está leyendo ...
laoveja100

Ataque a Bruselas

A poco más de cuatro meses de los atentados de París –que costaron la vida de 130 personas– el grupo terrorista musulmán Estado Islámico protagonizó ayer una nueva masacre,esta vez en la estación de metro y el aeropuerto de Bruselas, Bélgica.

Los extremistas hicieron detonar explosivos en los sitios mencionados, causando además de los fallecidos una considerable cantidad de heridos y lesionados. El atentado ocurre pocos días después de la detención en la capital belga de Salah Abdeslam, el cerebro de los ataques parisinos. Resulta lamentable que, pese a haber dado con el paradero de este sujeto, la policía de Bélgica y Francia no consiguieron descubrir el plan del ataque de ayer.

Ante todo, es indispensable expresar la más profunda solidaridad con las víctimas y un enérgico rechazo al extremismo religioso –no importa el credo– que trata de moldear la sociedad a sus creencias y valores. No hay que perder de vista que uno de los mayores aportes de la civilización occidental a la humanidad es la clara separación del poder político de la religión, limitando los asuntos relativos a la fe espiritual al ámbito estrictamente personal, ya que atañen en forma exclusiva al individuo y su conciencia.

Así como el Estado no puede promover e inculcar cierta ideología, tampoco los individuos o los grupos sociales pueden “convertir” a los demás a tal o cual religión. Al terror del Estado Islámico es necesario oponer los principios de la convivencia democrática: la tolerancia, el respeto a las diferencias y al disenso, la noción del “otro” como sujeto de derechos y de autonomía.

Desde luego, los terroristas no serán detenidos apenas con lindos discursos y buenas ideas. Es necesario el despliegue de fuerzas que logren neutralizar a estos grupos más radicalizados, que en los últimos años construyeron una preponderancia hegemónica no solo en el Oriente Medio, sino también en ciertos núcleos de las comunidades musulmanas asentadas en países occidentales.

La clave del problema del terrorismo no es, sin embargo, solamente militar. Superar y vencer estas propuestas y organizaciones extremistas no tiene que ver solo con lanzar más bombas, movilizar más soldados o redoblar los ataques aéreos. Supone también un cambio en las políticas seguidas en las zonas de mayor conflicto, limitando la intervención y respaldando las salidas democráticas en cada país.

En el fondo, serán los sectores laicos y los grupos musulmanes más abiertos y tolerantes quienes pongan freno a la expansión de bandas terroristas como el Estado Islámico. Sin la cooperación de los elementos más sanos de las sociedades de mayoría islámica y que se encuentran en conflicto con Occidente, no será posible una victoria duradera sobre los terroristas.

En ese sentido, las potencias occidentales deben hacer una autocrítica de su papel en las últimas décadas en Oriente Medio y el norte de África. El empleo de la fuerza militar con frecuencia en forma abusiva y perjudicando a civiles e inocentes y la permanente injerencia en la política interna de las naciones de esa parte del mundo han generado un recelo justificado que a veces llega a la hostilidad.

Forma esto un caldo de cultivo ideal para que prosperen y crezcan movimientos radicalizados y fundamentalistas, de los cuales a su vez se desprenden grupos terroristas que llevan la guerra a otro nivel.

Ataque a Bruselas

Anuncios

Acerca de jotaefeb

Un arquitecto jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes.

Comentarios

2 comentarios en “Ataque a Bruselas

  1. Cuando la fe abandona la razón

    Por Gustavo A. Olmedo B. –

    Si en estos tiempos todavía existen personas capaces de recurrir a la violencia ciega, sembrar muerte y terror en nombre del Corán, o de Alá o cualquier otro dios, es porque la fe que dicen profesar –o la interpretación distorsionada de ella– es absolutamente irracional, y, por tanto, inhumana.

    Tristemente es lo que se ha comprobado una vez más con los atentados ocurridos el martes último en Bélgica, donde los terroristas del ISIS, o Estado Islámico, atentaron con bombas matando a decenas de personas e hiriendo a más de 200. Algo absolutamente deleznable y sin sentido.

    El Estado Islámico se autoproclama califato, por tanto, reclama la autoridad religiosa sobre todos los musulmanes del mundo, y pretende unir todas las regiones habitadas por estos bajo su control, y para ello no duda en decapitar a niños y adultos; violar y esclavizar mujeres, asesinar a sangre fría; han perdido todo respeto por la vida humana.

    “La fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad…”, decía en su encíclica Fides et ratio el entonces papa Juan Pablo Segundo, añadiendo que “Dios ha puesto en el corazón del hombre el deseo de conocer la verdad…”.

    Y este es un punto clave, pues cuando el reconocimiento de Dios descarta la razón, se vuelve dañino y peligroso; al igual que cuando se exalta esta última, despreciando la fe y la trascendencia, como de hecho lo demuestran tantas ideologías en la historia que han dejado millones de muertos a su paso, rindiendo culto al racionalismo y materialismo, y despreciando cualquier manifestación de infinito que naturalmente brota del corazón de todo ser humano.

    Si bien muchas políticas aplicadas en Medio Oriente por países occidentales en nombre de la democracia son caldo de cultivo para las radicalizaciones del Islam, nada puede justificar estos actos de terror. La violencia está en contraste con la naturaleza de Dios y la naturaleza del alma. “Dios no se complace con la sangre…”, recuerdan los teólogos. Y aquí no se trata de estar contra los musulmanes ni meter a las religiones en una misma bolsa, acusándolas de todas las desgracias, como muchos ignorantes lo hacen; sino en comprender que la verdadera fe es aquella que va unida a la razón, y, por ende, a la realidad, con sus desafíos y valoraciones. El hombre de fe no tiene otro camino para encontrar a Dios que la misma realidad; la que él está llamado a abrazar sin censuras y a mirarla incluso con misericordia ante el dolor y la vergüenza del propio mal.

    Me gusta

    Publicado por Anónimo | 24 marzo, 2016, 06:08
  2. La mea culpa.. Otra vez? Nada… Naaaada justifica un ataque terrorista.

    Me gusta

    Publicado por Zapper | 23 marzo, 2016, 20:34

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

la frase

"Una de las alegrías de la amistad es saber en quien confiar".29/05/17
Alessandro Manzoni

archivos

estadísticas

  • 2,728,967 visitas

admin

Un jubilado. Aprendiz de todo, oficial de nada. Un humano más. Acá, allá y acullá. Hurgador de cosas cotidianas y trascendentes. Desde Asunción/Paraguay. laovejacien@gmail.com

Follow laoveja100 on WordPress.com

instagram

Twitter

A %d blogueros les gusta esto: