somos capaces de entender el valor de la proximidad y menos el fuego de las falsas cercanías proyectadas por los teléfonos “inteligentes”.

En una reciente clase de maestría volví a ver la extraordinaria presentación –que se las recomiendo– de la sicóloga del MIT, Sherry Turkle, quien en menos de 20 minutos fue capaz de presentar las grandes contradicciones de estar solos pero comunicados.

Su argumento lo pude comprobar hace unos días, cuando un grupo de amigas levantó una foto con el cajón fúnebre de una compañera muerta recientemente.

No era suficiente estar ahí… lo que valía es contarles a los otros –y quizás a ellas mismas– que habían estado “llorando” el fallecimiento de una amiga.

Las redes sociales han disminuido el número de espías, ya que la información, incluso aquella que pareciera confidencial, es entregada generosamente por la persona, cuya vida particular debería ser guardada con mayor recato.

Los corruptos sirven en bandeja la información sobre sus bienes, lugares visitados, amantes ocasionales e incluso banquetes que superan con creces sus magros ingresos legales.

Todos quieren contar con quiénes están, presumir o proyectar una vida que está lejos de la realidad que viven.

Los seres humanos deben retornar al germinal rito de la conversación que une y estrecha, y acabar con los mensajes que solo consiguen acortar las relaciones, contaminarlas de mentiras y añorar la claridad.

Por Benjamín Fernández Bogado

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

4 comentarios en “Acompañadamente solos

  1. I+D, clave para el desarrollo

    Existen muchas historias fabulosas de cómo grandesempresas comenzaron siendo pequeños emprendimientos. Nokia, el hasta hace poco gigante de la telefonía móvil, comenzó fabricando cartones, caucho y cables para las redes de telegrafía. Samsung vendía pescado y frutas disecadas a China y Apple, ya se sabe, nació de la mano de Steve Jobs y Stephen Wozniac que soñaban con reducir computadoras del tamaño de casas a un equipo compac

    Existen muchas historias fabulosas de cómo grandesempresas comenzaron siendo pequeños emprendimientos. Nokia, el hasta hace poco gigante de la telefonía móvil, comenzó fabricando cartones, caucho y cables para las redes de telegrafía. Samsung vendía pescado y frutas disecadas a China y Apple, ya se sabe, nació de la mano de Steve Jobs y Stephen Wozniac que soñaban con reducir computadoras del tamaño de casas a un equipo compacto y al alcance de todos. Pero las leyendas quedan atrás y lo que hace que las grandes compañías se consoliden y crezcan es su capacidad para investigar las tendencias del mercado, desarrollar productos y servicios con demanda real y planificar la producción de tal manera que el liderazgo acompañe esa curva de crecimiento. Y eso no se puede lograr sin un factor importante: inversión.

    La consigna es invertir o morir. El desguace de Nokia comenzó cuando Microsoft la compró por US$ 7.200 millones. Y aunque la marca sigue vigente, la división de telefonía móvil fue devorada y asimilada por el gigante informático norteamericano en donde la antiguamente exitosa marca finlandesa es apenas un detalle en la bandeja de opciones de Microsoft.

    Un destino comparable sufre la marca Xiaomi, que llegó a plantear una formidable competencia a su coterránea Huawei. Sin embargo, la incapacidad de Xiaomi para innovar de forma independiente fue un factor clave para su declive. En cambio en Huawei las cosas son diametralmente opuestas. Citado por The Wall Street Journal, Ren Zhengfei, presidente ejecutivo y fundador de Huawei ha comparado al personal de su empresa con “una hambrienta manada de lobos capaz de enfrentar y derrotar a los leones”. La telefónica es hoy la tercera competidora mundial con un 9,4% del mercado sólo por detrás de Apple –a la que le pisa los talones- y de Samsung, supercampeón con casi un cuarto del negocio mundial de celulares.

    Las cifras de Huawei dan vértigo. En 2015 facturó más de US$ 81.000 millones en ingresos por la venta de 33,5 millones de terminales y con un ROE de US$ 5.000 millones. Y aquí viene lo sorprendente. La empresa invirtió en 2015 la bonita suma de US$ 8.120 millones en I+D, cifra que supera en un 140% sus utilidades. Esto le ha permitido desmarcarse del terreno de la telefonía celular para invadir el mundo de los “wereables” (vestibles) con el Huawei Watch, que rompe con el concepto tradicional del reloj pulsera para fusionarlo con la informática, internet y la información instantáneamente actualizada. En este nuevo mercado pelean también Samsung, Apple, Lenovo y otros fabricantes de smartphones e informática.

    Las grandes compañías pueden haber nacido de una leyenda. Pero su permanencia y consolidación se logra con masivas inversiones en investigación y desarrollo. Otro espejo en el cual mirarse.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 27 diciembre, 2016, 17:49
  2. “La transformación digital no es un problema, es una gran oportunidad”

    Robots que reciben a los visitantes, coches autónomos, emprendedores animando a diseñar el futuro o el fin de la discapacidad, protagonistas de un evento lleno de propuestas que ya forman parte del presente.

    El futuro no va a crearse solo. Necesita personas, visionarios, que trabajen para crearlo. Y esos protagonistas de lo que llegará se han reunido en Madrid durante dos días, y de la mano de El País, Telefónica, Iberdrola y el Santander, para contar al mundo en qué están trabajando. Un foro en el que nos recibía un robot pensando para que sepamos dónde estaremos los demás dentro de unos años. Porque ellos ya están allí, diseñando el futuro de la educación, la salud, el transporte, la cultura o la energía. El futuro de la economía y de los negocios. El futuro de nuestras vidas. Nuestro futuro.

    “La transformación digital no es un problema, es una gran oportunidad”, explicó David Alandete, director adjunto de El País. “En los próximos cinco años vamos a ver una gran revolución. La mayoría de los navegantes llegará a Internet a partir de ahora”, sostenía Matt Brittin, presidente de Google para Europa, Oriente Medio y África. La suya fue una de las ponencias más inspiradoras del foro, donde animó a la gente a emprender y a utilizar las herramientas digitales para aprender. “Muchos aprendemos en YouTube”, reconoció. Algo necesario para estar al día en nuevas tecnologías y poder hacer frente a lo que llegará: “Vamos a un mundo conectado de 3.000 millones de personas. Serán 5.000 en cinco años y 20.000 millones en 10. El crecimiento creativo va a ser exponencial. También económico. Se va a crear empleo a gran velocidad, a conectar marketing con negocios y proveedores al instante”, explicó. ¿Cómo quedarse parado con oportunidades de ese tamaño?

    Sin embargo, la adaptación al mundo digital no está siendo tan sencilla para las empresas tradicionales, aunque, como explicó Brittin, “todos los negocios son digitales porque todos los clientes tienen ya un ordenador en su bolsillo”. La necesidad de adaptarse a la tecnología es un imperativo que llega como un gran reto relleno de oportunidades, pero también como un proceso que, como explicó Álex Martínez Roig, director de contenidos de Movistar+, “nunca va a acabar”: se habló mucho de Big Data combinado con Inteligencia Artificial, dos avances en plena experimentación que ya están dando alegrías de muchas compañías. “Los datos son críticos porque nos informan de manera precisa sobre las audiencias y sobre lo que desean”, explicó Noelia Fernández, directora general de desarrollo de negocio y transformación digital de PRISA.

    En Retina tuvieron un especial protagonismo los medios de comunicación. Y, pese al pesimismo que reina entre la profesión, desde el mundo tecnológico sólo se observan oportunidades. “No tengo ningún miedo sobre el periodismo, se está haciendo más periodismo que nunca”, sentenció Madhav Chinnappa, jefe de relaciones estratégicas, noticias y editores de Google. Aunque, eso sí, “el usuario ha tomado el control sobre lo que desea”, añadió. Gracias a la tecnología, explicó Roig, se puede satisfacer también a los grupos de clientes más pequeños. “Vamos a seguir haciendo buenos productos para nuestras audiencias y nuestros clientes”, dijo Fernández.

    Aunque la parte del contenido parezca estar cubierta, es cierto que las dificultades económicas lastran la adopción de estos avances. “No hay una única solución”, explicó Chinnappa, algo en lo que estaban de acuerdo desde PRISA: “Los modelos que tienen más fuerza son los capaces de combinar distintos modelos”. En este sentido, Noelia habló de buscar economías de escala y una mezcla entre el cobro por servicios y la inclusión de publicidad. Y si algo no sale bien, tener en cuenta una máxima de las empresas tecnológicas: “Fracasar es parte del proceso hacia el éxito”, en palabras de Chinnappa. Aunque hay algunas pistas sobre el camino a seguir: “Para mí, la historia de ahora es la historia del engagement”, explicó Mark Little, periodista irlandés que ahora ocupa la vicepresidencia de Twitter y fundador de Storyful. Little animó a los periodistas y a los medios a utilizar las bondades de las redes sociales para crear contenido: “Toma este contenido y crea historias enriquecedoras”. Y puso una única condición para recorrer el camino de la digitalización: “Ahora es el momento, es el principio”.

    “Sueño con terminar con la discapacidad para siempre”

    “En 2025 no existirán los discapacitados. La tecnología hará que se superen todas las barreras”, aventuró Eythor Bender, profesor de la Singularity University cuyo sueño es, precisamente, mejorar las prótesis actuales y utilizar los avances que llegarán en los próximos años para lograr “cambios reales en la vida de muchas personas”.

    También se habló de energía, donde el coche eléctrico tiene mucho que decir: pese a que fabricar una batería con 100 kilómetros de autonomía tiene un coste de 7.000 euros, recorrer esos mismos 100 kilómetros costará tan sólo 2 euros, según explicaron algunos expertos en la mesa dedicada a la revolución de la energía.

    Muchos de estos avances vienen de la mano de emprendedores, aquellas personas dispuestas a arriesgarlo todo para diseñar el futuro. “Ser emprendedor es levantarte cada día viendo que se pueden hacer las cosas mejor y de forma diferente”. Así comenzó su intervención Gustavo García Brusilovsky, fundador de BuyVip, quien, no obstante, se lamentó de que “en España, el mundo start-up es muy pequeño”. De ahí que pronostique la unión de start-ups con grandes empresas como forma de crecer y desarrollar nuevos productos, algo que interesa a las compañías asentadas porque “buscan catalizar el cambio”, explicó Rebeca Minguela, cofundadora de Blink.

    Uno de los retos del ecosistema emprendedor en España es la configuración del sistema productivo, basado principalmente en pymes. Eso provoca que la falta de formación y de fondos lastre la implantación de la tecnología. “Todos estamos pensando ya en la próxima frontera de qué hacer con los datos, pero algunos están todavía en la primera casilla”, explicó Adeyemi Ajao, uno de los fundadores de Tuenti que ayudó a que nacieran Cabify o Job and Talent, entre otras empresas tecnológicas. “La tecnología va mucho más por delante que el usuario”, añadió Brusilovsky.

    Sea como sea el futuro que venga, lo cierto es que llegará cargado de oportunidades para todos. “Es un momento apasionante”, sentenció Álex Martínez Roig. Bienvenidos al futuro.

    Por Miguel Ángel Ossorio Vega

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 17 mayo, 2016, 14:49
  3. Días de selfis y coito veloz

    —Profe, eso está muy largo. —¿Y qué tienen contra lo largo?

    Estas situaciones en torno a la lectura de textos de cierta extensión, de algún largor no muy conflictivo, que no son Los miserables ni el Quijote ni El hombre sin atributos, en fin, se presentan en los ámbitos universitarios. Tal vez porque el mundillo de hoy está hecho para la rapidez, la irreflexión, lo superficial y aquello que sea digerible en cuestión de segundos.

    Hay una resistencia al pensamiento, al análisis, y a todo lo que no quepa en ciento cuarenta caracteres, o aquello que sobrepase los límites de unos segundos de concentración. Acabo de escribir una novela, de unas sesenta mil palabras, sobre un mundo extinguido, en el que si acaso aparece un teléfono es de aquellos de mesa, con cable en espiral y disco de marcación con huequitos. De los mismos que en las casas de antes les ponía el papá o la mamá un candado miniatura para evitar tanta conversadera de novias y novios.

    Digo que es una novela de un ámbito de ancianidades, de seres que viven sus últimos días, apurados por la enfermedad, desahuciados por los tiempos en los que el rock y la denominada “nueva ola” desplaza sus canciones apolilladas. Calendas en las que no había sicarios ni mafiosos ni padrinitos a la criolla. También novelables, por supuesto.

    Hoy, quizá, determinados editores exijan novelitas de pacotilla, con selfies, youtubers, o aventurillas de consumo masivo para que la muchachada las devore sin digestión ni crítica, que habitamos un globo en el que entre menos se piense y cuestione, mejor. Ahora, aquello que el latino Horacio proclamaba como una manera de vivir el día, con intensidad, como si ya no hubiera más tiempo para “una larga esperanza”, es poder mostrar el vacío existencial a los otros, en una autofoto, en la que los labios puedan dibujar con sensualidad el “pico de pato” o con los pómulos con ácido hialurónico “para moldear más el rostro”.

    Sí, estamos en los días del “divino rostro”, con rellenos (pero no sanitarios) para corregir arruguitas y con apelación al bótox como aliado de la bonitura, porque en los tiempos de la apariencia hay que lucir chévere, y así la selfie hará una maratón por las redes sociales, con muchos “me gusta”. De tal modo, como lo hubiera dicho el viejito Fernando González, cuya mayoría de textos no son largos pero igual tampoco se leen ni sirven para adaptación a telenovela, “vanidad significa carencia de sustancia, apariencia vacía”.

    El nuevo narcisismo parece estar conectado con la atrofia del pensamiento crítico y de la falta de cultivo de la inconformidad social y política, con la hipertrofia de una sensibilidad por lo banal y desechable. Es más atractivo que una marcha por los derechos a una vida digna, hacer lo posible, o lo imposible, por rellenar “surcos nasogenianos” o disimular las “patas de gallina”. Para que la selfie salga de rechupete y relumbrón.

    Para las novísimas tribus juveniles, acuciadas por el mundo digital en el que nacieron y crecieron, la paciencia dejó de ser un atributo y nada puede esperar. Saben que el Smartphone que tienen en la mano ahora, mañana será obsoleto. No pueden esperar a un desenlace de novela, no están para saber cómo murió don Quijote ni por qué un policía persiguió durante tanto tiempo a Jean Valjean y ante el fracaso se arroja a las aguas del Sena. Y menos hundirse en el monólogo de Molly o quedarse perplejos ante una descripción de una fumada con volutas caprichosas en una obra como En búsqueda del tiempo perdido, que para muchos de estos chalanes nativos digitales leer una obra de esas es, precisamente, perder el tiempo.

    A lo mejor (y a veces no sin razones de peso) la universidad sea una suerte de obstáculo para el ejercicio de la vida rauda de ahora. No requieren disciplinas mentales, ni ilustración histórica, ni nada que no esté sintonizado con el hoy y su velocidad einsteniana. Están más preparados para el consumo, y sobre todo, para lo que antes llamábamos el esnobismo. Todo debe ocurrir ya: un polvo, un coito (eso de que el hombre es un animal triste después del coito es pura paja para ellos), una conquista… Ah, y el concepto de amistad lo da Facebook. Hasta razón tendrán, como mi abuelo, que decía que amigos no hay. Así que, profe, eso está muy largo. Pónganos a leer un tuiter.

    Por: Reinaldo Spitaletta

    http://www.elespectador.com/opinion/dias-de-selfis-y-coito-veloz

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 14 mayo, 2016, 09:56
  4. Algunas complicaciones tecnológicas

    La tecnología está transformando nuestro cuerpo, y provoca problemas físicos que van más allá del sedentarismo, de por sí negativo. En manos y brazos, ya es famoso el síndrome del túnel carpal; en los ojos existe un síndrome llamado de “visión de computadora”, que puede generar dolor de cabeza, vista borrosa y resequedad ocular, tras un uso prolongado de la computadora; en oídos, se ha sugerido la posibilidad de cierto tipo de tinitus, por el uso excesivo del celular y, aún peor, existen evidencias de su relación directa con los accidentes.

    http://blogs.ciencia.unam.mx/paradigmaxxi/2016/03/07/algunas-complicaciones-tecnologicas/

    Me gusta

    Publicado por jotaefeb | 11 mayo, 2016, 10:40

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

archivos

Estadísticas del blog

  • 2,772,070 visitas

Clima

Click for Asunción, Paraguay Forecast

A %d blogueros les gusta esto: